Limonada de vino

Canela en rama.
En algunas recetas se añaden Pasas.

La limonada, limonada de vino o limonada de Semana Santa es una bebida tradicional realizada a partir de vino, limones, azúcar y canela (a veces, fruta, pasas o higos).[3]​ Se bebía en cualquier acontecimiento festivo, aunque en la actualidad es tradicional servirla en Semana Santa.

Algunas voces [¿por quién?] apuntan a que el origen de la limonada está en el Reino de León, dónde se utiliza la expresión "matar judíos" que significa tomarse limonadas, y con el paso del tiempo se habría extendido a Castilla[cita requerida]. Sin embargo es difícil establecer el origen de la misma ya que se encuentra muy arraigada en otras provincias como Ávila,[12]Toledo... En León se denomina limonada leonesa.

Historia

El origen de esta receta no está muy claro ya que no es algo que esté documentado sino que es un dicho que ha ido de boca en boca a través de los años y del que existen varias interpretaciones.

Algunas teorías establecen su origen en la ciudad de León, fruto de disputas entre cristianos y judíos. Dichos populares comentan que durante la celebración de la Pascua en la Edad Media, los cristianos solían bajar al Barrio Húmedo (a la Judería), porque consideraban que los judíos eran los responsables de la muerte de Cristo e iban en busca de venganza (de ahí la expresión "matar judíos"). Como estaba prohibido el consumo de bebidas alcohólicas durante esos días, las autoridades, para intentar frenar estos ataques, permitían que en las tabernas cercanas se vendiera una bebida alcohólica rebajada (vino tinto rebajado con agua, limón y azúcar), o sea sangria, para que así con la borrachera se desistiera de esos ataques. En Ponferrada, la leyenda cuenta que durante la Semana Santa los judios bajaban a bañarse al río Sil cuando un grupo de cristianos les dio muerte tiñendo el agua del Sil del color de la limonada.

En la Provincia de León, sobre todo en la comarca del Bierzo, cuando alguien va a tomar esta limonada dice que va a "matar judíos", según otros dichos populares procede del siglo XIV cuando el rey de Navarra Felipe IV decreta por el año 1306 la primera expulsión de los judíos. y la expresión "Limonada que trasiego, judío que pulverizo" ha evolucionado hasta nuestro días en la referida popular expresión.[3]

Sin embargo resulta difícil atribuir un origen geográfico a la misma, al tratarse de una bebida muy extendida en otras provincias como Ávila,[13]

Other Languages