La Razón (diario de Buenos Aires)

La razon logo.png
Portada de la primera edición del diario 'La Razón' (Buenos Aires, 1 de marzo de 1905)
La razon 1905.jpg
Tipo Diario
Formato tabloide
País Argentina
Sede Buenos Aires
Fundación 1 de marzo de 1905 (112 años)
Fundador(a) Emilio Morales
Idioma castellano
Propietario(a) Grupo Clarín
Director(a) Luis Vinker
Sitio web Sitio Web del diario La Razón
[ editar datos en Wikidata]

La Razón es un diario vespertino argentino publicado en Buenos Aires. Fue fundado el 1 de marzo de 1905 por el periodista Emilio Morales. Tras su quiebra en 1990, fue reeditado por Editorial La Razón S.A.

En 2000 fue adquirido (75%) por el Grupo Clarín. Actualmente, se distribuye gratuitamente en varios medios de transporte, principalmente en los subtes y trenes de Buenos Aires.

Historia

El diario La Razón fue fundado el 1 de marzo de 1905 por el periodista Emilio Morales. Tenía un formato estilo "Sábana vieja".

La mañana se consideraba un espacio de lectura tranquila. El vértigo noticioso era entonces más intenso durante las tardes y La Razón, asociándose su ritmo al biorritmo general, salía con la quinta y luego con la sexta edición, articulando la aceleración y esa parcelación de la tirada en dos ediciones a la ansiedad noticiosa que crecía con los años. La Razón fue el diario líder entre los vespertinos argentinos durante varias décadas.

En 1911, cuando lo compró el periodista José A. Cortejarena, que ingresó en la redacción 4 años antes, el diario adquirió un perfil moderno y ágil. Cortejarena murió a los 44 años, en julio de 1921. Su viuda, Helvecia Antonini, llamó a tres amigos de su marido para que dirigieran el diario: Ángel Sojo, Uladislao Padilla y Gaspar Cornille. El gran salto del periódico fue en 1937, cuando Ricardo Peralta Ramos, esposo de una de las hijas de Cortejarena, pasó a ser su principal accionista y su director ejecutivo, mientras que el periodista Félix Laíño asumió la secretaría general de Redacción. Esta etapa es la que va a marcar un hito en la historia del periodismo argentino.[1]

El 13 de junio de 1957 apareció muerto en su estudio de la calle San Martín 536, el doctor Marcos Satanowsky socio del diario. El asesinato fue cometido por sicarios del general Juan Quaranta, jefe de la SIDE quien fue protegido por el gobierno de facto de Pedro Eugenio Aramburu y nombrado embajador en Bélgica. El crimen estaba vinculado con la tenencia de las acciones del diario La Razón, intervenido por la dictadura autodenominada Revolución Libertadora. Peralta Ramos había recibido presiones y extorsiones para que entregara el diario al gobierno de Aramburu. Según el escritor Walsh el caso Satanowsky reveló la profunda corrupción de un régimen que intentaba resolver mediante un grupo parapolicial, armado por la SIDE, la propiedad del diario La Razón.[2]

Laíño estuvo al frente de la redacción hasta agosto de 1984, año en que Jacobo Timerman se hizo cargo del diario. Pasó de vespertino a matutino, y de tamaño "sábana" a tabloide. Pero el proyecto de Timerman no prosperó.[1]

A mediados de 1990, y tras finalizar el Mundial de Italia, La Razón entró en proceso de quiebra. Los bienes de la compañía pasaron a ser administrados por un juzgado, y en 1992 fueron a remate.[ cita requerida]

Ese año, el empresario Carlos Spadone adquirió la marca, el archivo y la biblioteca en remate judicial. Spadone creó una nueva sociedad, llamada Editorial La Razón S.A., que no tenía ninguna relación con la empresa que quebró en 1990, ni con los pasivos y despidos que aquella había generado. El nuevo emprendimiento contó con una fuerte inversión de parte de la familia Spadone y de 30 accionistas particulares que apoyaron la reedición del vespertino. El presidente de la compañía fue ][Juan Alemann]], ex secretario de Hacienda durante parte de la dictadura militar de 1976-1983. El diario fue dirigido desde entonces por Oscar Magdalena; Sergio Spadone, hijo mayor de Carlos Spadone, fue el Gerente General.[ cita requerida]

La primera edición de la nueva etapa del tradicional vespertino fue lanzada el 3 de noviembre de 1992, en tamaño "sábana"(full size), e incorporó el color en al menos un cuarto de sus ediciones, algo inusual para la época. La nueva Editorial La Razón S.A. no contaba con planta de impresión propia, por lo que el diario se imprimió durante los dos primeros años en los talleres de Ámbito Financiero en la calle Pinzón, en el barrio de La Boca. En 1994 el diario pasó a tamaño tabloide, y extendió el color a por lo menos la mitad de sus páginas. Para realizar esas mejoras fue necesario contar con un taller con mayor capacidad de impresión en color; así, el diario pasó a imprimirse en Talleres Gráficos Conforti, en la avenida Patricios del barrio de Barracas. Sin embargo, los cambios introducidos no lograron hacer que el tradicional vespertino lograra incrementar su circulación paga. A fines de 1998 la Gerencia General presentó un plan para transformar La Razón en un diario gratuito, imitando experiencias muy exitosas que se estaban dando en Europa, como la de Metro International, una compañía de origen sueco que edita varios diarios gratuitos en el planeta. Así, La Razón se convirtió en el primer diario masivo de Latinoamérica en pasar a la distribución gratuita.[ cita requerida]

El lanzamiento de La Razón como diario gratuito fue un gran suceso. La tirada creció de 25,000 a 250,000 ejemplares diarios. Para ello fue necesario contar con un taller de impresión de gran capacidad, tanto en términos de ejemplares por hora, como en configuración o capacidad para imprimir en color. Fuera de los dos grandes diarios de Buenos Aires Clarín y La Nación, la única empresa capaz de satisfacer dicha necesidad industrial era Editorial Perfil, que había adquirido, apenas una años antes, una instalación gráfica marca KBA en Alemania, para su proyecto del Diario Perfil.[ cita requerida]

El 27 de diciembre de 2000 el 75% de la compañía fue adquirido por el Grupo Clarín. Desde 2001, su director periodístico fue Luis Vinker. El diario se distribuyó gratuitamente de lunes a sábados en varios medios de transporte, principalmente en los subtes (metro) y trenes de Buenos Aires, con una tirada promedio de 100 mil ejemplares diarios.[4]

Other Languages