Libertarismo

La bandera de Gadsden, originalmente utilizada por los patriotas estadounidenses en la guerra de independencia, actualmente es utilizada por libertarios en todo el mundo. La serpiente con el lema Don't Tread on Me ("no me pisotees" en español) hace alusión a que el gobierno no debería pisotear a sus ciudadanos con impuestos y regulaciones excesivas. El color amarillo también se ha convertido en un ícono libertario, siendo utilizado en logotipos de fundaciones, medios de comunicación y campañas políticas.

El libertarismo (del latín libertas, que significa libertad, llegando la palabra del inglés libertarianism) es el nombre que se da a un conjunto de filosofías políticas y filosofías legales que abogan firmemente por los derechos de propiedad privada y que defienden la distribución de los recursos económicos a través de la economía de mercado.[6]

Para los libertarios los vínculos políticos y jurídicos deben ser producto de acuerdos voluntarios y la fuerza solo puede emplearse legítimamente contra otros de manera defensiva o ante el incumplimiento de un acuerdo, a esta idea la llaman el principio de no agresión y es uno de los conceptos fundamentales de esta filosofía política. En las ciencias políticas el pensamiento libertario puede ser visto como heredero de algunos aspectos teóricos de las tradiciones intelectuales del liberalismo clásico y el anarquismo filosófico, con origen en el mundo anglosajón especialmente en los Estados Unidos. Si bien las corrientes de pensamiento agrupadas con el término libertarismo comparten ideas como el respaldo del derecho de propiedad, la libre asociación, el reclamo por la desregulación del comercio interno y externo, y el rechazo al intervencionismo del Estado en asuntos privados, existen diferencias sobre el alcance de sus principios filosóficos, y una de las más conocidas diferencias es aquella sobre el alcance del antiestatismo libertario que se da entre los defensores del anarcocapitalismo y del minarquismo laissez faire.[7]

Filosofía política

Principio de no agresión

V de voluntario, un símbolo libertario de los acuerdos voluntarios.

El principio de no agresión (NAP - non-agression principle - por sus siglas en inglés, PNA en español) a menudo se describe como el fundamento de las filosofías libertarias del derecho.[12]

Los libertarios definen «coacción» como el uso de fuerza física, la amenaza de usarla o el fraude, que altere o pretenda alterar el modo en el que un individuo vaya a usar su cuerpo o propiedad. Una forma de ver esto, y que seguramente es aceptada por la mayoría de los libertarios, es que dado que los más fuertes son quienes tienen mayor poder de influencia sobre los gobiernos para obtener de éstos acciones que les beneficien, el principio de no agresión es en realidad una garantía de los individuos (débiles frente al poder del Estado) de que la fuerza no va a ser utilizada contra ellos en beneficio de los intereses de los más poderosos e influyentes.

El principio se ha utilizado para oponerse a políticas como las leyes de delitos sin víctimas, los impuestos y el servicio militar obligatorio. Debido a que el principio redefine la agresión en términos libertarios, el uso del PNA como justificación para el libertarismo ha sido criticado como razonamiento circular y como ofuscación retórica de la naturaleza coercitiva de la aplicación de la ley de propiedad libertaria.[13]

Derechos de propiedad

«Esta tierra es nuestra tierra. Retrocede, gobierno». Los libertarios consideran a los derechos de propiedad como garantías jurídicas de los individuos frente a la fuerza de los gobiernos.

El libertarismo es partidario de la propiedad privada. Los libertarios sostienen que los recursos naturales que no son propiedad de nadie "pueden ser apropiados por la primera persona que los descubre, mezcla su trabajo con ellos o simplemente los reclama, sin el consentimiento de otros y con poco o ningún pago". Los libertarios creen que los recursos naturales originalmente no son propiedad de nadie y, por lo tanto, las partes privadas pueden apropiarse de ellos a voluntad sin el consentimiento de otros.[14]​ A esto se lle llama teoría de la propiedad-trabajo. Esto significa que los libertarios doctrinalmente hacen una diferenciación marcada entre propiedad meramente poseída cuya legitimidad podría ser discutible y propiedad legítimamente adquirida la cual debería ser soberana. Esto porque el libertario no «defiende la propiedad» por sí misma sino el derecho de propiedad que respete el principio de no agresión, que en ciertos casos llevaría a colocar el derecho legítimo a la propiedad por encima de las consideraciones «estatales» sobre los títulos de propiedad.

