Lealismo en Úlster

Mural lealista en Belfast, dedicado a S.M. la Reina Madre de Inglaterra, demostrando su deseo de pertenecer al Reino Unido para siempre.

En la nación constitutiva británica de Irlanda del Norte, el término lealismo refiere una ideología que se opone a la unificación de la isla de Irlanda en un solo Estado. Los seguidores del lealismo son casi todos protestantes nativos de Irlanda del Norte, región constituida por seis condados de la provincia histórica irlandesa del Ulster. Según varias fuentes, el lealismo es parte de una ideología mayor, el unionismo, con la distinción de que se trata de un fenómeno político prevalente en las clases obreras protestantes (hay unionistas católicos) y que pretende utilizar métodos más violentos para lograr los mismos fines que el anterior.[2]

Raíces

El lealismo es uno de los resultados del Tratado Anglo-Irlandés de 1921, por el que la isla de Irlanda quedaba dividida entre Irlanda del Sur (luego Estado Libre Irlandés; desde 1949 República de Irlanda) e Irlanda del Norte. De los 32 condados de la isla, 26 constituyeron Irlanda del Sur, debido a la amplia mayoría de irlandeses católicos con simpatías nacionalistas y republicanas. Como efecto directo, los protestantes del Sur emigraron al Ulster, donde su presencia estaba más concentrada. Seis condados del Ulster ( Armagh, Antrim, Down, Fermanagh, Londonderry y Tyrone) quedaron según el tratado bajo el gobierno directo de la corona británica, si bien tenían un parlamento propio. En el Ulster, el extendido sectarismo entre los protestantes y sus vecinos católicos se agudizó gradualmente debido a un sistema político y económico desigual que desfavorecía a estos últimos. Las divisiones se extendieron a muchos aspectos de la vida diaria de los norirlandeses. Como resultado, en el 2004 un 90% de los alumnos de escuela primaria aún estudiaban en instituciones segregadas.[3] En el parlamento norirlandés, la mayoría de los protestantes eran unionistas y apoyaron el sistema discriminatorio en la sociedad de Irlanda del Norte, que se reflejaba en fenómenos como el gerrymandering o el sufragio censitario.

Los inicios del unionismo y lealismo

Un ejemplo importante para entender el fenómeno fue la elección del primer jefe de ministros Sir James Craig, Vizconde de Craigavon, en 1921. El Vizconde organizó en 1913, antes de la Guerra anglo-irlandesa, una milicia de militantes protestantes unionistas llamada los Voluntarios del Ulster (UV; también conocida como la Fuerza Voluntaria del Ulster), en respuesta contra la formación de los Voluntarios Irlandeses ( gaélico:Óglaigh na hÉireann), organización precursora del Ejército Republicano Irlandés ( IRA). Los Voluntarios buscaban métodos para disuadir al gobierno británico en Londres de que aprobara las propuestas del autonomía en la isla de Irlanda, incluso mediante envíos de armas y municiones del Imperio Alemán en 1914.[4]

El hecho de que los unionistas estuvieran dispuestos a aprovechar incluso la ayuda de Alemania, que era en aquel periodo el mayor rival de la Gran Bretaña, da testimonio de la existencia de un movimiento radical contra el republicanismo, independientemente de la influencia de del gobierno londinense o la corona. UV, una fuerza que tenía la bendición explícita de algunos políticos del Partido Conservador del Reino Unido, como Andrew Bonar Law, fue el precursor de los grupos paramilitares protestantes en Irlanda del Norte, tanto de los unionistas moderados como de los lealistas. La Ulster Special Constabulary (USC; o 'B' Specials como fueron apodados) fue una fuerza reserva de policías formada casi enteramente por veteranos de los Voluntarios del Ulster.[5]

Other Languages
Gaeilge: Dílseachas
norsk bokmål: Lojalisme (Irland)
srpskohrvatski / српскохрватски: Ulsterski unionizam