Los hermanos Corazón de León

Los hermanos Corazón de León
de  Astrid Lindgren Ver y modificar los datos en Wikidata
Género Novela Ver y modificar los datos en Wikidata
Subgénero Literatura infantil y fantasía Ver y modificar los datos en Wikidata
Idioma Sueco Ver y modificar los datos en Wikidata
Título original Bröderna Lejonhjärta Ver y modificar los datos en Wikidata
Ilustrador Ilon Wikland Ver y modificar los datos en Wikidata
Editorial
  • Rabén & Sjögren Ver y modificar los datos en Wikidata
País Suecia Ver y modificar los datos en Wikidata
Fecha de publicación 1973 Ver y modificar los datos en Wikidata
ISBN 2-253-04349-4 y 91-29-40865-2 Ver y modificar los datos en Wikidata
OCLC 2012524 Ver y modificar los datos en Wikidata
[ editar datos en Wikidata]

Los hermanos Corazón de León ( en sueco Bröderna Lejonhjärta) es una novela de la escritora sueca Astrid Lindgren, publicada originalmente a fines de 1973. El tema y el enfoque del libro, impregnado de referencias míticas y místicas, lo hacen más oscuro y conmovedor de lo que es usual en la literatura infantil. Sus temas más duros incluyen ideas sobre enfermedad, muerte, traición y tiranía.[3] La historia es narrada por Carlos León (Karl Lejon en el original), quien sufre una enfermedad terminal. Su hermano mayor Juan (Jonatan Lejon) lo consuela hablándole de la existencia de Nangijala, un mundo después de la muerte. El libro trata sobre las aventuras de Carlos y Juan en Nangijala, donde toman el apellido de Corazón de León (Lejonhjärta) y luchan por liberar ese mundo del malvado tirano Tengil, quien controla un ejército de ocupación y una gigantesca dragona, Katla.

Argumento

La vida en nuestro mundo

Dos hermanos viven con su madre Sigrid en el segundo piso de un edificio de madera en la manzana de Fackelrosen, un barrio muy pobre que asemeja Södermalm a fines del siglo XIX. El padre ausente, Axel Lejon, fue marino; no se ha sabido nada de él desde hace ocho años. Karl Lejon, "Skorpan", tiene 10 años y es un enfermo crónico. Sin que los adultos lo sepan, Skorpan escucha una conversación donde se menciona que su muerte se avecina. Para calmar sus miedos, su hermano mayor, Jonatan Lejon de 13 años, le cuenta que hay vida más allá de la muerte en Nangijala (pronunciado "Nan-gui-iáh-la"), una tierra "del otro lado de las estrellas" donde se vive "en el tiempo de los cuentos y las fogatas de campamento".

Al principio Skorpan está triste pensando que deberá esperar en soledad en Nangijala por noventa años o más, hasta que el propio Jonatan muera y llegue a acompañarlo. Sin embargo, Jonatan le asegura que en esa tierra, noventa años parecerán dos días, un período que Skorpan puede pasar sólo sin extrañarlo tanto.

Poco después, un terrible accidente ocurre: un incendio se desata en la casa y Jonatan salta por la ventana con Skorpan en su espalda; Karl se salva, pero su hermano mayor muere. Cuando Karl queda solo, piensa y duda sobre la verdad de ese mundo más allá de la muerte. Pero entonces, una paloma blanca aparece en el alféizar tal y como Jonatan lo había descrito antes de morir: una mensajera de Nangijala. Dos meses después, Skorpan muere también, no sin antes dejar una nota para su madre: "Gråt inte mamma, vi ses i Nangijala!" ("No llores mamá, nos vemos en Nangijala!").