Los libertarios sostienen que las sociedades en las que se aplican los derechos de propiedad privada son las únicas que son éticas y conducen a los mejores resultados posibles.[16]

Teorías del Estado

Existe un debate entre los libertarios sobre si el Estado es legítimo o no: mientras que los anarcocapitalistas abogan por su abolición, los minarquistas apoyan a los estados mínimos, a los que a menudo se hace referencia como Estados vigilantes nocturnos. Los minarquistas sostienen que el Estado es necesario para proteger a las personas contra la agresión , el robo, el incumplimiento de contrato y el fraude. Creen que las únicas instituciones gubernamentales legítimas son el ejército, la policía y los tribunales, aunque algunos amplían esta lista para incluir departamentos de bomberos, prisiones y los poderes ejecutivo y legislativo.[20]

Los anarcocapitalistas argumentan que el Estado viola el principio de no agresión por su naturaleza porque los Estados usan la fuerza contra aquellos que no han robado o vandalizado la propiedad privada, asaltado a alguien o cometido fraude.[23]

El filósofo libertario Moshe Kroy sostiene que el desacuerdo entre los anarcocapitalistas que se adhieren a la visión de Murray Rothbard sobre la conciencia humana y la naturaleza de los valores y los minarquistas que se adhieren a la visión de Ayn Rand sobre la conciencia humana y la naturaleza de los valores sobre si el Estado es o no es moral no se debe a un desacuerdo sobre la interpretación correcta de una postura ética mutua. Argumenta que el desacuerdo entre estos dos grupos es, en cambio, el resultado de su desacuerdo sobre la naturaleza de la conciencia humana y que cada grupo está haciendo la interpretación correcta de sus diferentes premisas. Por lo tanto, estos dos grupos no cometen ningún error con respecto a deducir la interpretación correcta de cualquier postura ética porque no tienen la misma postura ética.[24]

Teorías de la justicia

El libertarismo forma parte de los debates intelectuales sobre la llamada teoría de la justicia, una rama de la filosofía moral que indaga sobre el significado del concepto de justicia y lo que es justo en la sociedad, y sobre qué deberes que nos debemos a cada unos a otras dentro de una sociedad. Para la filosofía libertaria guarda silencio no tenemos deberes intrínsecos aparte de los derechos negativos (de "no hacer") para con ninguna persona. El libertarismo, según el autor o corriente, puede entenderse como un principio básico o como uno derivativo, por ejemplo se lo puede defender sobre una base de utilitarismo o sobre una de contractualismo,[27]

En en el estudio sobre las teorías de la justicia, la primera exposición conocida de algo cercano al libertarismo es atribuible a John Locke (1632-1704),[28]​ quien creía que en el estado de naturaleza todos los individuos eran libres e iguales. En el Segundo tratado sobre el gobierno civil, Locke afirmó que del derecho de propiedad sobre uno mismo (propiedad de uno mismo) deriva la libertad de mezclar el propio trabajo con los recursos naturales para constituir así la propiedad privada (apropiación original). La teoría de la justicia de los libertarios, similar a la de Locke, establece que todo individuo tiene derecho frente a los otros a gozar de los frutos de su propio esfuerzo (teoría de la propiedad-trabajo).

