Lorenzo Carbonell Santacruz

Lorenzo Carbonell Santacruz ( Alicante, 15 de junio de 1883- ibíd., 27 de enero de 1968) fue un político español, alcalde de Alicante entre los años 1931-1934 y en 1936.

Actividad política

Miembro de la Juventud Republicana Alicantina desde joven, este industrial de artes gráficas fue elegido Concejal del Ayuntamiento de Alicante en 1909, por la Coalición Republicano-Socialista, además de fundar en la ciudad el Partido Republicano Radical Socialista (PRRS).

En las elecciones municipales del 12 de abril de 1931, el 81% de los votos emitidos en la ciudad fueron para la Coalición Republicano-Socialista, siendo elegido por unanimidad Lorenzo Santacruz como Alcalde de Alicante.

Durante su mandato municipal se realizó un ambicioso programa de reformas urbanísticas de gran transcendencia, como el desmonte y urbanización de una parte del centro de Alicante que obstaculizaba la expansión del ensanche urbano; creación de nuevos ejes de comunicación; incremento de construcciones escolares; y sobre todo, el proyecto de urbanizar la Playa de San Juan, que contó con el apoyo del Ministro de Obras Públicas, Indalecio Prieto. Se pretendía construir una "moderna ciudad satélite" junto a la Playa de San Juan, en la que existiría un gran hotel, balnearios, campos deportivos y clubs de golf, rodeados de zonas verdes. Sin embargo, el proyecto fue paralizado al estallar la Guerra Civil.

Tras la revolución de octubre de 1934, el Gobierno de Alejandro Lerroux sustituyó el Ayuntamiento elegido democráticamente por una Comisión Gestora, designando alcalde a Alfonso Martín Santaolalla.

Tras ganar las elecciones legislativas de 1936 el Frente Popular, se repuso el Ayuntamiento que fue elegido en las urnas en 1931, volviendo a ocupar la alcaldía Lorenzo Carbonell. Durante esta campaña electoral, Carbonell fue víctima de la manipulación de unas declaraciones suyas realizadas desde el balcón del Ayuntamiento. Diarios madrileños como El Debate o El Sol afirmaron que Carbonell había arengado a los alicantinos a que

el 16 de febrero no dejéis votar a las beatas ni a las monjas; cuando veais a alguien que lleve en la mano una candidatura de derechas, cortarle la mano y rompérsela en las narices y se la hacéis comer

Cuando en realidad sus declaraciones fueron:

Alicantinos: el 16 de febrero, las urnas, hasta el tope. Ni uno a las derechas, que son los enemigos de España

La indignación de Carbonell fue máxima llegando a telegrafiar al Presidente del Consejo de Ministrosdesminitiendo lo publicado. Mandó también un telegrama al Minsitro de Gobernación, enviándole por correo un ejemplar de todos los diarios alicantinos, de toda ideología, que no recogieron dichas declaraciones por ser falsas. Posteriormente el diario cedista alicantino Más repetiría las mismas declaraciones pero dánolas por pronunciadas en un mítin en El Campello. A día de hoy, periodistas como José Javier Esparza siguen dando por válidas estas declaraciones pese a su demostrada falsedad.[1]

Al comenzar la Guerra Civil, el Ayuntamiento quedó suspendido en funciones, formándose un nuevo Consejo Municipal en el que fue elegido alcalde Rafael Millá, fundador del Partido Comunista de España (PCE) en Alicante. Lorenzo Carbonell se vio forzado al exilio al final de la guerra, primero en Marsella, instalándose posteriormente en Orán hasta su regreso a Alicante en 1960, una vez que las penas por haber sido alcalde republicano y masón habían quedado sin efecto.

Other Languages