Laura Montoya

Laura Montoya
Beata Madre Laura.JPG
Misionera, fundadora de la Congregación Misioneras de María Inmaculada y de Santa Catalina de Siena.
Santa, madre de los Indios de América y fundadora de las Lauritas
Nombre María Laura de Jesús Montoya Upegui
Nacimiento 26 de mayo de 1874
Bandera de Colombia Jericó, Colombia
Fallecimiento 21 de octubre 1949 (75 años)
Bandera de Colombia Medellín, Colombia
Venerada en Iglesia católica
Beatificación 25 de abril de 2004[1] por el papa Juan Pablo II
Canonización 12 de mayo de 2013[2] por el papa Francisco
Festividad 21 de octubre
Patronazgo Personas que sufren de la discriminación racial, huérfanos, Congregación de las Misioneras de María Inmaculada y de Santa Catalina de Siena.
[ editar datos en Wikidata]

María Laura de Jesús Montoya Upegui ( Jericó, Departamento de Antioquia, Colombia, 26 de mayo de 1874 - Medellín, Colombia, 21 de octubre 1949), mejor conocida como Madre Laura, fue una educadora y misionera católica fundadora de la Congregación de las Misioneras de María Inmaculada y de Santa Catalina de Siena.

En 2004 fue declarada beata de la Iglesia católica habiéndose conocido un milagro obrado por intercesión suya. En diciembre de 2012 se dio a conocer el veredicto por parte del grupo de evaluación del proceso de su canonización, según el cual, un segundo milagro fue obrado por intercesión suya, con lo que se completaron los requerimientos para su declaración como santa, lo que la convirtió en la primera santa de nacionalidad colombiana. El papa Francisco inscribió su nombre en el libro de los santos mediante la fórmula canónica en solemne concelebración eucarística en la plaza de San Pedro el 12 de mayo de 2013.[3]

Biografía

Laura Montoya, "La Madre Laura" nació en Jericó, ( Antioquia), Colombia, el 26 de mayo de 1874. Fue bautizada el mismo día de su nacimiento con el nombre de María Laura de Jesús.[6]

Este hecho, ocasionó una difícil situación económica en su familia.[9]

Jericó fue el pueblo donde nació en el año 1874.
Medellín fue la ciudad donde la Madre Laura vivió sus últimos años y posteriormente falleció.

Educación

Debido a la precaria situación económica de su madre, Laura fue dejada en un hogar de huérfanos en Robledo (actualmente comuna 7 de la ciudad de Medellín) el cual era dirigido por su tía María de Jesús Upegui, religiosa fundadora de la Comunidad de Siervas del Santísimo y de la Caridad.[8]

Al año siguiente se marchó a habitar en una finca de San Cristóbal al cuidado de su tía enferma. Mientras estaba allí se entregó a las lecturas espirituales que despertaron el deseo de hacerse religiosa carmelita.[11]

La muerte de su abuelo empeoró la situación financiera de la familia. Cuando Laura tenía 16 años, la familia decidió que ella debía hacerse maestra para ayudar económicamente a su madre y hermanos.[11]

Experiencia docente

Panorámica de Amalfi, municipio en donde Laura vivió parte de su niñez e inició su carrera como maestra.

Se dedicó a formar jóvenes dentro de la fe cristiana y católica en diferentes escuelas públicas del departamento de Antioquia. Su primera experiencia docente fue en Amalfi, en donde fue nombrada directora de la Sección Superior de la Escuela municipal, según el decreto 234 de enero de 1894.[13]

Finalmente, algunos opositores a la formación religiosa interpusieron una queja ante la gobernación del departamento, a la cual la gobernación dio respuesta en favor de Laura, apoyada por el secretario de Instrucción Pública Pedro A. Restrepo, quien la conocía muy bien desde su paso por la Normal de Medellín.[8] La guerra civil de 1895 obligó al cierre de las escuelas del departamento, lo cual forzó a Laura a mantener únicamente las clases preescolares en su propia casa.

En agosto de 1895 fue nombrada maestra en la Escuela Superior Femenina de Fredonia.[14] La apertura de otro Colegio de señoritas en Fredonia por parte del cura del pueblo propició un reto para Laura que no llegó a afectar su buen desempeño en la Escuela Superior Femenina, pues terminó siendo preferida por la población. El 23 de febrero de 1897 fue trasladada a Santo Domingo. Allí decidió dar catolicismo a los niños en el campo. Mientras desarrollaba su carrera pedagógica, cultivó la mística profunda y la oración contemplativa.

Debido a su experiencia docente, su prima Leonor Echavarría le ofreció colaborar en la dirección del recién inaugurado Colegio de la Inmaculada en Medellín.[4]

Tras el cierre del colegio, Laura fue nombrada maestra de la escuela de La Ceja en donde estuvo por un poco tiempo y en 1907 la población le solicitó fundar un colegio en Marinilla.[16]

Retrato de la Madre Laura exhibido en la Basílica de San Pedro el día de su canonización.

Misionera religiosa

A la edad de 39 años, Laura decidió trasladarse a Dabeiba en compañía de 6 catequistas con la aprobación del obispo de Santa Fe de Antioquia, monseñor Maximiliano Crespo Rivera, para trabajar con los indígenas Emberá Katíos.[9]

Practicó la literatura, escribió más de 30 libros en los cuales narró sus experiencias místicas con un estilo comprensible y atractivo.[22]

Other Languages