La caída del Imperio romano

La caída del Imperio romano (The Fall of the Roman Empire) es una película estadounidense de 1964 dirigida por Anthony Mann, con la actuación de Stephen Boyd, Sophia Loren, Christopher Plummer, Alec Guinness, James Mason y Anthony Quayle, y con otros astros como Omar Sharif y Mel Ferrer en papeles más breves.

Con un coste de casi 18,5 millones de dólares de la época, la película fracasó en taquilla pero actualmente es valorada como de gran interés. Fue galardonada en 1965 con el premio Globo de Oro a la mejor música ( Dimitri Tiomkin).

La película motivó al escritor Harry Whittington (1915 – 1990) para escribir la novela homónima, publicada por Fawcett Publications, Inc. & Frederick Muller Ltd., en 1964.

Argumento

Viena, año 180 d. C.: las tropas de Marco Aurelio ( Alec Guinness) se aposentan en las inmediaciones del río Danubio. El emperador y su consejero Timónides ( James Mason) reciben a los reyes y procónsules del imperio con el fin de anunciarles que el emperador no va a delegar el poder en su hijo Cómodo ( Christopher Plummer), sino en el general Livio ( Stephen Boyd).

Marco Aurelio muere envenenado, y Livio renuncia al cargo en favor de su amigo Cómodo, quien le encomienda la defensa del imperio ante la mirada disgustada de Lucila ( Sophia Loren), hija de Marco Aurelio que deberá casarse con el rey de Armenia, Sohamus (Omar Sharif), para controlar a los enemigos de oriente.

Livio, con ayuda de Timónides, convence al jefe de los bárbaros, Ballomar ( John Ireland), de que su pueblo acepte la ciudadanía romana. En el Senado de Roma se vota a favor de la paz romana, lo que desata la ira del emperador Cómodo, que acepta obligado y envía a Livio a la frontera oriental, y a Lucila a Armenia.

Lucila y Sohamus se rebelan contra el imperio, junto con otros países que se han visto sometidos a una fuerte y caprichosa presión fiscal. Cómodo vuelve a llamar a Livio para sofocar la rebelión. Sohamus fallece en la batalla. Cómodo propone a Livio el gobierno conjunto a cambio de que crucifique a los sublevados derrotados. Livio se niega. El emperador manda asesinar a los bárbaros. Timónides perece en el asalto. Livio es encarcelado y sus amigos lo traicionan a cambio de oro, que es retirado de estatuas. Cómodo ofrece a Livio la oportunidad de salvar la vida en un improvisado cuadrilátero. Livio lo vence. El pueblo aclama a Livio como emperador, pero él declina la oferta, furioso por la negligencia de un senado y por una ciudadanía doblegada a los designios de Cómodo.

Other Languages