Latencia (DTV)

En el ámbito de la televisión digital, el retardo introducido por el procesado de señales de audio y vídeo es conocido como latencia. La latencia es una consecuencia ineludible en el uso de tecnologías digitales involucradas en la creación de audio y vídeo. El hecho de muestrear y digitalizar señales de audio o vídeo introduce un retardo temporal. En televisión digital, este retardo no hace más que incrementarse a través de la cadena de producción/ postproducción/ emisión y recepción.

Diagrama general de un sistema de codificación-decodificación de TV

En los sistemas completamente digitales se tiene también el problema que el retardo de la señal de audio y el de la señal de vídeo son distintos. Se trata, pues, de una latencia relativa.

Retardos de procesado y compresión/descompresión

Con el incremento de la digitalización de la televisión acaecido en las últimas dos décadas, se han podido observar, cada vez más, los efectos de estos retardos temporales o latencias. En el transcurso de unos años, mientras se incrementaba el uso del procesado digital aplicado al vídeo, el audio se mantuvo en el dominio analógico. Así, por ejemplo, cuando el vídeo estaba sincronizado por frames o cuando se empezaron a realizar efectos de vídeo digitales, se introdujeron retardos en la señal de vídeo. Sin embargo, en la señal de audio no se introdujo ningún tipo de retardo compensatorio, con lo que la señal de audio atravesaba el sistema de forma más rápida de la que lo hacía el vídeo procesado digitalmente.

Retardos de procesado

Los pasos de procesado realizados en el dominio digital son básicamente operaciones matemáticas. Estas requieren un cierto tiempo de ejecución y una cantidad de tiempo para el procesado. Este tratamiento de la señal requiere, además, el uso de buffers para almacenar los datos de la señal.

Retardos de compresión/descompresión

Los procesos de compresión y descompresión de audio y vídeo digital también generan retardos. Las latencias causadas por estos procesos acostumbran a ser mucho mayores que las causadas por la digitalización y el procesado digital. Esto es debido a que estas operaciones tienen lugar en el dominio en el que las señales no están comprimidas.

Un codificador de televisión digital aplica una compresión relativamente alta a ambas señales de audio y vídeo con lo que añade una considerable latencia.

Incluso si los varios retardos introducidos en la producción, grabación, postproducción, reproducción y distribución son compensados, seguimos teniendo un problema cuando comprimimos las señales de vídeo y audio para poder transportarlas a través de una red de distribución o un canal de difusión. Esto ocurre tanto en la distribución a través de redes físicas como en la difusión mediante una estación local, aunque el nivel de compresión aplicado en la mayoría de redes de distribución de televisión digital es aproximadamente la mitad del nivel de compresión aplicado en la distribución terrestre.

El retardo total introducido por la codificación y la subsiguiente decodificación en los escenarios de distribución o difusión es típicamente de varios segundos. Estos procesos de codificación y decodificación implican el uso de buffers de mayor capacidad. En este sentido, hay estudios realizados que intentan optimizar el modo de trabajo con las señales para reducir en lo máximo posible la dedicación de recursos de buffer.[1]

Other Languages