Libre circulación de personas, inmigración y asilo en la Unión Europea

Unión Europea
Principales acogedores de residentes extranjeros (en millones)[1]
Originarios
de otros
Estados miembros

en 2011
Alemania 2,6
España 2,6
Reino Unido 2,0
Italia 1,3
Francia 1,3
Externos a la Unión Europea
en 2013
Alemania 7,7
España 5,1
Reino Unido 4,9
Italia 4,4
Francia 4,1
Principales receptores de inmigrantes en 2012[2]
Alemania &&&&&&&&&0592200.&&&&&0592 200
Reino Unido &&&&&&&&&0498000.&&&&&0498 000
Italia &&&&&&&&&0350800.&&&&&0350 800
Francia &&&&&&&&&0327400.&&&&&0327 400
España &&&&&&&&&0304100.&&&&&0304 100
Principales receptores de inmigración irregular en 2014[3]
Italia >&&&&&&&&&0116000.&&&&&0116 000
Grecia >&&&&&&&&&&020000.&&&&&020 000
Principales receptores de solicitudes de asilo en 2014[4]
Alemania &&&&&&&&&0171945.&&&&&0171 945
Suecia &&&&&&&&&&078830.&&&&&078 830
Francia &&&&&&&&&&062865.&&&&&062 865
Italia &&&&&&&&&&051910.&&&&&051 910
Reino Unido &&&&&&&&&&031210.&&&&&031 210
Total Unión Europea: &&&&&&&&&0538990.&&&&&0538 990
Principales solicitantes de asilo
en Estados de la UE 2014[5]
Sirios &&&&&&&&&&099795.&&&&&099 795
Eritreos &&&&&&&&&&035390.&&&&&035 390
Afganos &&&&&&&&&&033665.&&&&&033 665
Espacio de Schengen
Schengen Area participation.svg
Acuerdo de Schengen:      Estados miembros de la UE que participan      Estados miembros de la UE que no participan pero están obligados a unirse      Estados miembros de la UE con un opt-out      Estados no miembros de la UE que participan      Estados no miembros de la UE que participan de facto      Estados no miembros de la UE con una frontera abierta

La libre circulación de personas, la inmigración y el asilo forman parte de los aspectos principales del procedimiento legislativo en la Unión Europea ( UE).[6]

La libertad de circulación es un derecho fundamental que asiste a los ciudadanos de la UE en virtud de los Tratados constitutivos. Se expresa por medio del espacio de libertad, seguridad y justicia exento de fronteras al interior de la Unión. La supresión de las fronteras internas conlleva un refuerzo en la gestión de las fronteras externas de la UE así como la regularización de la entrada y la residencia de personas procedentes de países extracomunitarios por medio de medidas como la política común de asilo e inmigración.[8]

Irlanda y el Reino Unido tienen opciones de excepción a las políticas europeas en materia de asilo, visas e inmigración. El Tratado de Lisboa les otorga derecho de excepción en lo referente a justicia y asuntos internos.[9]

Libre circulación de personas

Antes de la puesta en marcha del proceso iniciado por los padres fundadores de la Unión Europea en los años 1950, existía ya una considerable circulación de personas entre los Estados que actualmente conforman la Unión Europea. En el caso de Francia, a comienzos de los años 1930 los inmigrantes italianos superaban la cifra de 1 millón. Sin embargo a partir del censo de 1968 los italianos perdieron el primer lugar como extranjeros más numerosos en dicho país siendo desbancados por los españoles y después los portugueses. En ese año se contaron &&&&&&&&&0581000.&&&&&0581 000 italianos y en el censo de 1999 la cifra había descendido a &&&&&&&&&0201670.&&&&&0201 670.[11]

Tras el final de la Segunda Guerra Mundial, la necesidad de mano de obra hizo que varios gobiernos europeos implementaran medidas que abrieron paulatinamente sus sistemas para acoger a trabajadores provenientes, en un principio, de otros estados europeos menos desarrollados, como Portugal y España o con sobrepoblación, caso de Italia, que se dirigían principalmente a Alemania ( Gastarbeiter[12] ) y Francia.

En este contexto, la libre circulación de personas es un concepto que emana del Acuerdo de Schengen en 1985 y del Convenio de Schengen de 1990, que significó el comienzo de la supresión de los controles fronterizos entre los Estados participantes. La cooperación Schengen, como parte del marco institucional de la UE, se ha expandido hasta incluir a la mayoría de los Estados miembros y avarios países extracomunitarios. Así, por ejemplo, la libre circulación de todos trabajadores comunitarios en el conjunto de la UE es efectiva desde 2011.[13]

El Reino Unido cuenta desde hace varias generaciones con el trabajo de los inmigrantes. El gobierno implementó una política liberal de inmigración como la de Suecia e Irlanda que abrieron sus fronteras sin condición a los ciudadanos de los nuevos estados miembros. Como resultado de esta política cerca de &&&&&&&&&0500000.&&&&&0500 000 ciudadanos comunitarios se han instalado en el país.

Por su parte la sociedad Irlandesa estuvo caracterizada por la emigración económica hasta los años 1980. El crecimiento económico de los años 1990 supuso la casi desaparición del desempleo. Desde 1996 Irlanda presenta un saldo migratorio positivo gracias a la entrada de extranjeros (principalmente polacos y bálticos) y el regreso de emigrantes irlandeses. La Oficina de estadísticas irlandesa estima que la proporción de extranjeros en la población total aumento de 5,8% en 2002 a 9,5% en 2006.[14]

En Polonia a diferencia de los otros grandes estados de la UE no se presenta un debate considerable sobre la inmigración. La causa principal de este fenómeno es que Polonia es esencialmente un país de emigración. La elevada tasa de desempleo impulsa a los jóvenes a emigrar. El destino más habitual es Alemania seguida por el Reino Unido e Irlanda. Por ello el debate polaco se centra en el problema de la « fuga de jóvenes» que provoca un saldo migratorio negativo. La presencia de inmigrantes continua siendo limitada y el grupo más importante entre ellos proviene de Alemania.[15]

La migración de científicos, intelectuales, artistas, técnicos, deportistas, etc., constituye un perjuicio para los países menos desarrollados, aun si estos son miembros de la UE.[16]

Other Languages