Locros

Ciudades de la Magna Grecia con la ubicación de Locros al sur, en la costa de Calabria.

Locros o Locros Epicefirios (latín Locri, griego Λοκροί o Λοκροί Ἐπιζεφύριοι) fue una ciudad de la costa sureste de Brucia, no lejos del extremo sur, en la región italiana de Calabria, en la actual Locri.

Orígenes

Fue una colonia de los locrios de la Lócrida, pero no se sabe de qué grupo (epicnémidos, ozolios u opuntios). Estrabón la atribuye a los ozolios bajo un líder llamado Evanto, y critica a Éforo que la adjudica a los opuntios,[3]

Según Estrabón la ciudad se fundó poco después que Crotona (710 a. C.) y Siracusa (735 a. C.), por tanto hacia el año 700 a. C. La zona pertenecía a los enotrios, nativos que fueron expulsados. Este geógrafo dice que fue fundada inicialmente en el cabo Cefirio (cabo di Bruzzano) y después trasladada a su posterior ubicación 25 km al norte; el cabo le dio el nombre que la diferenciaba (Epicefirios).[1]

El territorio en que se fundó la colonia, cerca del promontorio del cabo Bruzzano, estaba habitado por poblaciones indígenas que Polibio llama sículos.[4]​ Las necrópolis de estos habitantes fueron descubiertas y excavadas por Paolo Orsi en las colinas de la parte interior de Locros: en Canale, Ianchina, Patariti y en Stefanelli de Gerace.

Las tumbas son en forma de cueva artificial excavada en la roca, idénticas a las tumbas sículas. Al principio, tal vez a causa de la amenaza que representaban estas poblaciones, los locrios se establecieron en el cabo Bruzzano, que en la antigüedad se llamaba Cefirio, en el territorio de la actual ciudad de Bruzzano Zeffirio.

Posteriormente, con la ayuda militar de Siracusa (ciudad a la que Locros siempre permanecerá ligada a lo largo de su historia posterior), los locrios expulsaron a los indígenas y se asentaron en la llanura llamada Esopis, donde fundaron la ciudad.
Cuenta Polibio que esto ocurrió gracias a una artimaña: griegos e indígenas habían establecido primero, por medio de un juramento, que vivirían juntos en la ciudad mientras llevaran la cabeza sobre los hombros y pisaran la misma tierra; pero en el momento del juramento, los griegos habían escondido cabezas de ajo bajo sus vestidos y tierra en sus zapatos. Después de arrojarlo todo, libres ya del juramento, pudieron gracias al engaño ocupar la tierra ellos solos. Los indígenas fueron sometidos y continuaron trabajando en calidad de siervos las tierras de los nuevos amos.

Other Languages
français: Locri Epizefiri
italiano: Locri Epizefiri