Laberinto (oído)

El laberinto es un sistema de pasillos fluidos en el oído interno, incluyendo tanto la cóclea que es parte del sistema auditivo como el sistema vestibular que provee el sentido del equilibrio. Se denomina así por analogía de su apariencia con el laberinto mítico en el que estaba encerrado el minotauro.

El vestíbulo es la región del oído interno donde convergen los canales semicirculares, cerca de la cóclea (el órgano auditivo). El sistema vestibular funciona con el sistema visual para mantener enfocados los objetos cuando la cabeza se mueve. Los receptores de articulaciones y músculos también son importantes para mantener el equilibrio. El cerebro recibe, interpreta y procesa la información de estos sistemas para controlar el equilibrio del cuerpo.

Patología

La interferencia o infección del laberinto puede desembocar en un síndrome crónico llamado laberintitis. Los síntomas de la laberintitis incluyen náuseas ocasionales, desorientación, vértigo y mareo. La laberintitis puede estar provocada por infecciones virales, infecciones bacterianas, bloqueo físico del oído interno o síndrome de descompresión.

Otras afecciones provocan similares síntomas, por ejemplo los golpes en la zona auricular o los efectos de los infrasonidos.

El mareo marítimo, el sideroespacial o el de personas que están girando (mareo acompañado frecuentemente de náuseas, vértigos y cefaleas) se debe en gran medida a la alteración del flujo normal del humor que se encuentra en el laberinto.

Other Languages