Locura

Grabado de la octava impresión de William Hogarth es A Rake's Progress que representa reclusos en el Hospital Real de Bethlem.

Se designó como locura hasta final del siglo XIX a un determinado comportamiento que rechazaba las normas sociales establecidas.[2]

Historia

Locura, según el diccionario, significa «privación del juicio o del uso de la razón».[3] Antiguamente, se creía que era consecuencia de maniobras sobrenaturales, o netamente demoníacas. También se pensaba que actuaba en el hombre como castigo divino por la culpa de sus pecados. En la Edad Media los leprosos pasaron a ser una imagen distinta del miedo. Temidos y repudiados por los demás, eran excluidos y encerrados en leprosarios; sus bienes, una vez desaparecida la enfermedad, eran convertidos en fondos administrados por las ciudades y destinados a obras de beneficencias y establecimientos hospitalarios.

Una vez desaparecida la lepra, su lugar es tomado por las enfermedades venéreas, que pronto pasan a ser consideradas asuntos médicos.

Hasta la segunda mitad del siglo XV, el tema reinante es la muerte, que aparece bajo el signo de las guerras y pestes que acompañan este período. Pero ya a finales del período, esta inquietud gira sobre sí misma. Los hombres dudan de todo y, al dudar también de la muerte, se abre una nueva perspectiva que permite burlarse de ella, porque sólo da cuenta de que la verdadera existencia está vedada a los ojos humanos mientras la realidad sea sólo un espejo de sí misma.

En el Renacimiento, la locura surge como una nueva encarnación del mal. Es en este momento en que aparece la denominada " stultifera navis" (nave de los locos) que determina la existencia errante de los locos. Dicha nave fue utilizada para eliminar del territorio a estos seres molestos que ponían en riesgo la seguridad de los ciudadanos. El furor sin causa era concebido como un síntoma inequívoco de locura y un motivo de confinamiento en la nave de los locos. Sin embargo, este viaje no sólo hacía las veces de barrendero humano, sino que otorgaba al loco la posibilidad de purificación, sumado al hecho de que cada uno es entregado a la suerte de su propio destino, pues «cada viaje es, potencialmente, el último».

A partir de Erasmo de Rotterdam y del Humanismo, la locura pasa a ser parte directa de la razón y una denuncia de la forma general de la crítica. Es la locura la que ahora analiza y juzga a la razón. Los papeles se invierten y dejan ver que una no podría sobrevivir sin la otra, pues ambas son una misma cosa que, en determinados momentos, se desdobla para revalidar su necesaria presencia en el mundo.

Sólo en el siglo XVII se dominará a la locura a través del encierro, con el llamado “hospital de los locos”, donde la razón triunfará por medio de la violencia.

Other Languages
العربية: جنون
azərbaycanca: Dəlilik
български: Лудост
català: Bogeria
کوردیی ناوەندی: شێتی
čeština: Šílenství
Deutsch: Wahnsinn
emiliàn e rumagnòl: Mât
English: Insanity
euskara: Eromen
فارسی: دیوانه
suomi: Hulluus
français: Folie
galego: Loucura
עברית: שיגעון
हिन्दी: पागलपन
Bahasa Indonesia: Gila
italiano: Follia
日本語: 狂気
қазақша: Ақылсыздық
한국어: 광기
Bahasa Melayu: Gila
Nederlands: Krankzinnigheid
norsk bokmål: Galskap
português: Loucura
română: Nebunie
русский: Сумасшествие
sicilianu: Pazzìa
Simple English: Madness
slovenčina: Šialenstvo
Soomaaliga: Waalni
Basa Sunda: Gélo
Türkçe: Delilik
اردو: پاگل پن