Ley de Murphy

La tostada siempre cae por el lado de la mantequilla.
Una historia donde se verifica la 'Ley de Murphy': los portones de garajes conviene que tengan sensores.

La ley de Murphy es un enunciado basado en un principio empírico que trata de explicar los hechos acontecidos en todo tipo de ámbitos.[2] Esta frase, que denota una actitud pesimista y resignada ante el devenir de acontecimientos futuros, sería aplicable a todo tipo de situaciones, desde las más banales de la vida cotidiana hasta otras más trascendentes.

Indudablemente es una ley empírica, inspirada en la ley natural conocida como entropía, de la que se consideran con seriedad sus posibilidades,[3] ya que a pesar de lo banal que puede sonar, su espíritu prudente se puede tomar como una forma de memorizar el diseño defensivo y las precauciones frente a los riesgos inminentes en diversas situaciones y ámbitos.

Historia

La ley fue enunciada por Edward A. Murphy Jr. , que trabajó en experimentos con cohetes sobre rieles puestos en práctica por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos en 1949.

Existen diferentes teorías sobre el origen de la ley de Murphy y sobre los detalles de cómo fue formulada inicialmente. Durante el período de 1947–1949 se desarrolló un plan denominado MX100 en campo Muroc (llamado más tarde Base Aérea Edwards) destinado a probar la resistencia humana a las fuerzas G durante una desaceleración rápida. Las pruebas usaban un cohete sobre rieles con una serie de frenos en un extremo.

Las pruebas iniciales usaban un muñeco humanoide, atado a una silla en el trineo, pero las que siguieron fueron hechas con John Paul Stapp, capitán en ese entonces, reemplazando al muñeco. Con esto se cuestionó la precisión de la instrumentación utilizada para medir las fuerzas G que el capitán Stapp experimentaba. Edward Murphy propuso utilizar medidores electrónicos de esfuerzo sujetos al arnés de Stapp para medir la fuerza ejercida sobre ellos por la rápida desaceleración. El asistente de Murphy cableó el arnés y se hizo una primera prueba utilizando un chimpancé. Sin embargo, los sensores dieron una lectura de cero.

Entonces se advirtió que se había producido un error en la instalación: cada sensor se había cableado al revés. En este momento Murphy formuló su famoso enunciado. Según George Nichols, otro ingeniero que estaba presente, Murphy, frustrado, le echó la culpa a su asistente, diciendo: «Si esa persona tiene una forma de cometer un error, lo hará». La versión de Nichols es que la ley de Murphy salió en una conversación entre otros miembros del equipo; fue luego condensada a «Si puede ocurrir, ocurrirá» y llamada la ley de Murphy de forma socarrona por lo que Nichols percibía como arrogancia por parte de Murphy.

Asimismo, hay otras versiones. Algunos, incluyendo a Robert Murphy, el hijo de Edward, niegan la versión de Nichols, y sostienen que la frase se originó por parte de Edward Murphy. De acuerdo con Robert Murphy, la frase de su padre fue algo así como «Si hay más de una forma de hacer un trabajo y una de ellas culminará en desastre, alguien lo hará de esa manera».[4]

De todas formas, la frase salió a la luz pública por primera vez durante una conferencia de prensa en la que a Stapp se le preguntó por qué nadie resultó con heridas de importancia durante las pruebas con el cohete. Stapp replicó que fue porque se tomó en consideración la ley de Murphy. Luego citó la ley y dijo que en general significaba que era importante considerar todas las posibilidades antes de hacer una prueba.

En 1952 se cambió la frase a «Todo lo que pueda salir mal, pasará» en un epígrafe del libro The Butcher: The Ascent of Yerupaja de John Sack; posiblemente el primer uso impreso del nombre de Murphy en relación con la ley está en el libro de 1955 de Lloyd Mallan Men, Rockets and Space Rats. Irónicamente, la frase con la que se suele citar esta ley («Lo que pueda salir mal, saldrá mal»), nunca fue pronunciada por Edward Murphy. En realidad es la Ley de Finagle de los Negativos Dinámicos. Esta frase fue popularizada por el escritor de ciencia ficción Larry Niven en varias historias sobre mineros de asteroides, que tenían una religión y cultura que incluían el miedo y la adoración del dios Finagle y su profeta demente Murphy.

Other Languages
العربية: قانون مورفي
azərbaycanca: Mörfi qanunları
български: Закон на Мърфи
کوردیی ناوەندی: یاساکانی مۆرفی
čeština: Murphyho zákony
English: Murphy's law
Esperanto: Leĝo de Murphy
français: Loi de Murphy
עברית: חוק מרפי
hrvatski: Murphyjev zakon
Bahasa Indonesia: Hukum Murphy
íslenska: Lögmál Murphys
italiano: Legge di Murphy
한국어: 머피의 법칙
Bahasa Melayu: Hukum Murphy
Nederlands: Wet van Murphy
norsk nynorsk: Murphys lov
norsk bokmål: Murphys lov
português: Lei de Murphy
русский: Закон Мерфи
srpskohrvatski / српскохрватски: Murphyjev zakon
slovenščina: Murphyjevi zakoni
српски / srpski: Марфијев закон
svenska: Murphys lag
українська: Закон Мерфі
Tiếng Việt: Định luật Murphy
中文: 摩菲定理
粵語: 梅菲定律