Localidades balnearias del mar Argentino

Playa en Villa Gesell
Mar del Plata es la ciudad más grande y famosa de la Costa Atlántica, con alrededor de 650 000 habitantes y 10 millones de turistas al año
Ciudad de Miramar.
Bosque y playa, vista aérea de Dunamar
Bosque y playa, vista aérea de Dunamar

La Costa Atlántica es una denominación popular en Argentina para referirse a las ciudades con turismo estival basado en el atractivo "playa" (centros balnearios); todas son lindantes con el Océano Atlántico. Cada verano, son escogidas por millones de personas como destino para vacacionar. Con el sentido referido, la "Costa Atlántica" en Argentina abarca el litoral del mar Argentino de las provincias de Buenos Aires, Río Negro, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego.

Esta región destaca por sus amplias playas, algunas de las cuales permanecen vírgenes, los médanos y los bosques que se extienden a lo largo de la costa, dando lugar al nacimiento de pequeños asentamientos, ideales para el descanso. Cabe decir que cada ciudad posee su encanto particular, y si bien comparten ciertos rasgos geográficos, se diferencian notablemente las unas de las otras.

Clima

El clima de la Costa Atlántica es templado con 4 estaciones, generalmente húmedo en la provincia de Buenos Aires (salvo en su extremo sur) con cerca de 900mm de precipitación, y muy árido hacia el sur, con zonas por debajo de 200mm.

Debido a las corrientes marinas, las temperaturas no decrecen gradualmente de norte a sur. En general, el clima es cálido entre diciembre y febrero (25 a 30 grados), aunque las noches son generalmente frescas, y pueden producirse cortos períodos de temperaturas mucho más bajas, así como olas de calor. El mes de marzo puede presentarse cálido, aunque también son frecuentes las irrupciones de aire más frío proveniente del sur. La época de pascuas suele marcar el fin de la temporada para muchos turistas, ya que si bien pueden producirse días cálidos más tarde, el clima comienza a ser mucho más fresco (más al sur, el otoño llega más temprano). Durante el invierno (junio a agosto) las temperaturas suelen alcanzar entre 10 y 15 grados durante el día, bajando a entre 0 y 5 grados por la noche. Son frecuentes las heladas hasta 5 grados bajo cero, y suelen producirse nevadas de baja intensidad, dejando a veces pequeñas acumulaciones de nieve. Durante la primavera se producen grandes variaciones de temperatura: se puede pasar de máximas de 30 grados a máximas de 10 grados en pocos días, aunque el agua se mantiene fría.

Other Languages