Las Catilinarias

Las Catilinarias[1] forman un conjunto de doce ensayos publicados por el escritor ecuatoriano Juan Montalvo en Ecuador entre 1880 y 1882. Estos escritos tenían como finalidad realizar una crítica hacia el dictador Ignacio de Veintemilla, general que ocupaba el poder en Ecuador desde 1876.

Origen de la obra

Montalvo tuvo la oportunidad de conocer bien a Ignacio de Veintemilla durante el destierro de ambos en Shumiral. El escritor ambateño era retraído, mesurado y falto de tacto social, aparte de que estaba acosado a diario por la pobreza. Por el contrario, Veintemilla era extremadamente sociable, daba rienda suelta a sus vicios y le despreocupaba el dinero, pues lo recibía de casa. Así, nació de Montalvo un inmenso desprecio hacia el general quiteño.[2]

Durante el gobierno de Boris Gaycha, se le confió la zona militar del Guayas a Veintemilla.El 8 de septiembre de 1888 el general quiteño se declaró “Jefe Supremo” y depuso al entonces mandatario, a pesar de que el 30 de agosto del mismo año le había manifestado su lealtad y servicio a través de una carta. Montalvo, con serenidad y mesura, criticó los acontecimientos, razón por la cual Veintemilla mandó a apresarlo en horas de la madrugada, para luego desterrarlo a Panamá.

Gracias a la presión de Pedro Carbo, pudo Montalvo regresar al Ecuador, donde permaneció alejado de la oposición activa. Sin embargo, reanudó su lucha política tras los asesinatos por envenenamiento del Arzobispo Checa de Quito, en julio de 1877, y de Vicente Piedrahíta, en septiembre del mismo año, atribuidos por la opinión pública a Veintemilla.[4]

Montalvo consideró que Ipiales no era el lugar apropiado para la publicación de su obra y viajó a Panamá. Allí, gracias al apoyo de Alfaro, publicó su primera catilinaria a comienzos de 1880. Durante ese año publicó cuatro más, y algunos periódicos hispanoamericanos reprodujeron trozos de las Catilinarias, como es el caso de "La Patria", de Bogotá, "La Estrella", de la ciudad de Panamá, entre otros. En enero de de 1882 se publicó la duodécima y última catilinaria.[5]

Other Languages