Lengua aislante

Mapa donde se muestra la ocurrencia de lenguas aislantes (blanco), principalmente en el sureste asiático y Oceanía. El mapa se basa en una amplia muestra tipológicamente equilibrada.

En tipología lingüística se llama lengua aislante o analítica a aquellas donde las palabras tienden a ser monoformáticas y presentan ninguno o muy pocos procedimientos derivativos o flexivos, por lo que las palabras complejas son casi siempre el resultado de composición.

El moderno chino estándar, las lenguas tai-kadai y las lenguas austronesias son ejemplos ilustrativos de lenguas aislantes.[3]​ (nótese que es incorrecto afirmar que todas las palabras de las lenguas aislantes constan de un solo morfema puesto que, tanto en chino como en tai, existen numerosos ejemplos de palabras polisilábicas formadas por composición).

Las lenguas aislantes o analíticas representan el tipo complementario de las lenguas sintéticas (ya sean aglutinantes o fusionantes). Las bases de datos útiles para la comparación tipológica sugieren que menos de un 14 % de las lenguas del mundo son aislantes.

Introducción

El chino hablado es el ejemplo representativo de lengua analítica más ampliamente mencionado. Para ilustrar su carácter aislante puede citarse el siguiente ejemplo:

(1)
朋友
de péngyou men dōu yào chī dàn
Yo POSESIVO amigo PL todo querer comer huevo
'Todos mis amigos quieren comer huevos' [='Mis amigos todos quieren comer huevos']

Tal y como se observa en el ejemplo arriba indicado, casi siempre se corresponde una sílaba con un concepto. Si comparamos el chino y el español, se observa que el español no comparte las características analíticas del chino, ya que el español emplea bastantes sufijos para marcar, por ejemplo, número/-s/ y género /-o/ en sustantivos y determinantes; persona en determinantes y verbos; así como en el verbo marcan aspecto, número, modo y tiempo. Si comparamos la oración del ejemplo en chino y su traducción al inglés (All my friends want to eat eggs.), se observa que aunque el inglés es una lengua algo analítica (bastante más que el español), también contiene algunos rasgos aglutinantes, tales como el morfema flexivo -/s/ para marcar el plural en los sustantivos "friend-s" y "egg-s".

En el Sudeste Asiático existen muchas otras familias de lenguas que también son aislantes y analíticas, como por ejemplo las lenguas tai y el vietnamita. Cuando una lengua analítica se compara con una lengua altamente sintética, por ejemplo el alemán, el contraste es evidente:

Der Mann Die Männer
«El».masculino.nominativo.singular «hombre».singular «Los».nominativo.plural «hombres».plural

En el ejemplo se observa que el morfema alemán «Der» se corresponde simultáneamente con cuatro conceptos distintos, y el morfema «Die» se refiere a tres conceptos (el alemán no distingue género en plural), pero las normas que establecen la relación entre «der» y «die» de esta forma son bastante arbitrarias¹, lo cual provee una naturaleza fusional a este conjunto de morfemas. Además, la palabra «Männer» se corresponde con dos conceptos y se relaciona con la palabra «Mann» tanto mediante la marca de plural /-er/ como con el proceso de umlaut que cambia la vocal «a» por la «ä» en muchos plurales de la lengua alemana. De esta manera, la formación de plurales en alemán está gobernada por una norma de carácter flexivo. Como conclusión, se puede decir que la tipología lingüística del alemán se encuentra entre las lenguas aglutinantes y las lenguas fusionales.

¹Además, los morfemas "der" y "die" también pueden ser artículo determinado femenino singular, dependiendo del caso.

Other Languages