Llano de Brujas

Llano de Brujas
Entidad local menor y Localidad
Flag of Murcia.svg
Bandera
Escudo de Murcia.svg

Localización de Murcia.svg
País Flag of Spain.svg  España
•  Com. autónoma Flag of the Region of Murcia.svg  Región de Murcia
•  Provincia Flag of the Region of Murcia.svg  Murcia
•  Comarca Huerta de Murcia
•  Partido judicial Murcia
•  Municipio Flag of Murcia.svg Murcia
Ubicación  
•  Altitud 39 msnm
•  Distancia 4,6 km a Murcia
Superficie 7,6 km²
Fundación siglo XIV
Población 5673 hab. ( INE 2015)
•  Densidad 746,45 hab./km²
Gentilicio Salareños/as
Código postal 30161
Alcalde (2015) Jesus Zapata Martínez
[ editar datos en Wikidata]

Llano de Brujas es una pedanía española perteneciente al municipio de Murcia, en la comunidad autónoma de la Región de Murcia. Se encuentra ubicada en la comarca natural de la Huerta de Murcia, al noreste de la ciudad de Murcia, a unos 4,6 km de distancia. Su partido judicial es el de Murcia.

Historia

Hasta más tarde del siglo XV las tierras que hoy ocupa la población eran zonas pantanosas y de almarjales, tan sólo se libraban unas zonas en lo que hoy conocemos como El Rincón. En estas zonas desembocaban las acequias construidas por los árabes.

Se tiene constancia que existían barracas para pastores moriscos, existiendo una serie de topónimos para estas barracas como Casellas, Casiellas, Casella, Caselles o Caziellas, que son topónimos mozárabes derivados del latín que significan "Casitas o Cabañas".

  • Siglo XII:

Existió una tribu morisca afincada en los terrenos que hoy conocemos como El Rincón de San Antón. Esta tribu era conocida como Beniza, de ahí el nombre de la acequia que ahora pasa por el lugar. Esta tribu recorría toda la zona con posibilidad de cultivo alrededor del meandro que realizaba el río.

  • Año 1300 aproximadamente:

En época de Alfonso XI existía una ruta que cruzaba el territorio de la población, conectando la ciudad de Murcia con la de Orihuela (Alicante), y que pasaba por la entidad menor llamada por entonces Llano de las Arenas Brujas. Este camino estaba con frecuencia impracticable por las aguas de los almarjales. A lo largo de esta ruta se ubicaban también algunas villas aisladas, a especie de cortijos autoabastecibles, en zonas en donde era fácil cultivar y donde se pudieran defender de las inundaciones que anegaban todo. Por esta época el río no cruzaba por un cauce fijo, además traía a veces varios cauces.

Se tiene constancia de la existencia de una torre llamada Torre de Pagán Rodríguez, situada en el actual Rincón de San Antón y que fue utilizada durante la breve guerra de Castilla contra Aragón.

Comienzan a ser desecados todos los almarjales, construyéndose acequias. Poco a poco los diversos propietarios de las tierras comenzaron a lograr hacer rentables los tierras desecadas. Los propietarios de estas tierras eran nobles, personas pudientes e instituciones religiosas, como: el marqués de Heredia y Espinola, el conde de Almodóvar, el conde de Floridablanca, el marqués de los Llanos de Alguazas, el marqués de Espinardo, el marqués de Rozalejo, etc.[1]

  • La Barca de Salazar:

Era una antigua barcaza con poco calado, con una plataforma de madera en la que cabía más de un carro, que era utilizada para pasar de un lado al otro del río Segura, para comunicarse entre Llano de Brujas y Beniaján. Un poste en el que había acoplado un rodillo, donde una maroma metálica, que estaba fuertemente sujeta en ambas orillas, era el tope en el rodillo para que la barca no se fuera aguas abajo. Así con la fuerza del barquero tirando de la maroma giraba el rodillo y la barca se deslizaba hasta la otra orilla. Alrededor de 1900 había otra barca que se llamaba de la Tía Melonera, y posteriormente hubo otra que se hizo en la localidad alicantina de Santa Pola. Cuando quitaron la barca allá por 1970 hicieron un puente con arcos muy estrecho. En la actualidad hay otro más ancho y moderno que se encuentra en la Vereda de la Barca de Salazar.

