Lazzaro Spallanzani

Lazzaro Spallanzani
Spallanzani.jpg
Nacimiento 11 de enero de 1726
Fallecimiento 11 de febrero de 1799
Residencia Ducado de Módena
Nacionalidad Flag of Italy.svg  Italiano
Campo Biología, Embriología
Abreviatura en botánica Spall.
Creencias religiosas catolicismo
[ editar datos en Wikidata]

Lazzaro Spallanzani ( Scandiano, provincia de Reggio Emilia, Italia, 1729 - Pavía, 1799) fue un naturalista y sacerdote católico que ejerció como profesor de física y matemática en la Universidad de Reggio Emilia en 1757,[2]

Según menciona Paul de Kruif, Lazzaro fue hijo de un abogado quien quería que su hijo siguiera sus pasos. A pesar de que Spallanzani tenía otros intereses parecía no tener intenciones de desobedecer a su padre. Aun así no abandonó sus trabajos científicos. Según se dice en los Cazadores de Microbios una charla con Vallisnieri permitió que el padre de Lazzaro aceptara mandarlo a la Universidad de Regio, Italia para iniciar sus estudios en ciencias.

Fue ahí donde:

“Spallanzani, libre ya del horror del porvenir interminable entre embrollos jurídicos, se lanzó con ardor a la tarea de recoger los conocimientos más diversos, a poner a prueba toda clase de teorías, a desacatar todas las autoridades por famosas que fuesen, y frecuentó el trato de todo género de personas, desde obesos obispos, funcionarios y profesores, hasta actores extranjeros y juglares.”[3]

Este mismo autor menciona en el capítulo 2, comparándolo con Leeuwenhoek, que este último era más cuidadoso en sus experimentos, sin embargo el primero fue más persistente. Otros estudios contemporáneos hacen esta misma indicación sobre Spallanzani, demostrando cómo su falta de cuidado afectó algunos de sus trabajos y sus conclusiones.

Gracias a sus investigaciones le dieron el nombre de " de biólogos".[4] Era una persona de múltiples intereses científicos que investigó:

Generación espontánea

John Turberville Needham uno de los grandes rivales de Spallanzani y con quien sostuvo una gran disputa por el tema de la generación espontánea.

Le apasionó el problema de la regeneración espontánea de partes del cuerpo de anfibios y de reptiles aunque no pudo llegar a conclusiones satisfactorias, sobre todo no pudo explicar el por qué no sucedía lo mismo en el ser humano y en otros animales[ cita requerida].

Continuando el estudio de Redi, Spallanzani demostró que no existe la generación espontánea de la vida, abriendo camino a Pasteur. En 1769, tras rechazar la teoría de la generación espontánea, Spallanzani -que también era sacerdote- diseñó experimentos para refutar los realizados por otro sacerdote católico, el inglés John Turberville Needham, que había calentado y seguidamente sellado caldo de carne en diversos recipientes; dado que se habían encontrado microorganismos en el caldo tras abrir los recipientes, Needham creía que esto demostraba que la vida surge de la materia no viviente. No obstante, prolongando el periodo de calentamiento y sellando con más cuidado los recipientes, Spallanzani pudo demostrar que dichos caldos no generaban microorganismos mientras los recipientes estuvieran sellados.[5]

La disputa entre Needham y Spallanzani fue larga y enconada, pues el inglés afirmaba que las cocciones del italiano destruían el espíritu vital y Spallanzani demostró que lo único que la cocción destruía eran las esporas de las bacterias, no un principio de vida de índole místico.[6]

Other Languages