La chica del Crillón (película de 1999)

La chica del Crillón (en Inglés: The Girl on the Crillon Hotel) es una película dramática chilena de 1999, dirigida por Alberto Daiber y distribuida por Televisión Nacional de Chile, está basada en la novela del mismo nombre; La chica del crillón de Joaquín Edwards Bello.[1]​ Está protagonizada por Tamara Acosta, Francisco Reyes y Patricia Rivadeneira y fue estrenada el 29 de julio de 1999.

La chica del crillón fue parte de la sección de películas chilenas exhibidas por TVN a través de Cuentos Chilenos.[2]


Historia

Teresa Iturrigorriaga ( Tamara Acosta) es una chica de la alta sociedad aristócrata chilena, vive con su padre Francisco ( Héctor Noguera) y la cocinera Rubilinda ( Luz Jiménez) en una casona en la calle Dieciocho. Esta chica vive una doble vida ya que todos los días se viste muy elegante y se va todas las noches a los encuentros de la alta sociedad en el Hotel Crillón de Santiago, donde se encuentran diplomáticos y gente adinerada. Sin embargo, la familia Iturrigorriaga está arruinada económicamente tras una mala venta de las minas de su padre y llegan a vivir a la calle Romero, donde sólo hay conventillos de la clase obrera de la capital.

Teresa es pobre, y muy discriminada por Mabel Cepeda ( Ximena Rivas) y su madre Marta ( Cuca Navarro) –las nuevas ricas de Santiago–, ya que tiene que salir a pedir fiado por los almacenes para darle el pan de cada día a su pobre padre que esta tan enfermo, usando muy escasa ropa como una bata de seda para ir de compras y en la tarde cambiaba a un elegante vestido para ir al Crillón. En él, encontrará la ayuda de la europea señora Rubilar ( Patricia Rivadeneira), una mujer de clase aristócrata, que recluía niñas de clase baja en su palacio. Además, logrará mantenerse económicamente gracias a Ismenia ( Malucha Pinto), una ex prostituta que le entregará todo el dinero que le dejó su padre.

La chica vivirá pobrezas, discriminaciones, romances, engaños y aventuras a través de la historia.

Other Languages