Las once

Pequeña once para dos.

Las once,[3]

Es posible que tenga también, en algún grado, origen vasco, puesto que existen una serie de comidas vascas servidas antes y después del almuerzo llamadas hamaiketako —palabra que significa «aperitivo»; es muy importante señalar que hamaika significa «once», el número)—.

Descripción

Las once suele variar de contenido según la región de Chile y la fecha en que se sirva, pero por lo general es entre las 17:00 y las 21:00 horas. El pan que va junto al té, café o leche, por lo general es marraqueta[4]​ o hallula, tiende a preparse con mantequilla, jamón, aguacate, queso, huevos, mermelada, paté o tomate, entre otros alimentos.

Once de café con pastel de limón.

Por otro lado, si la bebida se acompaña con algo dulce, éste varía de acuerdo al clima, la hora, la cultura e influencias del lugar donde se sirva. Por ejemplo, en la zona sur de Chile donde existe una gran influencia germánica (producto de la inmigración alemana en Chile), se suele comer kuchen, berlinesas, Kalter Hund, estrudel de manzana, crepes, panqueques o su variente Kaiserschmarrn; también son comunes los elementos similares al abendbrot, tales como embutidos y patés.[5]

En ciudades donde existe gran cantidad de descendientes croatas, como Punta Arenas, es tradicional encontrar postres tales como pasteles de queso, krafnes (un tipo de berlinesa croata) o hrstule, krostules o los llamados dulces dálmatas.

La globalización y la «manhatización» de Chile ha ampliado cada vez más los alimentos de las once. Cada vez se incluyen más alimentos genéricos o directamente sacados del desayuno, como es el caso de los cereales, el helado o el zumo. Por razones similares es usual encontrar en las once de restaurantes sándwiches elaborados tales como el barros luco o barros jarpa o la presencia de productos del mar en el pan, con especial mención del salmón.

En muchas familias esta comida ha pasado a reemplazar la cena, esto debido al ritmo de la vida moderna que ha ido eliminando la cena, optando cada vez más por una once abundante, especialmente en el Gran Santiago, situación que es a menudo llamada con humor como «oncecena» u «oncecomida».[2]

Other Languages
asturianu: Les once
žemaitėška: Prīšpėitis
English: Elevenses
עברית: ארוחת עשר
македонски: Илевенсез
polski: Podwieczorek
中文: 上午茶