La defensa de la teoría libertaria de la justicia más influyente en el mundo académico del siglo XX se encuentra en la obra de Robert Nozick.[29]​ Con la publicación del libro Anarquía, Estado y Utopía, Nozick, profesor de la Universidad de Harvard, se convirtió en el principal representante del libertarismo de ámbito académico o universitario. Nozick afirmó que «los individuos tienen derechos, y hay cosas que ninguna persona o grupo puede hacerles sin violar esos derechos». Nozick parte de John Locke para justificar un Estado mínimo, encargado solamente de la seguridad y de la justicia. Enseguida, lanza una crítica a la célebre obra Teoría de la justicia de John Rawls, importante representante del socioliberalismo filosófico y académico del siglo XX.

Los impuestos como robo

La idea de la impuestos como robo es un punto de vista que se encuentra en varias filosofías políticas. Bajo este punto de vista, el Estado transgrede los derechos de propiedad al imponer la recaudación impositiva obligatoria.[32]

Ubicación en el espectro político

Si bien es común identificar a los libertarios con la derecha política debido a su filosofía propietarista y su liberalismo económico, su punto de partida en la libertad individual lo vuelve distinto del conservadurismo con el que muchas veces se asocia a la derecha política y cultural. Sin embargo, dentro del libertarismo existe el debate frecuente sobre si asociarse o no con el conservadurismo y, a menudo, se rechazan las etiquetas izquierda-derecha tradicionales.

En la década de 1960, Rothbard comenzó la publicación Left and Right, creyendo que el espectro político izquierda-derecha había "quedado totalmente distorsionado", ya que pensó que los conservadores a veces eran más estatistas que los progresistas. Rothbard intentó acercarse a los izquierdistas.[37]​ Los puntos de vista de Rothbard sobre cómo alinear el libertarismo en el concierto de otras fuerzas ideológicas y políticas es tomado en cuenta con especial atención por libertarios y estudiosos del libertarismo en tanto Rothbard es el principal creador del sistema teórico de esta ideología.

Uno de los principales teóricos libertarios y alumno de Rothbard, el filósofo, sociólogo y economista Hans-Hermann Hoppe, en el ensayo Un libertarismo realista es un libertarismo de derecha sostiene que la filosofía libertaria es una teoría del gobierno y la ley y que fuera de esos ámbitos no está equipada teóricamente para tratar otros aspectos de la vida social como por ejemplo los estilos de vida o los valores culturales, por tanto si se entiende a la derecha y la izquierda desde coordenadas culturales el libertarismo es neutral; sin embargo dado que los conservadores culturales, o derechistas, parecen más orientados a cultivar valores y costumbres largoplacistas y que ese largoplacismo es necesario para el desarrollo de un movimiento libertario y una sociedad libertaria sólida, los libertarios por realpolitik deben ser también derechistas o conservadores.[38]

Algunos libertarios rechazan la asociación con la derecha o la izquierda. Leonard Read escribió un artículo titulado Ni izquierda ni derecha: Los libertarios están sobre la degradación autoritaria.[42]

Other Languages
Afrikaans: Libertynisme
العربية: ليبرتارية
asturianu: Libertarismo
Boarisch: Libertarismus
български: Либертарианство
català: Llibertarisme
čeština: Libertarianismus
Deutsch: Libertarismus
Ελληνικά: Ελευθερισμός
Esperanto: Libertarianismo
français: Libertarianisme
interlingua: Libertarianismo
Bahasa Indonesia: Libertarianisme
íslenska: Frjálshyggja
italiano: Libertarianismo
қазақша: Либертаризм
lumbaart: Libertarianism
latviešu: Libertisms
Bahasa Melayu: Libertarianisme
مازِرونی: لیبرترینیسم
Nederlands: Libertarisme
português: Libertarismo
română: Libertarianism
sicilianu: Libbirtarismu
srpskohrvatski / српскохрватски: Libertarijanizam
Simple English: Libertarianism
slovenčina: Libertarianizmus
српски / srpski: Либертаријанизам
Türkçe: Liberteryenizm
українська: Лібертаріанство
Winaray: Libertarismo