Las sergas de Esplandián

Las sergas de Esplandián ("Las proezas de Esplandián") es el quinto de la serie española de libros de caballerías iniciada con el Amadís de Gaula. Su autor fue Garci Rodríguez de Montalvo, quien también escribió el libro cuarto del Amadís. De conformidad con el tópico de la falsa traducción, Rodríguez de Montalvo indicó en el prólogo del Amadís que el manuscrito original de Las sergas, escrito en griego por el maestro Elisabat, "... por gran dicha paresció en una tumba de piedra, que debajo de la tierra de una ermita cerca de Constantinopla fue hallado, y traído por un húngaro mercader a estas partes de España, en letra y pergamino tan antiguo, que con mucho trabajo se pudo leer por aquellos que la lengua sabían".

Etimología de la palabra sergas

El nombre de sergas , que no figura en el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, se debe a una confusión con la palabra erga, que en griego significa hechos, hazañas. Según escribió Diego Clemencín en sus Notas al Quijote (cap. VI), "El raro y nunca visto nombre de Sergas fué artificio que discurrió Montalvo para acreditar el origen griego de la história de Esplandián. Porque en este idioma erga significa hechos, hazañas; y Montalvo, que probablemente no sabria mucho de griego, en lugar de escribir las Ergas puso las Sergas. Asi se indicó en el cap. 18, donde contándose que el maestro Elisabad se encargó de escribir la história de Esplandián á ruego del Rei Lisuarte, se dice: pués asi como ois fueron escritas estas Sergas llamadas de Esplandián, que quiere decir las proezas de Esplandián. Por lo cual D. Nicolás Antonio, al hablar de este libro en su Biblioteca antigua , le llamó no las Sergas sino las Ergas de Esplandián."