La italiana en Argel

La italiana en Argel
L'italiana in Algeri
1930-Italiana-in-Algeri.jpg
Cubierta del libreto, editor Attilio Barion Sesto San Giovanni - Milán 1930
Género drama jocoso per musica
Basado en basado en su texto anterior puesto en escena por Luigi Mosca
Actos 2 actos
Idioma Italiano
Música
Compositor Gioacchino Rossini
Puesta en escena
Lugar de estreno Teatro San Benedetto
Venecia
Fecha de estreno 22 de mayo de 1813
Personajes
  • Isabella, dama italiana ( contralto)
  • Elvira, esposa de Mustafá ( soprano)
  • Zulma, esclava y amiga de Elvira (mezzosoprano)
  • Haly, capitán de los piratas del bey ( bajo bufo)
  • Mustafá, bey de Argel ( bajo)
  • Lindoro, enamorado de Isabella ( tenor lírico)
  • Taddeo, viejo italiano, enamorado de Isabella ( barítono)[1]
  • Eunucos, esclavos, piratas[2]
Libretista Angelo Anelli
Duración 2 horas 15 minutos[3]
[ editar datos en Wikidata]

La italiana en Argel (título original en italiano, L'italiana in Algeri) es una ópera en dos actos con música de Gioachino Rossini y libreto en italiano de Angelo Anelli, basado en un texto anterior musicado por Luigi Mosca. La música es característica del estilo de Rossini, notable por su fusión de energía sostenida con melodías elegantes y prístinas.

Narra la historia de Isabella, una italiana que se fue a Argelia para conseguir la libertad de su amado, Lindoro, esclavo de un hombre muy poderoso del país, Mustafá. La heroína intentó también ayudar en la relación matrimonial entre Mustafá y su mujer, Elvira.

Historia

Composición

Cuando Gioachino Rossini estrenó su farsa cómica en un acto La cambiale di matrimonio ( Venecia, Teatro San Mosè, 3 de noviembre de 1810), era muy joven y conoció una buena recepción por parte del público. La serie de doce representaciones celebraba el debut de un joven compositor que, en sus inicios, manifestaba los rasgos de un genio que no tardaría en afirmarse. La inefable intuición teatral, el sabio tratamiento de las voces (las crónicas recuerdan que desde su infancia Rossini fue un magnífico cantante), la ágil dinámica dramático-musical y ciertos hábitos que delinearon su personalidad como compositor, ya estaban presentes. A este éxito siguieron los estrenos de L'equivoco stravagante ( Bolonia, Teatro del Corso, 29 de octubre de 1811), L'inganno felice (Venecia, San Mosè, 8 de enero de 1812), Ciro in Babilonia ( Ferrara, Teatro Municipal, 14 de marzo de 1812; primera incursión en la ópera seria que no tuvo mucho éxito), La scala di seta (Venecia, San Mosè, 9 de mayo de 1812), Demetrio e Polibio ( Roma, 1812, la partitura, compuesta antes de La cambiale, data de 1808) y, como coronación de un período tan prolífico, La pietra del paragone ( Milán, Teatro de La Scala, 26 de noviembre de 1812). La fama se extendía rápidamente y Venecia, ciudad providencial para esta joven y brillante carrera, esperaba más obras de su estimado Rossini. En 1813 llegaron L'occasione fa il ladro, Il signor Bruschino (ambas para el San Mosè, mes de enero) y Tancredi ( La Fenice, 6 de febrero; nueva incursión en la ópera seria, esta vez recompensada con el éxito). Rossini escribió La italiana en Argel cuando tenía 21 años de edad, y unos meses después de haber estrenado Tancredi.

