Libertario

El término libertario se usa especialmente como adjetivo y se caracteriza por su polisemia. Etimológicamente la palabra libertario significa «partidario de la libertad», y puede ser un antónimo o de autoritario[2]​ lo que dependerá del significado de la palabra «libertad» que se esté usando.

Si bien en sus inicios el uso de la palabra «libertario» era más bien teológico-filosófico en la actualidad el uso de tal palabra mayoritariamente tiende a ser ideológico-político, refiriéndose a su vez a diferentes credos políticos, como son el anarquismo y el libertarismo, que tienen en común alguna forma de antiautoritarismo o de antiestatismo pero desde distintos principios filosóficos y distintas tradiciones históricas. El significado apropiado se puede dilucidar principalmente a través del contexto ideológico, geográfico e histórico en que dicha palabra es utilizada. El término «libertario» no tiene origen en el idioma español, sino que proviene históricamente del idioma inglés y del idioma francés, pasando al español como traducción del inglés «libertarian»[4]

El adjetivo libertario es usado también para referirse a las gestas históricas del independentismo de determinadas naciones, usando el sentido de la palabra como redención o liberación,[9]​ aunque este uso está menos estudiado.

El uso del término en la Historia de las ideas

Antónimo de determinismo

El término «libertario» se utilizó por primera vez por los librepensadores de finales de la Ilustración, refiriéndose a aquellos que creen en el libre albedrío, en oposición al necesitarismo, una filosofía ahora en desuso que postulaba una especie de determinismo.[13]

Sinónimo de anarquista clásico o socialista

Le Libertaire, periódico del movimiento social, Nueva York n° 25, 17 de agosto de 1860.

Posteriormente y en un sentido político, en el XIX, la palabra libertario (del francés libertaire) fue mencionada por Joseph Déjacque en una carta de mayo de 1857 titulada De l'Être-Humain mâle et femelle,[14]​ También usó este término como título de un periódico en francés que él mismo publicó en Nueva York entre junio de 1858 y febrero de 1861, Le Libertaire, Journal du mouvement social, título tomado desde entonces por varias publicaciones ulteriores. Se inspiró en un modelo entonces extendido entre los socialistas utópicos, quienes hacían uso de términos tales como proletario, igualitario, fraternitario, etc.

El término francés se popularizó como un eufemismo de anarquismo en los años 1890, especialmente en el sector editorial, debido a la aprobación de las lois scélérates, cuando las publicaciones anarquistas fueron prohibidas por ley en Francia.[18]​ entre otras.

Esta palabra llega primero al español desde el francés entre finales del siglo XIX e inicios del siglo XX, y se populariza su definición tomada del ideario anarquista. Por ello tenemos que en algún momento del siglo XX el Diccionario de la Real Academia Española recoge la palabra libertario y la define como «que defiende la libertad absoluta y, por lo tanto, la supresión de todo gobierno y de toda ley».[19]

Intento de distinción

Albert Camus, quien se identificó como libertario y rechazó la etiqueta de anarquista.[20]

Según Simon Luck, en su tesis de doctorado en ciencias políticas:[21]

« Con posterioridad, con la aparición de nuevos movimientos contestatarios en la segunda mitad del siglo XX, los términos "anarquista" y "libertario" con frecuencia fueron cada vez más utilizados para designar realidades parcialmente distintas: el vocablo « anarquista » así era reservado a los partidarios de la abolición del Estado, del capitalismo, y de las religiones, mientras que el adjetivo « libertario » era aplicado al conjunto de experiencias militantes alternativas y anti-autoritarias. Pero corresponde señalar que esta distinción marcaba una diferencia semántica mucho más que ideológica y práctica, ya que el conjunto de corrientes entonces se centraba en lo fundamental en los valores esenciales, tales como la igualdad, la autonomía, la promoción de las expresiones personales, y la contestación del funcionamiento de la democracia. »

En los años 1960-70,[26]​ Normand Baillargeon, Ruwen Ogien, Miguel Benasayag, etc.

En la esfera cultural, algunos creadores se identificaron entonces como libertarios, rechazando o alejándose de la etiqueta anarquista: Albert Camus[36]

Sinónimo de individualista filosófico

Existe registro del uso de «libertario» (del inglés libertarian) como sinónimo de «individualista» en filosofía política. Esta definición amplia incluyó tanto a liberales clásicos como a anarcoindividualistas y otros radicales de la libertad individual, sin diferenciar su apoyo a un sistema económico en concreto ni su teoría del Estado, en el contexto de los Estados Unidos de inicios del siglo XX. En 1913 se publica el libro Liberty and the Great Libertarians, una recopilación de diferentes autores «libertarios» en el sentido descrito y realizada por Charles Sprading, donde queda constancia de este uso que fue un antecedente del uso de «libertario» como capitalista y liberal radical en las siguientes décadas - como lo manifiesta Robert LeFevre en 1975.[38]

Partidario de un capitalismo de libre mercado

Portada de The Libertarian Forum, periódico libertario (del inglés libertarian en el sentido promercado) de 1970 fundado por Murray Rothbard.

En la década de los 30 en Estados Unidos los partidarios de Franklin Roosevelt usaron frecuentemente la palabra «liberal» para referirse a ellos mismos, perdiendo el significado tradicional en ese país que se refería a un partidario de los derechos individuales y del libre mercado, la palabra “liberal” en inglés pasó a ser sinónimo de “social-demócrata” por lo que para los «liberales laissez faire» era complicado distinguirse por el nombre.[42]

En el ámbito de las ciencias sociales los términos libertarismo y libertario, se usan como términos que pueden aludir a una reedición radicalizada del liberalismo clásico y en ocasiones cercana a lo que a veces se clasifica como una forma de anarquismo de derecha[47]

El uso de origen anglo de la palabra libertario en el sentido de un partidario de los derechos de propiedad privada o del capitalismo de libre mercado ha quedado plasmado en fuentes académicas internacionales como la Enciclopedia de Filosofía de Stanford, que define que «los libertarios apoyan derechos fuertes de libertad individual y propiedad privada».[56]

Por otra parte, algunos anarquistas de mercado como Jeffrey Tucker defienden rehabilitar el término «liberal» como tradicionalmente había significado.[57]

Other Languages