La Bella y la Bestia

La Bella y la Bestia
de Gabrielle-Suzanne Barbot de Villeneuve
Crane beauty5.jpg
Ilustración de Walter Crane.
GéneroCuento de hadas Ver y modificar los datos en Wikidata
Título originalLa Belle et la Bête
PaísFrancia

La Bella y la Bestia (La Belle et la Bête en francés) es un cuento de hadas tradicional francés. Narración de la que hay múltiples variantes, su origen podría ser una historia de Apuleyo, incluida en su libro El asno de oro (también conocido como Las metamorfosis), titulada «Cupido y Psique». La primera versión publicada fue obra de la escritora francesa Gabrielle-Suzanne Barbot de Villeneuve, en 1740, aunque otras fuentes atribuyen a Gianfrancesco Straparola la recreación de la historia original, en 1550. La versión escrita más conocida fue una revisión muy abreviada de la obra original de Villeneuve, publicada en 1756 por Jeanne-Marie Leprince de Beaumont. La primera traducción se hizo al inglés, en 1757.[1]​Existen muchas variantes de la historia en toda Europa.[2]​ La versión de Beaumont es la que goza de mayor fama, siendo ésta la base de casi todas las versiones o adaptaciones posteriores.

Sinopsis

Versión de Beaumont

Esta es la historia de un rico mercader viudo que tenía tres hijas. Dos de ellas, las dos hijas mayores, eran presuntuosas y vanidosas, y la menor, a la que por su belleza llamaron Bella, era, sin embargo, humilde y bondadosa. Todas tenían siempre pretendientes dispuestos a casarse con ellas. Pero mientras las dos hermanas mayores rechazaban despectivamente a todos los candidatos, ya que ansiaban casarse con un noble, Bella los recibía y conversaba con ellos, aunque los rechazara cortésmente. Un golpe de mala fortuna hizo que el mercader perdiera todas sus riquezas, por lo que todos los pretendientes desaparecieron, ya que el dinero era el único motivo para casarse con semejantes mujeres. Bella, sin embargo, siguió recibiendo proposiciones, pero las siguió rechazando. Cierto día, llegó la noticia de que uno de los barcos del mercader había llegado a puerto con mercancías. Sus dos hijas mayores le pidieron que les trajera joyas y vestidos, pero Bella, su hija menor, le dijo que solo con una rosa ya le haría feliz a ella.

Regresando del puerto, el mercader se pierde en el bosque y encuentra refugio en un castillo que se hallaba cerca. En dicho castillo come y descansa, y al otro día, justo después de tomar una rosa del bello jardín, una horrenda bestia lo sorprende y le obliga a que le pida perdón.

El mercader suplica por poder ver a sus hijas una última vez, a lo que la bestia responde que puede marcharse para verlas una vez más, pero a cambio, tendrá que traer a una de ellas para que ocupe su lugar. El mercader vuelve a su hogar y le explica lo acontecido a sus hijas, tras lo cual Bella se ofrece para ocupar el lugar de su padre, para regocijo de sus dos hermanas mayores y desesperación de su anciano progenitor. Bella le recuerda a su padre que las promesas se dan para cumplirse, y que si ella no hubiera pedido una rosa, nada habría sucedido.

Sin embargo, una vez allí, la Bestia le concedió la libertad a su padre ordenándole no volver jamás. Y gentilmente, llevó a Bella a unos ricos aposentos, para que viviera toda su vida en el castillo. Al cabo de un tiempo, cada noche la Bestia visitaba a Bella y le pedía que se casara con ella, pero Bella le respondía que solamente le concedería su amistad. Pasaron tres meses agradables en el castillo, donde la Bestia llenaba de atenciones a Bella, y ella le correspondía con gestos de amistad. Cierto día, Bella vio en su espejo mágico que su anciano padre estaba muy enfermo, y rogó a la Bestia que le permitiera verlo una última vez, a lo cual la Bestia aceptó, con la condición de que Bella volviera en ocho días. Ella le prometió agradecida y partió hacia su hogar. Una vez allí, sus dos hermanas mayores, tristemente casadas con personas de bajo nivel, inventaron una trampa para que Bella estuviera en su casa más de ocho días. Al darse cuenta de que había roto su promesa, la muchacha partió hacia el castillo y encuentra a la Bestia en un prado, agonizando, por la tristeza que le había causado la lejanía de Bella. Ella se arrodilla ante la bestia, que exhala ya sus últimos minutos de vida y, entre lágrimas, le suplica que no muera, ya que lo ama y quiere ser su esposa. Al escuchar estas palabras, la Bestia se transforma mágicamente en un bello y apuesto príncipe, que a causa de la maldición de una bruja malvada, había sido transformado en una horrible Bestia para que ninguna mujer quisiera casarse con él.

La Bella y el príncipe se casaron y vivieron felices en el castillo, junto a su padre, mientras que las dos hermanas mayores de Bella fueron transformadas en estatuas de piedra, pero sin perder la consciencia, para que fueran testigos de la felicidad de Bella, su hermana menor.

Versión de Villeneuve

La versión original de Villeneuve es mucho más extensa que la de Beaumont. En casi 200 páginas, Villeneuve explica muchos detalles que Beaumont omite. Principalmente, todo el trasfondo familiar, tanto de Bella como del Príncipe. Bella es la hija del rey de las Islas Felices, y su madre es un hada bondadosa que se hizo pasar por humana y se casó con el Rey. Un hada malvada descubre al hada buena y luego pretende casarse con el Rey, para lo cual planea matar a Bella, pero su tía (hada), descubre los malvados planes y la oculta, haciéndola pasar por uno de los doce hijos de un rico comerciante.[3]​ Por su parte, el príncipe perdió a su padre siendo muy joven, y su madre fallecida, ocupada en guerras para defender su reino, le puso al cuidado de un hada (el hada malvada). Una vez que el príncipe es adulto, el hada trata de seducirle, pero al rechazarla éste, lo convierte en Bestia.

Casi la mitad de la historia de Villeneuve se centra en las guerras entre hadas y reyes, y dedica largas páginas a la historia de las familias de Bella y el príncipe transformado en Bestia. También compone una visión del castillo mucho más oscura y mágica que la tradicional.[4]

Beaumont omitió todo este trasfondo familiar y trágico, desvinculándose del sentido que Villeneuve le quiso dar a su historia: una ácida crítica a la sociedad en que las mujeres eran obligadas a casarse por conveniencia, siendo algunos de aquellos maridos peores que su Bestia. Eliminando todos los personajes secundarios, Beaumont adaptó, o readaptó, la historia, bajo los simples arquetipos del cuento de hadas, siguiendo los mismos esquemas que otras variantes anteriores de la misma.[5]

Esta versión de Beaumont es la que se considera tradicional, y ha sido la más extendida y conocida. Todas las interpretaciones, adaptaciones y versiones posteriores se han basado en la versión de Beaumont, y no en el original de Villeneuve.

Other Languages
беларуская (тарашкевіца)‎: Прыгажуня і пачвара
فارسی: دیو و دلبر
日本語: 美女と野獣
한국어: 미녀와 야수
Nederlands: Belle en het Beest
português: A Bela e a Fera
Simple English: Beauty and the Beast