La Vanguardia

La Vanguardia
Portada La Vanguardia num1.jpg
Primer número del periódico
TipoPeriódico diario
Formatotabloide
PaísEspaña
SedeBarcelona
Fundación1 de febrero de 1881
GéneroInformación general
Idiomacastellano y catalán
Frecuenciadiaria
Tirada233 229[1]
Difusión200 370[1]
Editor(a)Grupo Godó
Director(a)Màrius Carol
Editor(a) jefeJavier Godó
ISSN1133-4835
Sitio webwww.lavanguardia.com

La Vanguardia, titulado La Vanguardia Española entre 1939 y 1978, es un diario matinal de información general editado en Barcelona para toda España, que se publica en castellano y, desde 2011, también en catalán.[2]

El periódico, pertenece al Grupo Godó,[5]​ Desde su nacimiento se configuró como uno de los principales diarios de Barcelona. Durante la Guerra civil fue incantaudo, aunque siguió editándose, y llegaría a actuar como órgano oficioso del gobierno republicano. Tras la contienda fue devuelto a sus antiguos propietarios por la Dictadura franquista, si bien fue renombrado como La Vanguardia Española. En la actualidad mantiene una línea editorial de corte conservador y catalanista. Cuenta con corresponsales propios en las principales ciudades de todo el mundo.

Historia

Fundación y primeros años

Antigua sede de La Vanguardia en la calle de Pelayo.

El primer número de La Vanguardia apareció el 1 de febrero de 1881, originalmente como órgano del Partido Liberal para la provincia de Barcelona. Tomaba el nombre de un semanario republicano federalista anterior, de corta duración,[10]La Vanguardia habría sido fundada en 1881 por el periodista Jaume Andreu, siendo adquirida en 1887 por Carlos Godó.

El 1 de enero de 1888, coincidiendo con el inicio de la Exposición Universal, La Vanguardia presentó un nuevo formato como diario de información independiente, con ediciones de mañana y tarde, y ya desvinculado del Partido Liberal,[10]

El periodista andaluz Modesto Sánchez Ortiz, recomendado por Sagasta a Carlos Godó, fue nombrado director entre 1888 y 1901. En ese periodo el diario abrió sus páginas a jóvenes artistas e intelectuales como Casas, Nonell, Rusiñol, Casellas, Leopoldo Alas Clarín, Unamuno y otros escritores de la generación del 98.[8]

El 25 de octubre de 1903, el diario se trasladó desde la calle Les Heures a un edificio modernista en la calle de Pelayo 28, y renovó su sistema de composición. Bajo la dirección del mallorquín Miquel dels Sants Oliver, La Vanguardia contrató a prestigiosos colaboradores del Diario de Barcelona. Fue el primer diario español con corresponsales en París y Berlín y se convirtió en el diario de mayor difusión de Cataluña, con más de 80.000 ejemplares.[8]

En 1920, a Miquel dels Sants Oliver le sucedió como director Agustí Calvet «Gaziel», antiguo corresponsal en París. Bajo su dirección y las directrices de Ramón Godó Lallana, el diario se consolidó como el primer diario de España[11]

Nada más comenzar la Guerra Civil Española, el 19 de julio de 1936, el diario fue incautado, con lo que acabó la etapa de Gaziel, que se exilió. La Vanguardia pasó a ser el principal órgano de expresión de la Generalidad de Cataluña. Más tarde, hacia 1938, actuó como órgano de expresión «oficioso» del Gobierno de la República.[8]

Dictadura franquista

Con la victoria del bando franquista, Carlos Godó recuperó el control financiero del diario. Sin embargo, fue obligado a cambiar la cabecera por La Vanguardia Española[13]​ Durante la etapa franquista coexistió con los dos periódicos del «Movimiento», La Prensa y Solidaridad Nacional.

Franco impuso como director a Luis de Galinsoga, protagonista del polémico asunto que llegó a conocerse por su propio apellido y que le costó, al final de su carrera, su relevo en la dirección del periódico. Bajo la dirección de Galinsoga, la sección de Internacional, encabezada por Santiago Nadal, fue favorable a los aliados durante la Segunda Guerra Mundial.[16]

Etapa reciente

Sede actual de La Vanguardia.

En 1981 el diario celebró su centenario con un importante cambio tecnológico impulsado por el nuevo propietario, Javier Godó. Se incorporaron videoterminales en la redacción. El 30 de junio de 1983, con Lluís Foix como director, se publicó el último ejemplar con tipografía realizada en plomo. Durante estos años empezó a competir con diarios que nacieron tras la muerte de Franco, como El Periódico de Catalunya, Avui o Catalunya Express.[8]

En la década de 1990 desde las filas del pujolismo se puso en marcha un periódico afín al gobierno Pujol, El Observador de la Actualidad, en un intento de desbancar a La Vanguardia.[19]​ No obstante, este periódico terminaría fracasando.

La publicación puso en marcha su sitio web en junio de 1995.[4]

En marzo del 2000, José Antich sucedió a Juan Tapia en la dirección del diario.[8]

En abril del 2004, tras un siglo en la calle de Pelayo 28, La Vanguardia cambió de sede y se trasladó a un rascacielos en la avenida Diagonal, 477.[22]

Según datos certificados por la Oficina de Justificación de la Difusión (OJD) y referidos al período de enero a diciembre de 2010, el promedio de tirada de La Vanguardia fue de 233.229 ejemplares y el promedio de difusión de 200.370.[2]

En la actualidad recibe subvenciones por parte de la Generalidad de Cataluña.[23]

Other Languages
asturianu: La Vanguardia
català: La Vanguardia
Ελληνικά: La Vanguardia
English: La Vanguardia
Esperanto: La Vanguardia
euskara: La Vanguardia
français: La Vanguardia
italiano: La Vanguardia
Nederlands: La Vanguardia
português: La Vanguardia
русский: La Vanguardia
svenska: La Vanguardia