Liga del Sur

Logoligadelsur.jpg

En Argentina, la Liga del Sur fue un partido político regional predecesor del Partido Demócrata Progresista. Fue fundado en 1908 en Rosario siendo elegido Lisandro de la Torre como presidente de la Junta Ejecutiva. Su actividad cesó en 1915, cuando la convención del partido votó su disolución e integración en el PDP.

Representó los intereses de diversos sectores del sur y del centro de la provincia. Por entonces, el peso material y demográfico de Rosario y de su zona de influencia había crecido ostensiblemente en relación a la capital, pero no había tenido su correlato en el terreno político. La Liga del Sur, conducida por el abogado rosarino y veterano de la revolución del 90, Lisandro de la Torre, pretendía llevar adelante un programa de reformas, entre las que se destacaba; la reforma de la constitución de la provincia de Santa Fe, la del colegio electoral y del Senado provinciales, la concesión a cada distrito rural del derecho a elegir en comicios sus autoridades policiales, su juez de paz, su consejo escolar y la inamovilidad de los jueces y el traslado de la capital provincial a Rosario.

Contexto Provincial

Más allá de la problemática municipal y de la oposición entre la capital Santa Fe, detentadora del poder político, y la ciudad de Rosario, centro de una región económicamente emergente, hubo otros factores que propiciaron la creación de la Liga del Sur. Entre 1904 y 1908 el gobierno provincial aplicó una serie de gravámenes a las actividades productivas –quebracho, tanino, molienda– que, aunque no representaron un perjuicio importante, suscitaron una fuerte resistencia en los sectores involucrados.[1]

En abril de 1908, meses antes de que se fundara la Liga del Sur, más de mil «firmas respetables» pedían en la ciudad de Santa Fe la anulación de una ordenanza de impuestos municipales. Una situación similar se vivía en Rosario, en donde el Centro Unión de Almaceneros protestaba contra la duplicación del valor de las patentes. También en Entre Ríos y Córdoba, como en Santa Fe, se formaron ligas o partidos comunales con propósitos análogos.

El surgimiento de la Liga del sur también forma parte de otra problemática clave, la del debate acerca del rol de municipios y comunas. En el caso de Rosario, la lucha por definir un espacio municipal propio y autónomo estuvo ligada además a las aspiraciones de sus sectores dirigentes por controlar sus recursos y sacudirse de la tutela política de la capital provincial.[2]

Other Languages