Layo

En la mitología griega, el rey Layo (en griego antiguo Λάϊος, Láïos, «zurdo» o «del pueblo»)[1] de Tebas era un héroe divino y un personaje clave en el mito de la fundación de Tebas.

Orígenes

Hijo de Lábdaco, fue criado por el regente Lico, después de la muerte de su padre. Cuando se hizo mayor intentó ocupar el trono, pero sus primos segundos, Anfión y Zeto, usurparon el poder. Layo fue expulsado de Tebas y el rey Pélope de Pisa, un reino vecino, le dio asilo.

Pélope le confió a su hijo Crisipo y le pidió que le enseñase el arte de conducir caballos. Layo quedó prendado del joven y un día lo raptó y violó. Según una versión, Crisipo se suicidó por la vergüenza infligida; según otra, Hipodamía, su madre, mandó a sus medio-hermanos que lo asesinaran. Al darse cuenta de lo ocurrido, Pélope arrojó sobre Layo la maldición de Apolo, por la cual declara que tu estirpe se exterminará a sí misma.[2] En Grecia, luego se conoció como el "Crimen de Layo".

Other Languages
беларуская: Лай
български: Лай
català: Laios
čeština: Láios
dansk: Laios
Deutsch: Laios
English: Laius
Esperanto: Laio
eesti: Laios
فارسی: لایوس
suomi: Laios
français: Laïos
Bahasa Indonesia: Laios
italiano: Laio
日本語: ラーイオス
ქართული: ლაიოსი
한국어: 라이오스
Latina: Laius
Nederlands: Laios
norsk bokmål: Laios
polski: Lajos
português: Laio
română: Laios
русский: Лай
srpskohrvatski / српскохрватски: Laj
slovenčina: Laios (syn Labdaka)
српски / srpski: Лај
svenska: Laios
Türkçe: Laios
українська: Лаій