L'italiana in Algeri tuvo su antecedente inmediato en una ópera homónima de Luigi Mosca, estrenada en la Scala de Milán el 16 de agosto de 1808. En el estreno de esta creación, olvidada y que tuvo un éxito fugaz de público, siguieron 35 representaciones y el libreto se debió a un conocido autor de comedias llamado Angelo Anelli. Aún en esta época había la costumbre, tan extendida en el siglo XVIII, que un libreto fuese empleado por más de un compositor, así que no ha de sorprender que Mosca y Rossini hayan musicado el mismo texto.

Heredera de la tradición bufa napolitana, la ópera cómica italiana conoció un momento culminante con Giovanni Paisiello (1740-1816) y Domenico Cimarosa (1749-1801). Con la presteza que caracterizaba a los compositores de principios del siglo XIX y con sus modificaciones en el libreto original, la ópera la compuso en 18 o en 27 días, dependiendo de la fuente a la que se crea (Rossini, no sorprendentemente, dijo que 18). Rossini confió la composición de los recitativos así como del aria "Le femmine d'Italia" a un colaborador anónimo.[4] La ópera destaca por la mezcla que Rossini hace del estilo de la ópera seria en una ópera bufa.

Representaciones

Se estrenó con éxito en el Teatro San Benedetto de Venecia, el 22 de mayo de 1813, el mismo día que Wagner nació en la ciudad sajona de Leipzig. El éxito de La italiana en Argel fue imparable y Stendhal, rossiniano, recordaba que "nunca una ciudad (Venecia) había gozado tanto de un espectáculo tan afín a su carácter". Para el compositor, gestar la nueva ópera fue en cierta manera un entretenimiento. Los reiterados bises y estrepitosas ovaciones con que fue recibida lo desconcertaron y lo hicieron reflexionar: "Ahora estoy tranquilo. Los venecianos están más locos que yo". El reparto del estreno estuvo encabezada por la cantante florentina Maria Marcollini (Isabella), gran colaboradora e inspiradora del maestro desde la época de L'equivoco stravagante, y principal modelo del que con los años se conocería como "contralto rossiniana". El tenor Serafino Gentili (Lindoro) y los bajos Filippo Galli (Mustafà) y Paolo Rosich (Taddeo) completaron los otros papeles principales.

Desde aquella primera serie de representaciones venecianas, la comedia recorrió las otras ciudades de la península. Rossini hizo cambios progresivos en la obra para posteriores representaciones en Vicenza, Milán y Nápoles, durante los siguientes dos años. Llegó a Roma en 1815, donde la rebautizó como Il naufragio felice. A España llegó el 29 de agosto de 1815, al Teatro de la Santa Cruz de Barcelona. La ópera se representó por vez primera en Londres en His Majesty's Theatre el 28 de enero de 1819. El 5 de noviembre de 1832 se estrenó en Nueva York. En pocos años fue recibida en Múnich, Madrid, París, Viena, Praga, México, Berlín, Buenos Aires, San Petersburgo, Santiago de Chile y Río de Janeiro, entre otras ciudades.

Pero después de haber conocido tantos éxitos, comenzó a ser desplazada por la más popular de las creaciones del mismo compositor: El barbero de Sevilla (Roma, Teatre Argentina, 20 de febrero de 1816), y por otras óperas de diversos autores que pasaron a convertirse en favoritas del repertorio.

Esta ópera fue olvidada conforme avanzaba el siglo XIX. Sólo hubo algunas exhumaciones importantes en el Metropolitan Opera de Nueva York el 5 de diciembre de 1919, con Gabriella Besanzoni (Isabella), Adam Didur (Mustafá), Charles Hackett (Lindoro) y Giuseppe De Luca (Taddeo), dirigidos por Gennaro Papi. A partir de este momento, la ópera pasó a considerarse entre los títulos más representativos de Rossini. Destacadas representaciones de la ópera tuvieron lugar en Turín (1925), Roma (1927) y Londres (1935).[5]

Se repuso frecuentemente después de la Segunda Guerra Mundial con muchas producciones exitosas. Se representa regularmente en el siglo XXI con 48 producciones en 43 ciudades desde enero de 2009.[7]

Other Languages