Léonie Duquet

Léonie Henriette Duquet ( 1916 en La Chenalotte, departamento de Doubs, Francia-el 17 o 18 de diciembre de 1977 en el mar Argentino cerca de Santa Teresita) fue una monja católica francesa detenida-desaparecida durante la dictadura militar en Argentina autodenominada Proceso de Reorganización Nacional (1976-1983). El caso de la desaparición y asesinato de Léonie Duquet está relacionado con el de su compañera de congregación Alice Domon y el caso de ambas es mundialmente conocido como el de «las monjas francesas».

Su vida

Léonie Duquet nació en la aldea campesina de La Chenalotte, en la región de Longemaison- Les Combes, de la zona montañosa del departamento de Doubs (Haut-Doubs), en Francia, cerca de la frontera suiza. Desde joven ingresó a la Congregación de las Misiones Extranjeras de París ( Société des Missions Etrangères) que la envió en 1949 a la Argentina, instalándose en Hurlingham y Morón, en el cordón industrial de Buenos Aires, orientándose a la catequesis de personas con necesidades especiales.

Duquet formó allí parte del grupo dirigido por el sacerdote Ismael Calcagno, primo político de Jorge Rafael Videla, el dictador al mando al momento de ser secuestrada y asesinada. Paradójicamente, Léonie Duquet conoció a Videla de joven debido a que éste recurrió a su ayuda para la asistencia de su hijo Alejandro, un niño discapacitado a quien Léonie cuidó, enseñó y catequizó en la Casa de la Caridad de Morón.[1]

En la década de 1960 Léonie Duquet fue invitada por el obispo Monseñor Jaime de Nevares para trasladarse a la Neuquén, en la Patagonia, y trabajar con la comunidad Mapuche en la localidad de El Malleo.

Luego regresó al gran Buenos Aires para trabajar en el Colegio Sagrado Corazón de Jesús de Castelar y realizar catequesis liberadora en Ramos Mejía, donde estableció su hogar.

Al producirse el golpe militar del 24 de marzo de 1976 e instalarse un régimen fundado en el terrorismo de estado Léonie tomó la decisión de actuar en defensa de los derechos humanos. Para explicar su actitud solía repetir una frase: «Callarse hoy sería cobarde».[2]

Por ese tiempo hospedó en su casa a la monja Alice Domon que había ido a Corrientes para ayudar en la búsqueda de desaparecidos vinculados a las Ligas Agrarias que organizaban a los pequeños productores de algodón. Muchas de las reuniones de las primeras organizaciones de derechos humanos se realizaban en su casa.

En diciembre de 1977 Léonie, junto a Alice Domon, las Madres de Plaza de Mayo y otros activistas de derechos humanos, prepararon una solicitada con el nombre de los desaparecidos y el reclamo al gobierno de dar a conocer su paradero. La solicitada fue publicada en el diario La Nación el 10 de diciembre de 1977, el mismo día de su desaparición. Entre los firmantes figura el nombre de Gustavo Niño, nombre falso que utilizó el entonces capitán de la Marina Alfredo Astiz para infiltrarse en el grupo de las Madres de Plaza de Mayo.[3]

Other Languages
français: Léonie Duquet