Literatura escrita en euskera durante el siglo XVI

Manuscrito de Juan Pérez de Lazarraga descubierto en el año 2004 por Borja Aginagalde.

La literatura escrita en euskera se inicia en el siglo xvi, con tres autores considerados clásicos: Juan Pérez de Lazarraga, Bernat Dechepare y Joanes Leizarraga. En el manuscrito del primero de ellos, descubierto en 2004, se observa la influencia de la lírica cortesana tradicional, de la novela pastoril italiana y los moldes populares vascos. En el caso de Dechepare, comparado muchas veces con el Arcipreste de Hita, se ha mencionado la influencia de la literatura francesa.[1] Respecto a Leizarraga, traductor al euskera del Nuevo Testamento y otras obras de tema religioso, destaca por su intento de buscar una lengua unificada (preocupación de muchos de los autores posteriores), y por la utilización de formas verbales cultas y oraciones compuestas, inexistentes en la literatura escrita hasta aquel momento.

Además de las obras de los citados autores, se conservan también una traducción del catecismo de Jerónimo de Ripalda, realizada por Sancho Eltso, y dos versos de una elegía, obra de Juan de Amendux. Se tiene noticia de otra traducción de un texto doctrinal, hoy perdida.

Contexto histórico

En el siglo xvi, como en la actualidad, el dominio lingüístico del euskera se hallaba fragmentado en diferentes ámbitos de soberanía. Los territorios de Vizcaya, Álava y Guipúzcoa estaban integrados en la Corona de Castilla desde hacía siglos, y el Reino de Navarra se convirtió, desde 1512, en un virreinato, también bajo la autoridad del rey de Castilla. Sin embargo, la dinastía anteriormente reinante en Navarra conservó sus dominios de Ultrapuertos, donde continuaría reinando hasta la definitiva integración del reino en Francia. Incluso en el reino de Navarra, el euskera había sido tradicionalmente preterido en favor de las lenguas neolatinas, a pesar de que, sobre todo entre el campesinado, aunque también entre las élites, gran parte de la sociedad era monolingüe en euskera.

El principal impulso al uso literario del euskera vino dado por la reina de Navarra Juana de Albret, cuando, en 1559, se convirtió al calvinismo y decidió impulsar la Reforma protestante. Mientras esto ocurría en el País Vasco Francés, en Hegoalde (País Vasco Español), el sistema feudal sufrió un duro golpe con la aparición de una nueva figura jurídica, la hidalguía universal para Vizcaya, Guipúzcoa y algunos valles navarros y alaveses,[2] aunque los enfrentamientos entre los Ahaide Nagusiak (familias de la alta nobleza) siguieron dominando parte de la vida política.

Other Languages