Laszlo Carreidas

Laszlo Carreidas es un personaje ficticio de la serie Las aventuras de Tintín. Es un riquísimo hombre de negocios que abarcan el petróleo, la lana, la bebida Sani-cola y sobre todo la industria aeronáutica, además de ser coleccionista de arte. Algunos de sus rasgos más comunes son el verle estornudar frecuentemente, además de no poder separarse de su sombrero.

Los caminos de Tintín y Laszlo se cruzan en Vuelo 714 para Sidney. Mientras Tintín y sus amigos se encuentran en el aeropuerto de Jakarta (Indonesia) en su viaje a Sydney (Australia), el capitán Haddock ve a Carreidas sentado en un banco y lo confunde con un mendigo. Sin embargo, poco más tarde descubrirán que en realidad es un multimillonario hombre de negocios con un largo historial de comportamiento sin escrúpulos, que no se limita al mundo de los negocios, como se puede ver cuando jugando a un juego de batallas navales le hace trampas a Haddock usando una cámara. A raíz del encuentro, Laszlo, el hombre que nunca se ríe, les invita a compartir su vuelo en su jet supersónico privado, el prototipo "Carreidas Jet 160", momento a partir del cual vivirán unas apasionantes aventuras en una isla perdida en la que son secuestrados por el malvado Rastapopoulos, quien tiene intención de hacerse con su fortuna suiza.

Carreidas es un hombre egocéntrico, materialista y acostumbrado a ganar, para lo cual no duda en hacer trampas, y que resulta ser un duro rival para Rastapopoulos, pues no está dispuesto a dejarse arrebatar su fortuna tan fácilmente. Es avaricioso e individualista, como demuestra una conversación telefónica en el álbum en la que ordena a su agente comprar unos cuadros cuando se entera de que otro millonario los iba a adquirir, a pesar de haber rechazado comprarlos anteriormente, sólo para que él no se quede con ellos. Una gran parte de su fortuna personal, más de diez millones de dólares, está en una cuenta de un banco suizo bajo un falso nombre y firma, presumiblemente para evitar el pago de impuestos.

A pesar de la precaución que parece tener con su dinero, negándose a pagar cualquier rescate y los múltiples esfuerzos que ha llevado a cabo para mantener sus cuentas secretas, Carreidas parece tener una actitud aleatoria sobre sus finanzas, como demuestra la compra de los cuadros ya mencionada, y el hecho de parecer más preocupado por la pérdida de un sombrero raro ("fabricado antes de la guerra") que por la pérdida de su avión prototipo.

El nombre de Carreidas es un juego de palabras: carré d'as significa "cuatro ases" en francés. En consonancia, el logo en la cola de su jet de negocios consiste de cuatro ases. Hergé basó a Carreidas en Marcel Dassault, el industrialista aeronáutico francés, quien poseía una combinación de riqueza, genio de ingeniería aeronáutica, y similares nociones de moda (su vestuario permaneció intacto desde mediados de los años 1930). Su carácter de hombre que nunca se ríe parece basado en el industrial americano Paul Getty. En cuanto a su higienismo obsesivo (no le estrecha la mano a nadie), parece inspirado en Howard Hughes, otro magnate estadounidense.

Other Languages