El tiempo en Nangijala

Llegada a Körsbärsdalen

Inmediatamente después, Karl se encuentra delante de una pequeña casa llamada "Ryttargården"; ha recuperado su salud y corre para encontrar a su hermano que pesca junto a un arroyo. Jonatan explica que se encuentran en Körsbärsdalen, uno de los dos valles de Nangijala; allí vivirán juntos en Ryttargården. Los hermanos tienen ahora dos caballos, llamados Grim y Fjalar; con ellos pasan un corto tiempo idílico explorando Körsbärsdalen al galope.

Karl se encuentra en ese valle con Sofia, cuyo jardín cuida Jonatan. Lenta y parcialmente, Karl comienza a descubrir que aún en Nangijala existen problemas. Del otro lado de las Altas Sierras, existe el segundo valle de Nangijala, Törnrosdalen, el cual ha sido ocupado por las fuerzas de Tengil, el Señor de la Tierra de Karmanjaka. Con sus hombres y un monstruo llamado Katla, Tengil ha subyugado Törnrosdalen y reducido a sus habitantes. Sobre Katla, Jonatan se niega a hablar: "...pues sino no podrás dormir en las noches", le dice a su hermano menor.

La gente de Körsbärsdalen, liderada por Sofia, apoya subrepticiamente la resistencia contra Tengil en el otro valle. Sin embargo, se sospecha que hay un traidor en Körsbärsdalen, alguien quien perturba la comunicación secreta entre los valles a través de las palomas mensajeras de Sofia. Se ha abatido a algunas palomas a flechazos, y pronto la sospecha recae sobre el cazador Hubert, de personalidad adusta y fácilmente irritable.

Jonatan acepta finalmente viajar en secreto a Törnrosdalen y prestar su ayuda; el otro valle ha perdido su líder natural, Orvar, capturado y enjaulado en la gruta de Katla en Karmanjaka. Karl permanece en Körsbärsdalen, sientiéndose acorralado entre sus miedos, su incapacidad de hacer una diferencia en el mundo de los mayores, y sus sospechas sobre Hubert. Aun así, Skorpan encuentra dentro de sí mismo la fuerza para ir a la aventura; una noche deja la seguridad de Körsbärsdalen y se dirige a las sierras.

Viaje a Törnrosdalen

A poco de cruzar las montañas, Skorpan es capturado por los soldados de Tengil, tras descubrir que el verdadero traidor es Jossi, el alegre posadero del Guldtuppen en Körsbärsdalen; Jossi ha traicionado a sus amigos bajo la promesa de volverse el Señor Vasallo de Tengil en este último valle cuando termine su conquista. Al ser capturado, Skorpan inventa una coartada, la cual depende de encontrar un lugar en Törnrosdalen que sea creíble como "la casa de su abuelo". Afortunadamente, Skorpan reconoce una paloma de Sofia en una pequeña casa, pide ayuda al dueño, Mattias, quien finge ser su abuelo. Mattias resulta ser de hecho el jefe temporario de la resistencia en Törnrosdalen y el contacto con Sofia en ese valle; lo que es más, Jonatan está refugiado en el sótano de su casa y así los dos hermanos se reencuentran.

Gracias a Jonatan, existe ahora un túnel secreto que conecta la casa de Mattias con el exterior, pasando por debajo de la muralla que Tengil ha mandado construir alrededor de Törnrosdalen. Los dos hermanos logran salir de la ciudad, y usando caballos robados por Jonatan, emprenden la aventura de rescatar a Orvar. Llegan a la frontera con Karmanjaka en una noche de tormenta furiosa, y allí, junto a la llamada catarata de Karm ("Karmafallet"), logran ver por primera vez a Katla del otro lado del río. El monstruo es una dragona primigenia, quien está esclavizada a los deseos de Tengil a través de la trompeta mágica (un lur) que este último utiliza.

