Linares de la Sierra

Linares de la Sierra
Municipio de España
Linares de la Sierra Spain.svg
Bandera
Escudo de Linares de la Sierra.svg

Linares de la Sierra ubicada en España
Linares de la Sierra
Linares de la Sierra
Ubicación de Linares de la Sierra en España.
Linares de la Sierra ubicada en Provincia de Huelva
Linares de la Sierra
Linares de la Sierra
Ubicación de Linares de la Sierra en la provincia de Huelva.
País Flag of Spain.svg  España
•  Com. autónoma Flag of Andalucía.svg  Andalucía
•  Provincia Bandera de la Provincia De Huelva.svg  Huelva
Ubicación 37°52′47″N 6°37′16″O / 37.8795891, 37°52′47″N 6°37′16″O / -6.6210675
•  Altitud 505 msnm
•  Distancia 118 km a Huelva
Superficie 29 km²
Población 272 hab. (2015)
•  Densidad 7,93 hab./km²
Gentilicio linarenses o chicharreros
Código postal 21341
Alcalde (2015-) Juan Miguel Ramos Martín (AEPILS-Agrupación de Electores Partido Independiente de Linares de la Sierra)
Patrón San Juan Bautista
Patrona Virgen de los Ángeles
Sitio web Ayto. de Linares de la Sierra
[ editar datos en Wikidata]

Linares de la Sierra es un municipio español de la provincia de Huelva, Andalucía. Se encuentra situado en la parte oriental de la Comarca de la Sierra de Huelva, en un profundo valle a unos 497 metros de altura sobre el nivel del mar. En el año 2010 contaba con 295 habitantes. Su extensión superficial es de 29 km² y tiene una densidad de 10,17 hab/ km². Se encuentra situada a una altitud de 505 metros y a 118 kilómetros de la capital de provincia, Huelva.

Linares de la Sierra se encuentra entre Alájar y Aracena, en el centro del Parque Natural de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche, uno de los espacios protegidos más importantes de la Comunidad y que ocupa todo el norte de la provincia con sus dehesas y pequeñas elevaciones cubiertas, predominantemente, de bosques de quercus ilex, alcornoques, castaños y monte bajo, por donde cursan numerosos arroyos, ideal para la ganadería, especialmente para el cerdo ibérico, que encuentra aquí unas condiciones ideales.

Plaza del pueblo, que también es plaza de toros.

Del pueblo, cabe destacar sus calles empedradas, la Iglesia Parroquial de San Juan Bautista, el lavadero público y sus casas apiñadas. Está situada en plena Sierra y pertenece al Partido Judicial de Aracena. Tiene una extensión de 27.9 km² y una población de algo más de 300 habitantes. Se separó de Aracena en tiempos de Fernando VI, por la Real Cédula de 27 de Mayo de 1724.


Historia

Los primeros asentamientos humanos en la comarca fueron fenicios y romanos, aunque no llegan a constituirse en verdaderos núcleos urbanos hasta la época musulmana, en la que existía una población muy numerosa ligada a la minería y a las rutas principales. El origen de la población, sobre una antigua vía natural, rodeada de montañas y en la confluencia de dos pequeños arroyos, aparece ligado a la acción repobladora de los reinos cristianos de la época bajomedieval.

El casco urbano se desarrolló en torno a una pequeña ermita, de la que no quedan restos en la actualidad. En el mismo solar, el arquitecto onubense José Álvarez diseñó la Iglesia Parroquial de estilo Neoclásico, del siglo XVIII, bajo la advocación de San Juan Bautista. Pero su punto más destacado lo conforma su conjunto, con su peculiar configuración urbanística adaptada a la orografía del terreno y el mantenimiento de una vivienda tradicional que conserva los valores estilísticos de la arquitectura popular serrana.

Desde sus orígenes, el municipio dependió del municipio de Aracena. En 1640, Aracena y sus aldeas quedan bajo el dominio del Conde-Duque de Olivares. Con la caída del valido, Aracena, Galaroza, Alájar y Castaño del Robledo conforman el llamado Principado de Aracena, formando parte del Condado de Altamira. Linares acabó separándose de Aracena el 7 de marzo de 1754, pasando a ser Villa y convirtiéndose en una pequeña aldea con una población escasa pero muy regular, alcanzando el techo histórico en 1857 con 1.021 personas. Una etapa de prosperidad queda constatada por un incremento poblacional prolongado hasta finales del siglo XIX.

Hacia 1890, la localidad se resiente demográficamente, y la población campesina emigra a núcleos vecinos, empujada por el agotamiento de los recursos y atraída por la floreciente actividad minera. Desde la década de los sesenta la población fue disminuyendo de modo alarmante, aunque en los últimos años parece denotarse una cierta reactivación en la actividad demográfica.

Other Languages