Lengua construida

La bandera Conlang, un símbolo de la lenguaje creado creado por los suscriptores de la lista de correo conlang que representa la torre de Babel en contra de un sol naciente[1]

Una lengua construida, también llamada idioma artificial, ideolengua o conlang, es un idioma que ha sido total o parcialmente construido, planeado o diseñado por seres humanos a partir del estudio de las lenguas naturales —los lenguajes de programación son lenguajes formales y no son considerados ideolenguas porque no son idiomas;.[2] tampoco se considera ideolengua a la evolución histórica y, por lo tanto, no planeada conscientemente, de cualquier lengua natural—.

Las motivaciones que impulsan el surgimiento de estas lenguas no naturales son básicamente dos:

  • Racionalizar la comunicación humana mediante lenguas perfeccionadas en aspectos donde las lenguas naturales son ambiguas, plagadas de excepciones, desacordes con la lógica, irregulares, etc. Tras este objetivo están ideolenguas como el lojban, estructurado sobre la lógica de predicados. Dentro de esta racionalización también se inscribe la búsqueda de lenguas auxiliares aptas para la comunicación internacional, como es el caso del esperanto, y de interlingua. Algunas veces también se persigue la neutralidad cultural de las lenguas auxiliares, como es el caso del mencionado lojban.[3]
  • Motivos estéticos, artísticos o lúdicos. En este apartado se inscriben lenguas como el Simlish de los Sims, las desarrolladas por J. R. R. Tolkien para sus sagas épicas de ficción literaria, como el quenya, el sindarin o el idioma klingon creado por el lingüista norteamericano Marc Okrand para los estudios Paramount Pictures, como idioma vernáculo de la raza klingon en el universo de Star Trek.[5]

El término español ideolengua fue propuesto por A. Condori[ cita requerida] en 2000 para traducir el término conlang (Constructed Language) y ha tenido cierta extensión en la red desde entonces.

Clasificación de las lenguas artificiales

La mayor parte de las lenguas artificiales pueden dividirse en tres grupos:

  1. Lenguas artísticas o ficcionales, creadas con propósitos estéticos o de entretenimiento. Es precisamente a esta categoría a la que usualmente se le ha aplicado en español la categoría de ideolengua.
  2. Lenguas auxiliares, que pretenden la comunicación entre personas.
  3. Lenguas experimentales, las cuales pueden ser filosóficas o lógicas.[6]

Una clasificación más detallada incluye varios factores, tales como su intención de uso, su propósito de creación y el origen del vocabulario y la gramática.

Por su intención de uso

Las lenguas construidas pueden dividirse en dos grandes grupos según su intención de uso: lenguas auxiliares y lenguas ficticias. Las primeras buscan ser un medio de comunicación real entre seres humanos, mientras que las segundas son habladas por personajes ficticios surgidos de la imaginación u obra del autor de la lengua, sin pretender que sean habladas por personas reales.[7]

Estos propósitos pueden subdividirse:

Por su propósito de creación

Inventar una lengua puede tener propósitos utilitarios o creativos. Entre los propósitos utilitarios se encuentran el propósito de la comunicación universal, la exploración de formas de comunicación, lenguajes secretos, la ambientación de un escenario de ficción, etc. Entre los propósitos creativos, aquellos inmersos dentro de una creación mayor (p.ej. las lenguas de la Tierra Media como el quenya, de J. R. R. Tolkien) o aquellos que existen per se.

Otro buen número de lenguas ficcionales han sido creadas por lingüistas aficionados, lo cual ha servido tanto de entretenimiento como una manera de comprender ciertos aspectos de la teoría lingüística.

Si bien las lenguas auxiliares suelen tener un propósito utilitario y los idiomas ficticios acostumbran tener un propósito creativo, esta relación dista de ser unívoca, pues una lengua auxiliar puede provenir de la intención creativa del autor.

Una diferencia entre el idioma klingon, creado por Marc Okrand para el universo de Star Trek, y el sindarin, creado por J. R. R. Tolkien para el universo de la Tierra Media, es que el primero tiene un propósito utilitario, ya que los productores querían una lengua original y diferente para los klingons, mientras que Tolkien inventó sus lenguas, características de la Tierra Media, para ambientar sus lenguajes, tal como lo describe en su carta El vicio secreto. Esto no demerita la posible calidad artística de la obra de Okrand ni minimiza la creatividad que desarrolló en su creación.

En Eurovisión, se ha llegado a usar tres veces un idioma artificial. Dos veces, los usó Bélgica (en 2003 y 2008) aunque de distinto «idioma», nunca teniendo un vocabulario desarrollado y sólo usado en la canción, poniendo en duda algún significado concreto o traducción a algún idioma. Lo mismo sucedió con los Países Bajos en 2006.

Las lenguas auxiliares parten de un problema, el cual puede resolverse mediante un idioma diseñado para ese propósito, mientras que los idiomas ficticios surgen de la inquietud de su creador.

Por su origen

Las lenguas artificiales suelen dividirse en dos tipos de según el origen de su vocabulario o su gramática: a priori y a posteriori. Una lengua a priori es aquella cuya gramática y/o vocabulario son creados o inventados sin referencia a alguna lengua natural. Una lengua a posteriori es aquella en la cual su gramática y su vocabulario se derivan de una o varias lenguas existentes.

