Los Chulavitas

Los Chulavitas
Operacional1948 - 1953
ObjetivosContrarrestar a los militantes del partido liberal contrarios al gobierno conservador (Conservadora[1]​).
Regiones activasFlag of Colombia.svg Colombia
IdeologíaConservadurismo.

Los Chulavitas fue el sobrenombre utilizado para denominar a las bandas armadas en Colombia que existieron durante los primeros años de La Violencia, conformado por gentes del campo procedentes de la vereda Chulavita del municipio de Boavita en el departamento de Boyacá, reclutados rápidamente en enclaves conservadores del nororiente del departamento de Boyacá, para defender al gobierno conservador del presidente Mariano Ospina Pérez. Estos hombres fueron buscados para restablecer el orden en Bogotá, la cual estaba sumida en el caos, el pillaje y la violencia callejera debido al Bogotazo, que fue una manifestación espontánea de una turba enfurecida tras la muerte del caudillo liberal Jorge Eliécer Gaitán. Los Chulavitas cumplieron su misión y luego fueron usados como contrapeso a las guerrillas liberales denominadas como Los cachiporros, estacionadas en los Llanos Orientales, razón por la cual algunos historiadores los definen como la semilla del conflicto armado en Colombia.

Además de Los Chulavitas, surgieron los llamados Pájaros, asesinos a sueldo, muchas veces patrocinados por terratenientes o gente del poder, también para eliminar opositores políticos. Los “Pájaros” tenían como norte fundamental eliminar liberales. El más conocido de ellos fue León María Lozano, alias “El Cóndor”, que desde Tuluá, Valle del Cauca, determinaba quien vivía y quien moría en la región, en el propósito de hacer viable la “cordillera azul”.

Antecedentes

Luego de la llamada "hegemonía conservadora", en el año de 1930 sube al poder el liberal Enrique Olaya Herrera quien empezó a despertar violencia a lo largo del país. Uno de esos primeros episodios fue un altercado presentado en el pueblo de Capitanejo, municipio de García Rovira en el Departamento de Santander, un 30 de diciembre de 1930, cuando unos liberales aprovechando que los conservadores habían ido a la plaza para la inscripción de cédulas para futuras votaciones, entraron por las cuatro esquinas de la plaza del pueblo y empezaron a disparar contra los conservadores, a la vez que les recordaban que ahora ellos eran los que estaban en el poder. Este inconveniente dejó como resultado un saldo de 12 conservadores muertos y aproximadamente un número igual de conservadores heridos. Fue con estos hechos que una nueva era de violencia bipartidista empezaba en Colombia luego de la Guerra de los Mil Días. Otro espectáculos de violencia de parte de los liberales contra los conservadores se vieron en los años siguientes en los Santanderes y norte de Boyacá, generando migraciones internas y hasta algunos perseguidos conservadores fueron obligados a salir del país con dirección a Venezuela.

El 8 de enero de 1939, los conservadores bajo la guía de Laureano Gómez y confiados en las garantías que el presidente liberal Eduardo Santos les prometía, convocaron una manifestación política en Gachetá Cundinamarca. luego de ser despojados de sus armas por los liberales del pueblo, los conservadores se propusieron a dar inicio a su pacífico mitin, sin embargo, minutos después, aprovechando que los conservadores yacían desarmados, los liberales empezaron a atacarlos, cuando los conservadores trataron de defenderse, la policía disparó y dejó una docena de muertos y muchos más heridos. Este ataque enfureció bastante a los dirigentes conservadores, especialmente a Laureano Gómez, quien acusó al Presidente Santos de no cumplir sus promesas y garantías y por lo tanto que el Partido Conservador y sus adeptos no se encontraban seguros ni en condiciones para participar en política. Estos eventos fueron los que despertaron ira, rencor, y deseos de venganza en los conservadores, sentimientos que se iban a manifestar muy claramente cuando Mariano Ospina Pérez llegara a la presidencia de la República en 1946, momento en que los conservadores pasaron de ser perseguidos a tener el poder, y emociones que se harían aún más evidentes en los días siguientes al 9 de abril de 1948.

Other Languages