Viaje a Karmanjaka

Jonatan y Skorpan cruzan el puente colgante que separa Törnrosdalen del mundo desolado de Karmanjaka. Los hermanos logran encontrar un túnel, un segundo acceso secreto a la gruta de Katla; allí encuentran a Orvar y lo liberan de su jaula de madera. A poco de escapar, la alarma suena y los soldados de Tengil inician la persecución, pero Jonatan logra engañar a la guardia del puente y regresan a Nangijala. Skorpan salta del caballo y se refugia junto al río para que Jonatan y Orvar puedan escapar más fácilmente.

Regreso a Törnrosdalen

Mientras Karl espera solo el regreso de su hermano, ve llegar a Sofia, Hubert y Jossi que vienen para iniciar el levantamiento de Törnrosdalen. Skorpan denuncia la traición de Jossi frente a Sofia y Hubert; si bien inicialmente éstos se niegan a creerle, Jossi no puede evitar que se descubra que tiene yerrada la marca de Katla en su pecho, el símbolo de su servidumbre a Tengil. Jossi logra escapar en un bote, prometiendo regresar como tirano de Körsbärsdalen, pero los rápidos del río pueden más que él y cae a su muerte en la Catarata de Karm.

Con la llegada de Orvar y Sofia, comienza la insurrección de Törnrosdalen. El pueblo logra expulsar a las fuerzas de Tengil de la ciudad y presentan batalla en las afueras. Inicialmente, el combate es favorable, hasta que el mismo Tengil entraen la lucha llamado a Katla con su trompeta, y el fuego de la dragona hace estragos sobre las fuerzas del bien. Cuando todo parece perdido, Jonatan renuncia con dolor a su pacifismo y carga sobre Tengil con su caballo, se apodera de la trompeta y Katla cambia de bando con reluctancia. La dragona destruye a Tengil y sus fuerzas y Nangijala logra la victoria.

El viaje final: retorno a Karmanjaka y cruce a Nangilima

Pese a la victoria, el control sobre Katla es tenue y volátil, y su permanencia en Nangijala es muy peligrosa. Es así que Jonatan acepta la responsabilidad de conducir a la dragona de regreso a Karmanjaka; Skorpan lo acompaña.

Desafortunadamente, cuando están sobre el puente del Río de los Ríos Primigenios, el caballo Grim cede al terror de tener un dragón detrás de él; en su lucha para controlarlo, Jonatan deja caer accidentalmente la trompeta a las aguas. Katla, finalmente libre, se lanza sobre ellos y los persigue hasta lo alto de un desfiladero. Los hermanos se esconden detrás de una roca para evitar el fuego del dragón; Jonatan empuja la roca en un esfuerzo supremo y Katla cae al río desde el precipicio.

Apenas la espalda de la dragona toca el agua, el monstruo mítico de la catarata, la serpiente Karm, surge de por debajo de las olas y se lanza sobre su enemiga. En una batalla que se ha estado esperando desde el origen del mundo, los dos monstruos se matan salvajemente uno al otro.

Trabajosamente, los hermanos dejan el despeñadero y logran alcanzar la misma roca sobre Karmafallet donde habían acampado antes de entrar a Karmanjaka. Jonatan explica a Skorpan que el veneno de Katla ha alcanzado a los caballos y que éstos ya no se moverán. Es más, el mismo Jonatan ha sido quemado por el fuego ponzoñoso de la dragona; una parálisis irreversible crece por sobre su cuerpo, y con ella, el deseo de morir. En ese momento, Jonatan explica a su hermano que hay otro mundo más allá de la muerte en Nangijala, Nangilima, donde sólo se viven aventuras felices. Existe sólo una vía por la cual Skorpan puede llevar a su hermano moribundo a ese mundo, y al mismo tiempo, no separarse de él. Es así que Skorpan vence sus miedos, carga a su hermano en su propia espalda, se arrastra y salta con él al abismo cercano. Sus últimas palabras al llegar al fondo son :

"Å, Nangilima! Ja, Jonatan, ja, jag ser ljuset! Jag ser ljuset!"
("Oh, Nangilima! Sí, Jonatan, sí, veo la luz! Veo la luz!")

Other Languages