Libro de Veles

El Libro de Véles, publicado inicialmente en ucraniano bajo el título "Ве́лесова Кни́га" - "Vélesova kníga" (también conocido en los distintos idiomas eslavos como Veles kniga, Велесова книга, Velesova kniha, Velesova knjiga, Księga Welesa, Книга Велеса, Велесова књига, Влескнига, Дощечки Изенбека, Дощьки Изенбека, Дощечек Изенбека, Плочице Изенбекa o, también, traducido al español: "Las tablillas de Izenbek", en honor a su descubridor), es un texto relativo a la antigua religión de los pueblos eslavos. Contiene tanto pasajes mitológicos como datos históricos, así como preceptos religiosos y morales. Algunos de los acontecimientos más antiguos a los que hace referencia el libro se remontan al siglo VII de nuestra era (d.n.e.) y los más recientes, al siglo IX d.n.e.

Supuestamente, el libro fue descubierto en 1919 pero se perdió sin remedio en 1941. Su autenticidad es motivo de controversia, ya que muchos sostienen que es apócrifo y que fue hecho en la década de 1940 y otros afirman que fue un poco antes, a principios del siglo XIX, pero no con tanta antigüedad como hace más de mil años. Asimismo, las diferentes ediciones modernas contienen diversas versiones del texto en las variadas lenguas eslavas en las que ha sido publicado. Con todo, muchos neopaganos eslavos lo utilizan como Libro Sagrado.

El Libro de Veles, de acuerdo con su propio texto, fue creado del siglo VIII al IX d.n.e., en el antiguo Nóvgorod, en el tiempo del gobierno del príncipe Bravlin y, después, durante el del varego Riúrik. Los últimos textos fueron escritos en Kiev en el tiempo de Askold. Los escribieron los Zhretsý[nota 1] de Nóvgorod, mientras iban de esa ciudad rumbo a Kiev, huyendo de la persecución de Riúrik.

Dudas sobre su autenticidad

Existen opiniones encontradas acerca de la autenticidad del Libro. Muchos estudiosos lo consideran una falsificación. Su rastro se puede seguir hasta mediados del siglo XX ( 1950), cuando una transcripción y la fotografía de una de las tablillas de abedul que lo componían fueron publicados por el periódico de emigrantes rusos con base en San Francisco "Véstnik pravdy". Muchos opinan que el texto en sí fue producto de la colaboración de los editores del diario y del escritor ucraniano Yuri Miroliúbov.[nota 3] un famoso anticuario y coleccionista ruso de antiguos documentos manuscritos. Finalmente, según otros, existe la posibilidad de que Miroliúbov encontrara una o varias tablillas del libro y que falsificara el resto, haciéndolo coincidir así con sus teorías acerca de los antiguos eslavos.

Está escrito de manera similar al eslavo antiguo (pre-eslavo), por lo que gran parte del texto, una vez transcrito al alfabeto moderno, puede ser leído por los conocedores de las lenguas eslavas. Algunos historiadores profesionales, incluidos especialistas en eslavo antiguo, han analizado concienzudamente numerosas características del lenguaje que utiliza, el uso de las palabras en las frases, la ortografía, la gramática y elucubrado sobre la fonética, etc. Según algunos, muchas de las palabras son modernas o del eslavo medieval utilizadas en ocasiones y sin criterio en lugar de sus equivalentes antiguos.[nota 4] En gramática critican la existencia de formas incompatibles con las antiguas lenguas eslavas:

Поддельность этого сочинения не вызывает у профессиональных лингвистов никакого сомнения. Я не буду здесь заниматься обоснованием этого, скажу лишь, что подделка необычайно груба и примитивна. Сочинитель был крайне невежествен в том, что касается древних языков, не имел никакого понятия о том, как языки изменяются во времени. Он представлял себе язык древних славян просто как смесь современных языков — русского, церковнославянского, украинского, польского, чешского и т. д., и именно так строил свой текст. Кроме того, он произвольно искажал слова, заменяя в них буквы, добавляя лишние слоги, обрубая концы и т. п., — в наивной вере, что всё это создаст впечатление древности. К сожалению, как и в случае с другими сочинениями лингвистов-любителей, фальшь здесь хорошо видна только профессиональным лингвистам. Неподготовленный читатель и ныне может оказаться в плену примитивных выдумок о том, как древние русичи успешно сражались с врагами уже несколько тысячелетий тому назад.

