La Fuga de Monkey Island

La Fuga de Monkey Island (Escape from Monkey Island en inglés) es un videojuego de aventura de ordenador distribuido por LucasArts en el año 2000. Es la cuarta entrega de la serie de Monkey Island. Actualmente está disponible para su descarga en GoG.com.

La producción fue dirigida por Sean Clark y Michaeil Stemmle, quienes trabajaron previamente en Sam & Max Hit the Road.

El juego se enfoca en el pirata Guybrush Threepwood, quien retorna a casa con su esposa Elaine Marley luego de su luna de miel, para encontrar que su esposa ha sido declarada muerta erróneamente y su cargo de gobernadora convocado a elección. Guybrush debe encontrar la manera de devolver a Elaine al cargo, mientras destapa un complot para erradicar la piratería del Caribe liderado por su archienemigo LeChuck y el conspirador australiano Ozzie Mandrill.

Sean Clark y Michael Stemmle fueron los diseñadores principales, ambos habían trabajado previamente en otros títulos de aventuras de LucasArts. El sonido abarca la contribución de varios compositores, incluyendo Michael Land, compositor de las anteriores entregas de Monkey Island. Escape fue el último videojuego de aventuras publicado por LucasArts. Fue igualmente el segundo y último juego que utilizó el motor GrimE, el cual fue mejorado respecto de su primera utilización en Grim Fandango.

Juego

Escape from Monkey Island es un juego de aventuras que consiste en diálogos con personajes y la resolución de problemas. El juego es controlado completamente por el teclado, o alternativamente por un joystick (no se usa ratón).

Una nueva novedad en el juego son las líneas de acción. Guybrush puede mirar cualquier objeto con el que pueda interactuar, y el jugador puede usar las teclas Re Pág (Page Up) o Av Pág (Page Down) para seleccionar el objeto con el cual quiere que Guybrush interactúe.

Monkey Kombat

En la segunda parte de Escape from Monkey Island, el juego de insultos es reemplazado por el Monkey Kombat (el nombre es una parodia de Mortal Kombat, el popular juego de combates). Monkey Kombat es un sub-juego parecido en su mecánica a piedra, papel o tijera, aunque mucho más complejo, donde se necesita memorizar líneas de insultos y retruques, que consisten en combinaciones aleatorias de las palabras “oop”, “chee” “ack” y “eek”, que a su vez vendrían a ser onomatopeyas de los sonidos emitidos por los monos.