Ejemplos de lenguas artificiales a priori

An essay toward real character, and a philosophical language.

El lojban es una lengua con gramática y vocabulario a priori, pues si bien sus morfemas básicos proceden de elementos comunes o combinados de los cinco idiomas más hablados ( chino, inglés, español, hindi y árabe), estos son reconstruidos según las normas fonéticas y gramaticales que se prescriben. Esto, junto con el hecho de que su gramática busca parecerse a la lógica simbólica, es completamente apriorístico.

La Lengua universal de Sotos Ochando también son idiomas a priori, y diversos intentos de lenguas filosóficas como los de John Wilkins (Essay towards a Real Character, and a Philosophical Language, 1668) y George Dalgarno (Ars Signorum, 1661).

Ejemplos de lenguas a posteriori

Las lenguas a posteriori se pueden clasificar en esquemáticas y naturalistas. Esquemáticas son las que toman los elementos básicos de la lengua desde las lenguas naturales y son regularizados según un esquema predeterminado. Son naturalistas cuando tratan de no ser muy diferentes a las lenguas naturales, sobre todo en su vocabulario, sino algo similar para facilitar su entendimiento rápido, aún sacrificando en parte la regularidad.

El proceso de selección de vocabulario puede ser más o menos sistemático. La interlingua de IALA utiliza un proceso sistemático de selección basado en cuatro lenguas básicas y dos lenguas de control. Es adoptada toda palabra común a por lo menos tres de los idiomas básicos: español, francés, inglés e italiano y si sólo es común a dos de estos idiomas, toma el alemán y el ruso como control para decidir qué palabra adoptar.

El esperanto es también una lengua a posteriori a pesar de no tener un sistema mecánico para seleccionar el vocabulario y de que contiene varios elementos inventados o a priori.

Entre las lenguas ficcionales y ficticias, existen también dos tipos de lenguas a posteriori.

Del primer grupo es ejemplo Tolkien, quien definió una familia de lenguas partiendo de una lengua madre (a priori) y derivando lenguas hijas utilizando procesos de derivación similares a los naturales. Estas lenguas derivadas son por ello a posteriori. Este proceso de derivación se ha aplicado a lenguas existentes para crear «idiomas del futuro» o lenguas ficcionales, como el brithenig, que sería la lengua que hablarían en el oeste de Inglaterra si el latín hubiera sobrevivido hasta nuestros días.

Ejemplo del otro tipo de lenguas ficcionales a posteriori es el recurso utilizado en La Guerra de las Galaxias, que consiste en usar elementos de gramática y vocabulario de lenguas indígenas poco conocidas, para después combinarlos en formas poco reconocibles.

Un tipo especial de lenguas a posteriori son las lenguas controladas, que son adaptaciones de idiomas naturales buscando una gramática simple y un vocabulario reducido para permitir que más personas, que no sean hablantes nativos del idioma base, puedan con poco estudio leer o escuchar textos en la lengua controlada, como por ejemplo el inglés básico. Otro ejemplo es el Anglo Rom una lengua recientemente inventada cuyo vocabulario se construye partiendo de las raíces del latín y que se rige por solo 19 reglas.

Other Languages
Afrikaans: Kunsmatige taal
العربية: لغة مصطنعة
azərbaycanca: Süni dil
беларуская: Штучная мова
беларуская (тарашкевіца)‎: Штучныя мовы
български: Изкуствен език
brezhoneg: Yezh kalvezadel
čeština: Umělý jazyk
dansk: Kunstsprog
Ελληνικά: Τεχνητή γλώσσα
eesti: Tehiskeel
Frysk: Keunsttaal
hrvatski: Umjetni jezici
interlingua: Lingua artificial
Bahasa Indonesia: Bahasa buatan
日本語: 人工言語
la .lojban.: runbau
Basa Jawa: Basa damelan
한국어: 인공어
Кыргызча: Жасалма тилдер
lietuvių: Dirbtinė kalba
Malagasy: Fiteny foronina
македонски: Вештачки јазик
Bahasa Melayu: Bahasa buatan
Dorerin Naoero: Edorer it eman
Nederlands: Kunsttaal
norsk nynorsk: Kunstig språk
norsk bokmål: Kunstig språk
Papiamentu: Idioma artifisial
Piemontèis: Lenghe artifissiaj
português: Língua artificial
Runa Simi: Wallpasqa simi
саха тыла: Оҥоhуу тыл
srpskohrvatski / српскохрватски: Planski jezici
Simple English: Constructed language
slovenčina: Umelý jazyk
slovenščina: Umetni jezik
српски / srpski: Плански језици
Seeltersk: Stilkene Sproake
Kiswahili: Lugha ya kuundwa
ślůnski: Sztuczno godka
Türkçe: Yapay dil
українська: Штучна мова
oʻzbekcha/ўзбекча: Sunʼiy tillar
Volapük: Pük mekavik
中文: 人工語言
Bân-lâm-gú: Jîn-chō giân-gú
粵語: 人造語言