Llama olímpica

El pebetero olímpico de Londres 2012, conformado por 204 «pétalos» —«copas de cobre»—,[2]

La llama olímpica (en inglés, Olympic flame; en francés, Flamme olympique)[4]​ Conmemora el robo del fuego de los dioses por parte de Prometeo y su posterior entrega a la humanidad. Sus orígenes se remontan a la antigua Grecia, donde se mantenía un fuego ardiendo en las sedes de celebración de los Juegos Olímpicos Antiguos. El fuego fue reintroducido en los Juegos Olímpicos de Ámsterdam 1928 y desde entonces ha sido parte fundamental de los Juegos Olímpicos Modernos.

La Carta Olímpica define a la llama olímpica como «la llama que se enciende en Olimpia bajo la autoridad del COI» y, en este sentido, «una antorcha olímpica es una antorcha portable aprobada por el COI y destinada a la combustión de la llama olímpica».[5]

En Berlín 1936 se introdujo por primera vez un viaje de relevos para llevar la llama de Olimpia a la sede de los Juegos. El recorrido de la antorcha olímpica inicia con el encendido de llama en Olimpia y finaliza con el encendido del pebetero olímpico durante la ceremonia de apertura en la ciudad sede. Al contrario de la llama, el recorrido no tiene un precedente antiguo.[6]

Historia

Simbolismo

Prometheus (1762) de Nicolas Sébastien Adam ( Louvre).[7]

El fuego siempre ha jugado un papel muy importante en la vida del hombre. Su lugar en las creencias de la mayoría de los grupos étnicos es una prueba de ello. En el caso de los antiguos griegos, se explica la presencia del fuego en la tierra con el mito de Prometeo.[9]

Vio a todos los animales armoniosamente equipados y al hombre, en cambio, desnudo, sin calzado, sin abrigo e inerme. [...] Ante la imposibilidad de encontrar un medio de salvación para el hombre, Prometeo roba a Hefesto y a Atenea la sabiduría de las artes junto con el fuego [...] y se la ofrece, así, como regalo al hombre.[10]

Protágoras de Platón

En castigo, Zeus ordenó que Prometeo fuera encadenado en lo alto del Caúcaso, donde un águila le devoraría el hígado que se regeneraría de nuevo al día siguiente.[14]

La llama olímpica en la antigua Grecia

La tradición de la llama olímpica proviene de los Juegos Olímpicos Antiguos. En la antigua Grecia, una llama eterna era colocada frente a los principales templos.[8]

Sin embargo, dado que el fuego era parte de la adoración de los dioses, existía la necesidad de que fuera puro. Por esta razón, los antiguos griegos empleaban un skaphia, un «ancestro del espejo parabólico». Este artefacto concentraba los rayos solares, provocando un intenso calor; al colocarse una antorcha en el centro del skaphia se encendía el fuego sagrado.[17]

En cierto modo, la tradición del recorrido también se inspira en la tregua olímpica, cuando mensajeros abandonaban Elis para anunciar a otras ciudades-estado la fecha exacta de las competiciones, además de establecer la ekecheiria —tregua sagrada— en la que las ciudades-estado tenían la obligación de detener las operaciones bélicas un mes antes y durante el período de los Juegos Olímpicos para que atletas y espectadores pudieran viajar con «relativa seguridad».[20]

Renacimiento

Ámsterdam 1928

El 28 de julio de 1928, se inauguraron oficialmente los Juegos Olímpicos de Ámsterdam 1928. Y fue en esa edición cuando nació el «mito del fuego olímpico».[25]

La primera llama olímpica funcionó para «indicar a kilómetros de distancia, en que parte de Ámsterdam se estaban celebrando los Juegos Olímpicos».[27]​ En Berlín 1936, la situación cambió.

Berlín 1936

En la búsqueda de unir los Juegos Olímpicos Modernos con la antigüedad,[28]

El recorrido tuvo que soportar diversos problemas, como el difícil acceso a Olimpia, falta de tiempo y la falta de productos adecuados —antorcha, pebetero—.[28]

Se recorrieron 3187 kilómetros en los que 3331 corredores portaron la antorcha olímpica.[35]

Other Languages
Afrikaans: Olimpiese vlam
العربية: شعلة أولمبية
asturianu: Llapa olímpica
azərbaycanca: Olimpiya məşəli
беларуская: Алімпійскі агонь
беларуская (тарашкевіца)‎: Алімпійскі агонь
български: Олимпийски огън
English: Olympic flame
Esperanto: Olimpika flamo
français: Flamme olympique
Bahasa Indonesia: Api Olimpiade
italiano: Fiamma olimpica
한국어: 올림픽 성화
македонски: Олимписки пламен
Bahasa Melayu: Api Olimpik
Nederlands: Olympische vlam
norsk bokmål: Den olympiske ild
português: Chama Olímpica
संस्कृतम्: ओलम्पिक् ज्वाला
srpskohrvatski / српскохрватски: Olimpijski plamen
Simple English: Olympic Flame
slovenčina: Olympijský oheň
српски / srpski: Олимпијски пламен
粵語: 奧運聖火