Lengua natural

El término lengua natural designa una variedad lingüística o forma de lenguaje humano con fines comunicativos que está dotado de una sintaxis y que obedece supuestamente a los principios de economía y optimidad. Las lenguas naturales están basadas usualmente en un sistema de signos sonoros aunque algunas pueden estar basadas en signos gestuales.

En la sociolingüística, el término lengua natural también se utiliza a veces como lengua étnica en contraposición a las lenguas planificadas (como el esperanto). La lengua étnica evoluciona enmarcada por una cultura de hablantes nativos que utilizan dicha lengua con una finalidad comunicativa. De esta forma, se distingue entre idiomas tales como el chino mandarín, el español y el inglés, las cuales son lenguas étnicas; y el esperanto, ido, interlingua, a las cuales se les denomina lenguas planificadas. Sin embargo, una lengua planificada también puede adquirir una cultura y hablantes nativos, como es el caso del esperanto. Además, formalmente las lenguas planificadas y las lenguas étnicas pueden cumplir igualmente con los requisitos de poseer sintaxis y principios de economía que las hagan aptas para la comunicación humana general.

Características de las lenguas naturales

El lingüista Charles F. Hockett habla de quince rasgos definitorios de la lengua:

  1. Modo de comunicación: es el canal vocal-auditorio el principal en el lenguaje humano (se produce el mensaje con la boca y se recibe con el oído). También puede darse el canal manual-visual.
  2. Transmisión difundida y recepción dirigida: en el habla se emite un mensaje que se expande en todas direcciones y que puede ser escuchado por cualquiera; sin embargo, el sistema auditivo humano permite la identificación del lugar de donde proviene.
  3. Transitoriedad: el mensaje humano es temporal; las ondas se devanecen y el mensaje no persiste ni en el tiempo ni en el espacio.
  4. Desarrollo interlocutivo o intercambiabilidad: un hablante, en condiciones normales, puede tanto emitir como recibir mensajes.
  5. Retroalimentación total: el hablante puede escucharse a sí mismo en el preciso instante que emite un mensaje. Esto es importante para la realización correcta del habla.
  6. Especialización: los órganos que intervienen en el habla, aparte de servir para sus funciones fisiológicas correspondientes, están especializados para el habla.
  7. Semanticidad: la señal se corresponde con un significado en particular. Es un elemento fundamental de cualquier método de comunicación.
  8. Arbitrariedad: no existe correlación entre la señal y el signo. Por ejemplo, los fonemas que crean la palabra nada en sí mismos no tienen relación alguna con ese concepto; en croata, por ejemplo, nada significa esperanza. No hay razón alguna para que el concepto carencia de algo debiera ser «nada» y no cualquier otra combinación de fonemas.
  9. Discreticidad: las unidades básicas son separables, sin haber una transición gradual. Un oyente puede oír o «t» o «d», e independientemente de que lo escuche bien distinguirá o una u otra, sin escuchar una mezcla de ambas.
  10. Desplazamiento: puede hacerse referencia a situaciones u objetos que no se sitúan por deíxis, en el «aquí y ahora», es decir, separados por el tiempo o distancia, o incluso sobre cosas que no existen ni han existido.
  11. Doble articulación o dualidad: existe un nivel o segunda articulación en el que los elementos no poseen significado pero sí distinguen significado ( fonema), y otro nivel o primera articulación en el que estos elementos se agrupan para tener significado ( morfema). Los elementos de la segunda articulación son finitos, pero pueden agruparse de infinitas maneras.(Cf. Hjelmslev).
  12. Productividad: las reglas de la gramática permiten la creación de oraciones nuevas que jamás han sido creadas, pero que pueden ser entendidas. (Cf. competencia lingüística, gramática generativa, Chomsky).
  13. Transmisión cultural: el lenguaje humano es un producto de una evolución histórica y se transmite entre generaciones. Cf. cambio lingüístico, gramática histórica). Es posible que no se dé en el resto de formas de comunicación no humanas.
  14. Prevaricación: el mensaje puede ser intencionadamente falso.(Cf. máximas conversacionales, Grice).
  15. Función metalingüística: el lenguaje humano permite referirse a sí mismo; se puede decir que «altar» es una palabra masculina, y no se está haciendo referencia alguna al objeto, sino a la palabra en sí.
Other Languages
Afrikaans: Natuurlike taal
العربية: لغة طبيعية
български: Естествен език
brezhoneg: Yezh naturel
Esperanto: Natura lingvo
français: Langage naturel
עברית: שפה טבעית
hrvatski: Prirodni jezik
Bahasa Indonesia: Bahasa alami
日本語: 自然言語
la .lojban.: rarbau
한국어: 자연어
македонски: Природен јазик
Bahasa Melayu: Bahasa sejadi
Mirandés: Lhéngua
Nederlands: Natuurlijke taal
norsk bokmål: Naturlig språk
português: Língua natural
română: Limbaj natural
Kinyarwanda: Ururimi
srpskohrvatski / српскохрватски: Prirodni jezik
Simple English: Natural language
slovenčina: Prirodzený jazyk
српски / srpski: Природни језици
Kiswahili: Lugha asilia
українська: Природна мова
Tiếng Việt: Ngôn ngữ tự nhiên
中文: 自然语言