Leonardo Torres Quevedo

Leonardo Torres Quevedo
El eminente sabio español Leonardo Torres Quevedo, de Franzen.jpg
El eminente sabio español Leonardo Torres Quevedo, de Franzen.jpg
Información personal
Nacimiento28 de diciembre de 1852 Ver y modificar los datos en Wikidata
Santa Cruz (Molledo), Cantabria, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento18 de diciembre de 1936 Ver y modificar los datos en Wikidata (83 años)
Madrid, España Ver y modificar los datos en Wikidata
NacionalidadEspañola Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
CónyugeLuz Polanco y Navarro
Educación
Alma máterEscuela Oficial del Cuerpo de Ingenieros de Caminos
Información profesional
OcupaciónMatemático, ingeniero, esperantista e informático teórico Ver y modificar los datos en Wikidata
ÁreaAeronáutica, automatización, ingeniería y matemáticas Ver y modificar los datos en Wikidata
EmpleadorJunta para Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas
Academia de Ciencias de París
Miembro de
Distinciones
[editar datos en Wikidata]

Leonardo Torres Quevedo (Santa Cruz de Iguña, Molledo, Cantabria, 28 de diciembre de 1852Madrid, 18 de diciembre de 1936) fue un matemático, ingeniero de caminos e inventor español de finales del siglo XIX y principios del XX.

Biografía

Nació el 28 de diciembre de 1852, en Santa Cruz de Iguña, en Molledo, Cantabria. Su padre, Luis Torres Vildósola y Urquijo, era ingeniero de caminos en Bilbao, donde ejercía de ingeniero de ferrocarriles. La familia residía normalmente allí, aunque también pasaban largas temporadas en el solar materno en La Montaña cántabra, sobre todo cuando el padre dirigió la construcción del puente del ferrocarril de Santander a Alar del Rey.[3]

Estudió el bachillerato en el Instituto de Enseñanza Media de Bilbao y más tarde fue a París, al Colegio de los Hermanos de la Doctrina Cristiana, a completar estudios durante 2 años (1868 y 1869).[3]​ Una vez se levantó el sitio de Bilbao, el 2 de mayo de 1874, volvió junto a su hermano a Madrid, donde finalizó sus estudios en 1876, siendo el cuarto de su promoción.

Comenzó a ejercer su carrera en la misma empresa de ferrocarriles en la que trabajaba su padre, pero emprendió enseguida un largo viaje por Europa para conocer de primera mano los avances científicos y técnicos, sobre todo en la incipiente área de la electricidad.[1]

Estatua a Torres Quevedo en el Museo de Aeronáutica y Astronáutica de España (2010).

En 1889 se instaló en Madrid, participando de su vida social, literaria y científica.[3]

De las labores que en estos años llevaba a cabo el Ateneo se creará en 1901 el Laboratorio de Mecánica Aplicada, más tarde de Automática, del que fue nombrado director; el laboratorio se dedicó a la fabricación de instrumentación científica.[6]​ Entre los trabajos del laboratorio caben destacar el cinematógrafo de Gonzalo Brañas, el espectrógrafo de rayos X de Cabrera y Costa, y el micrótomo y panmicrótomo de Santiago Ramón y Cajal.

En 1902 presenta una memoria con anteproyecto de globo dirigible a las Academias de Ciencias de Madrid y París y en 1903 la patente del telekino. En 1910 viaja a Argentina con la infanta Isabel para proponer en el Congreso Internacional Americano la constitución de la Unión Hispanoamericana de Biografía y Tecnología Científicas.[3]

En 1916 se inaugura su transbordador sobre el río Niágara y el rey Alfonso XIII le impone la Medalla Echegaray;[3]

Fue un decidido partidario del idioma internacional esperanto, que apoyó, entre otros lugares, en el Comité de Cooperación Cultural de la Sociedad de Naciones. Murió en su casa de la calle de Válgame Dios,[10]