Lipoproteína de alta densidad

Las lipoproteínas de alta densidad (HDL, del inglés High density lipoprotein) son aquellas lipoproteínas que transportan el colesterol desde los tejidos del cuerpo hasta el hígado.

Debido a que las HDL pueden realizar el retiro del colesterol de las arterias y transportarlo de vuelta al hígado para su excreción, vulgarmente se las conoce como el colesterol o lipoproteína buena, dando una falsa idea de que sus valores altos pueden prevenir por sí solo ciertas enfermedades, algo no avalado por estudios científicos concluyentes.[3]

HDL son las lipoproteínas más pequeñas y más densas, están compuestas de una alta proporción de proteínas. El hígado sintetiza estas lipoproteínas como proteínas vacías y, tras recoger el colesterol, incrementan su tamaño al circular a través del torrente sanguíneo.

En cada lipoproteína hay varias apolipoproteínas periféricas, en el caso de las HDL las principales apolipoproteínas son α-lipoproteínas designadas con la letra A.

Aunque algunos estudios epidemiológicos, citados por ciertas publicaciones y artículos científicos, mostrarían que altas concentraciones de HDL (superiores a 60 mg/ dL) tienen una carácter protector contra las enfermedades cardiovasculares (como la cardiopatía isquémica e infarto de miocardio); y, contrariamente, que bajas concentraciones de HDL (por debajo de 35 mg/dL) supondrían un aumento del riesgo de estas enfermedades, ninguno de estos estudios obtuvo conclusiones científicamente consistentes como para aseverar dichas afirmaciones. El nivel de HDL dice muy poco acerca de su salud si es tomado aisladamente, de acuerdo a los mismos grandes estudios hechos hasta la fecha.[5]

Los niveles de HDL están relacionados con el grado de expresión del transportador ATP-binding cassete (ABCA1),[7] La sobreexpresión de estos, produce una disminución de ABCA1 y por consiguiente, disminución de los niveles de HDL.

Existen 5 tipos de subfracciones de HDL identificadas. Grandes (mas efectivas en la remocion del colesterol) y pequeñas (menos efectivas), estos tipos son 2a, 2b, 3a, 3b, y 3c.[8]

Lipoproteína
HDL2a
HDL2b
HDL3a
HDL3a
HDL3b
HDL3c

Factores

Los hombres suelen tener un nivel notablemente inferior de HDL que las mujeres. La actividad física, el consumo moderado de alcohol (vino tinto y en menor medida cerveza), los tratamientos con estrógenos, las vitaminas E, C, B9 y los minerales Zn, Cu, Mg y Se, y la actividad sexual, influyen en la concentración plasmática de HDL.[ cita requerida] También se conocen formas hereditarias. Por el contrario el tabaco y llevar una vida sedentaria la disminuye.

Other Languages