Los lingüistas profesionales no ponen en duda que el libro sea una falsificación. No estoy animado por el deseo de justificar lo anterior, pero la imitación es inusualmente ruda y primitiva. Su autor estaba muy desorientado en cuanto a las lenguas antiguas y no tenía concepto alguno de cómo cambian con el tiempo. Imaginó la lengua de los antiguos eslavos como una simple mezcla de lenguas modernas – ruso, eslavo eclesiástico, ucraniano, polaco, checo, etc., y de ese modo montó su texto. Además distorsionó arbitrariamente las palabras, reemplazando sus letras, añadiendo sílabas, partiendo las desinencias y así sucesivamente, en su inexperta confianza de que produciría impresión de antigüedad. Lamentablemente, al igual que con otras obras de lingüistas diletantes, la falsedad aquí es visible sólo para los lingüistas profesionales. Un lector no preparado puede, entonces, ser presa de ideas primitivas acerca de cómo los rusos antiguos lucharon exitosamente contra sus enemigos varios miles de años atrás.[1]

En cuanto a la fonética, las complicadas divagaciones con apariencia de profundidad de algunos de esos estudiosos "comprueban" la inexistencia del sonido /f/, que estaba presente en protoeslavo, pero que desapareció más tarde, o el uso casual de las vocales reducidas, entre otras.[nota 7]

Del otro lado están otros científicos renombrados, como es el caso del paleolingüista serbio Radivoje Peshich (Radivoje Pešić ó Радивоје Пешић,[3] y, también, los que se oponen a las opiniones de la ciencia convencional, que sostienen que esos problemas lingüísticos se podrían atribuir a las variantes presentes en los dialectos y a los localismos, ya que el libro habría sido escrito o compilado a partir de muchas fuentes y de personas diferentes. El alfabeto utilizado es también motivo de controversia, ya que parece similar al cirílico y la misma existencia de un lenguaje escrito entre los pueblos eslavos antes de la introducción del cirílico en el siglo IX es algo que está aún por demostrar. Los que creen en la autenticidad del Libro de Veles sostienen que todas estas críticas se pueden combatir fácilmente ya que, por ejemplo, los errores lingüísticos pudieron ocurrir durante la transcripción del texto. Asimismo, opinan que una falsificación de tal calibre hubiera requerido un talento mayor que el que poseía Miroliúbov y que no se habría hecho por recibir ganancia alguna, aparte del orgullo nacionalista, al realizarlo.

Los estudios del profesor Peshich, famoso por sus investigaciones vinculadas con la escritura Vinča, quien fuera el último investigador de esta antiquísima "Biblia" de los eslavos, descubren el verdadero significado y el valor de ese tesoro escrito. Según Peshich, "las tablillas de abedul, típicamente escritas y morfológicamente elaboradas con líneas y rayas de la escritura pre-eslava, han expuesto la verdadera génesis histórica de la civilización eslava."

Es en el principal y último capítulo, dedicado a la vida religiosa de los antiguos eslavos, donde se observan en plenitud todos los secretos del “Libro de Veles”. La interpretación de los dioses eslavos, quienes en la ciencia están completamente identificados, al modo del “Libro de Veles” y con auxilio de la elucidación del profesor Pešić, nos relatan que la relación entre los dioses y los hombres es completamente distinta a lo que fue la historia sacra mundial. Por lo visto los dioses del alba de la prehistoria eslava estaban bien integrados en la vida cotidiana del individuo de la hermandad eslava. Así observada, la historia y el destino eslavos demuestran que la profunda devoción del género eslavo se hizo la debilidad más grande de su civilización.[4]

Al haberse perdido las tablillas originales, quizá nunca se llegue a un consenso acerca de la autenticidad del libro. Posiblemente, si en un futuro se descubren restos de la era precristiana en las tierras habitadas por los antiguos eslavos, se pueda arrojar más luz a la controversia que suscita el Libro de Veles, tanto para corroborar su autenticidad como para lo contrario.

Other Languages
Afrikaans: Boek van Weles
български: Велесова книга
čeština: Velesova kniha
English: Book of Veles
français: Livre de Vélès
hrvatski: Velesova knjiga
italiano: Libro di Veles
slovenčina: Velesova kniha
српски / srpski: Велесова књига
українська: Велесова книга