  • Ceñiles:

Se tiene constancia de un ceñil propiedad de los Javielos en el que sus andarines eran Tomás el de los cohetes y Ángel Triana. Cuando algún vecino les preguntaba que cuanto les quedaba por regar, le decían, que cuanto les quedaba por andar, por eso lo de andarines.

  • Sisca:

Era una hierba, tipo fusta, también llamada fenal, que servía para alimentar a los animales, de colchón, como tejado y como mantillo para puertas y ventanas y que crecía en los terrenos de la localidad allá por el siglo XV y XVI.

  • Los cañares:

Es un tipo de matorral muy alto que crece en lugares húmedos, cercanos a cursos fluviales o de acequias. Estos se cuidaron como el bien más preciado durante muchos años en la localidad, debido a su gran utilidad. Se les dieron los más diversos usos, el más importante fue la construcción de barracas para vivir, ya que estos recubiertos de una capa de barro son un aislante casi perfecto; otros usos fueron zarzos (para secar pimientos y la cría de seda), confeccionar cestos, costureros y polleras, construir bardizas, cercas, gallineros, tejados, balsas (para salvar los animales y enseres de las inundaciones), sostres (para guardad la paja sin humedad) y hacer liceras, cantoneras y otras cosas de uso diario.

  • Extinción de los lobos:

Durante el siglo XVIII, más concretamente en el año 1788 se promulga la Real Cédula por la que se regula en la localidad el exterminio de lobos, zorros y otros animales dañinos, pagando por lobo cuatro ducados, ocho por loba, doce si se cogía con camada y dos por cada lobezno. También se pagaban diez reales por cada zorro y cuatro por cría. En la actualidad en la orilla del río hay un paraje llamado Las Zorreras, que antiguamente estaba habitado por estos animales.

  • Escuelas:

El primero de enero de 1889 se inaugura la escuela frente a la iglesia, edificio que hoy día sigue en pie y que es utilizado para diversos usos. Esta escuela fue construida por la Junta de Socorros con las más de 60000 pts que dieron a la localidad por una riada. Hubo otra escuela en la Vereda de la Venta conocida por la de D. Manuel Martínez y una última en Cabecicos. La de chicas estuvo ubicada encima de la barbería de Paco Cámaras, para llevarla posteriormente a la carretera principal más allá de la Vereda de la Cueva y que era conocida por la de Doña Manuela. Finalmente se trasladó a la de la plaza de la Iglesia, la Escuela Parroquial.

  • El caballón:

Es un montículo de tierra donde se plantan los cultivos y que su forma de levantarlo proviene de la baja Navarra y La Rioja, debido a las numerosas personas que llegaron desde dichas tierras a la localidad.

  • Fiestas:

Antiguamente se realizaba la víspera de las fiestas un pasacalles por las calles del pueblo. Lo más típico eran las carreras de cintas, a bicicleta y a caballo, la chicas de la localidad bordaban una cinta de seda con motivos de flores que luego era regalada junto con un pavo al ganador. También se realizaban las carreras ciclistas donde cuentan que las mujeres se ponían a la orilla de la carretera, junto a la acequia y cuando pasaban los ciclistas tenían calderos llenos de agua de la acequia y a la voz de agua al carrerista les tiraban el agua. Más tarde se realizaban carreras de vaquillas denominas los Sampedrines. Durante la década de 1990 se venía realizando una concentración nacional de motos, hoy desaparecida.

Las primeras fiestas de las que se tiene constancia son las del Rincón de San Antón, hoy tristemente desaparecidas y que se realizaban desde 1889.

También se realizaba en la localidad la fiesta de la Purísima Concepción, con su procesión y castillo, hoy también desaparecida.

Se realizaban en Navidad y en ellas los auroros de Llano de Brujas, cantaban los aguinaldos murcianos, improvisando todo tipo de canciones a lo que iba realizando el cura en Misa, a las figuras del Belén, a los fieles que asistían, etc. También se cantaban unas rondallas con temas navideños.

  • Ermita de Baena:

Durante el siglo XIX existió una ermita denomina de Baena, propiedad de Antonio de Baena, donde se veneraba una imagen de la Virgen del Carmen. Debido a este nombre la localidad se llamó durante bastante tiempo Baena.

