Larga duración (historiografía)

La larga duración (del francés longue durée) es el término con que se designa un nivel del tiempo histórico correspondiente a las estructuras cuya estabilidad es muy grande en el tiempo (marcos geográficos, realidades biológicas, límites de productividad, incluso algunos fenómenos ideológicos), para diferenciarlo del nivel de tiempo de la coyuntura, en que el cambio es perceptible (series económicas, procesos de cambio, fenómenos de transformación profunda que han sido denominados historiográficamente revoluciones, como la Revolución industrial o la Revolución burguesa) y sobre todo de la corta duración o hechos de la historia evenemencial o de los acontecimientos.

La acuñación del término se debe a Fernand Braudel[1] sobre todo en el clásico estudio El Mediterráneo y el mundo mediterráneo en la época de Felipe II; y a la escuela de Anales.

Enlaces

Other Languages
čeština: Longue durée
Deutsch: Longue durée
English: Longue durée
euskara: Iraupen luze
français: Longue durée
italiano: Longue durée
Nederlands: Longue durée
português: Longa duração
slovenčina: Longue durée
Türkçe: Longue durée