  • Antigua iglesia parroquial:

Esta iglesia se inauguró allá por 1890, pero tubo que ser demolida a causa de las riadas del Segura. La iglesia tenía una bóveda con coro en alto encima de la entrada, en los laterales tenía varios arcos que separaban la parte central de los atrios donde había diferentes imágenes. Entrando a la derecha se encontraba el bajo del campanario, con tres cuerdas para tocar las campanas y una escalera para subir al coro y de ahí a la torre. En la parte de la derecha se encontraba la imagen de San Antonio y a continuación la Purísima. Por la izquierda estaba el cuadro de las Ánimas, la Pila Bautismal, el Cristo Crucificado, El Moreno, el Cristo de la Pasión y la sacristía. La parte central estaba presidida por el Sagrario y Nuestra Señora de las Lágrimas colocada en un altar alto, que tenía varios adornos cubriendo la pared desde el suelo al techo con dos columnas doradas a cada lado del camerino y el fondo de éste pintado de azul claro estrellado. En el campanario había un reloj y tres campanas, la grande era para las horas y el arrebato, la mediana era de llamada al cura o sacristán y para Misa. La pequeña era para los entierros, junto con la mediana y también se utilizaba la pequeña para bautizos. Todas juntas eran utilizadas para repique de fiestas. También había toques para la salida de Extremaunción y del Corpus Christi. El reloj de la iglesia era de pesas.

  • El toque de alarma:

En la Mota del río, la Tía Melonera, hacia sonar una gran caracola para avisar que iba a haber inundación y daba a los vecinos algo menos de una hora para arreglar lo que pudieran. Si daba pitidos espaciados era que estaba subiendo el nivel del río, pero si hacia sonar la caracola con toques más agudos y seguidos era que se estaba desbordando o se había empezado a romper la mota.

  • Ermita del Rincón de San Antón:

En la actualidad es la tercera que se ha hecho. Allá por 1800 hubo una pequeña. Más tarde se construyó otra de mayor tamaño, en donde, en tiempos de la desamortización vivían alrededor de unos 20 frailes. Es muy probable que también existiera un cementerio en las cercanías de la misma. En la actualidad solo quedan unos cuantos pilares en pie y en su lugar se construyó otra más moderna.

  • Casas torre:

Eran unas casas que servían como refugio de las inundaciones. Tenían paredes de un metro de anchas, hechas con ladrillos cocidos macizos, rellenados de tierra. Se colocaban a modo de los bloques actuales, pegados con arena y cal. La pared era revestida para darle más anchura. Este tipo de construcciones se encontraban en la Vereda de Solís, en la Vereda de la Cueva, en el Carril de las Palmeras (esta era la más grande y estaba decorada con pinturas en la pared y pequeños altares y hornacinas. Es probable que aún queden restos de ésta), en Cabecicos, en la Cruz de Casillas, en la orilla del río (la llamada Casa Grande, hoy en día tiene una calle dedicada) y en la Vereda de la Torre (de esta aún quedan restos).

  • Cruz del Llano:

Cuenta la leyenda que hubo un mozo, sobrino del propietario de las tierras en donde hoy se encuentra la Cruz, tuvo que marcharse a la guerra de Cuba. Su tío, el propietario de las tierras prometió que si su sobrino regresaba sano y salvo colocaría en el cruce de sus tierras por donde más pasara una Cruz, en la que se santiguaría cada vez que pasara en señal de gracias a Dios por la vuelta de su sobrino. Y así fue, su sobrino regreso y se colocó la Cruz, allá por 1890. Existe una oración muy antigua que los habitantes de la localidad decían al pasar por delante de la Cruz y que rezaba así: Cruz, yo te adoro, yo te bendigo y en la hora de mi muerte que estés conmigo.

  • La crianza de la seda:

Llano de Brujas es una pedanía única en la huerta murciana por el cultivo de seda, tanto en cantidades de terreno que se destinaron a las plantaciones de moreras como en la cantidad de gusanos de seda que se produjeron a lo largo de su historia, reflejándose esto en la cercanía del Palacete de la Seda, antigua fábrica del Catalán, en donde se confeccionaba la seda.

  • Ayuntamiento:

Allá por 1800 Llano de Brujas era una Diputación del Ayuntamiento de Murcia. Más tarde, en 1870, se pasa a ser Aldea de Realengo con alcalde pedáneo, para que 20 años más tarde se consiguiera la independencia con su propio Ayuntamiento. Finalmente, en 1900, se vuelve a ser Aldea de Realengo con alcalde pedáneo.

Other Languages