Lágrima

Detalle de un sepulcro en la iglesia de Arc-en-Barrois (Haute-Marne, Francia).

Las lágrimas son un líquido producido por el proceso corporal de la lagrimación para limpiar y lubricar el ojo. Intervienen fundamentalmente en la óptica ocular y en el normal funcionamiento del globo ocular y de sus estructuras. Cualquier alteración de la lágrima influye en la agudeza visual.

La glándula lagrimal es el principal secretor de la lágrima.

Fisiología

Principales:

  • Las lágrimas distribuyen el oxígeno en los ojos.
  • Metabólica: se lleva exclusivamente a través del oxígeno que le llega exclusivamente de la capa hídrica. Por eso el parpadeo distribuye constantemente oxígeno. A veces el oxígeno llega mal en portadores de lentillas.
  • Óptica: La lágrima se adosa como una lente que junto con la cara anterior de la córnea forman una superficie de alrededor de 48 dioptrías. La función óptica se altera al alterar la película lagrimal.
  • Bacteriostática: Por la lisozima y la gammaglobulina de la que consta, que altera y deshace las paredes de las bacterias.
  • Lubricante: Impide la desecación de la córnea.

Secundarias:

  • Fotoabsorbente: Absorbe parte de los rayos ultravioletas de la luz solar.
  • Humectación nasal: Al retirar el saco lagrimal se provoca sequedad nasal.
  • Arrastra pequeños detritos y cuerpos extraños con el parpadeo (función protectora).

Tipos

De acuerdo a un estudio,[1] las lágrimas son de tres tipos:

Categoría Descripción
Lágrimas basales En ojos sanos de mamíferos, la córnea está continuamente húmeda y se alimenta de las lágrimas basales . Ellas lubrican el ojo, y ayudan a mantenerlo libre de polvo. El fluido lagrimal contiene agua, mucina, lípidos, lisozima, lactoferrina, lipocalina, lacritina, inmunoglobulinas, glucosa, urea, sodio y potasio. Algunas de las sustancias en el líquido lagrimal (tal como lisozima) actúan contra la infección bacteriana como una parte del sistema inmunológico. La lisozima hace esto mediante la disolución de una capa externa, denominada peptidoglicano, de ciertas bacterias. Es un fluido corporal típico con un contenido de sal similar a la del plasma sanguíneo. Por lo general, en un período de 24 horas, un volumen de 0,75 a 1,1 gramos (0,03 hasta 0,04 onzas) de lágrimas se segrega. Esta tasa disminuye con la edad.[2]
Lágrimas reflejas El segundo tipo de lágrimas resulta de la irritación de los ojos por partículas extrañas, o de la presencia de sustancias irritantes, tales como cebolla, vapores, gases lacrimógenos o gas pimienta en el entorno del ojo, la córnea, la conjuntiva o la mucosa nasal. También puede ocurrir con la luz brillante y los estímulos calientes o contacto de sustancias picantes en la lengua y la boca. También está vinculado con vómitos, tos y bostezos.[2] Estas lágrimas reflejas intentan lavar los irritantes que puedan haber estado en contacto con el ojo.
Llorar o sollozar (lágrimas psíquicas) La tercera categoría, en general, conocido como llorar o sollozar, incrementa el lagrimeo debido a la fuerte tensión emocional, enojo, sufrimiento, luto o dolor físico. No se produce durante la respuesta de lucha o huida del cerebro , porque el sistema nervioso simpático inhibe lagrimeo. Esta práctica no se limita a las emociones negativas, muchas personas lloran aunque estén muy felices. En los humanos, las lágrimas emocionales pueden acompañarse de enrojecimiento de la cara y sollozos simulando tos, respiración convulsiva, a veces con espasmos de la parte superior del cuerpo entero. Las lágrimas provocadas por las emociones tienen una química diferente a las de lubricación, las lágrimas emocionales contienen más de hormona prolactina, hormona adrenocorticotropa y leucina encefalina (un analgésico natural) que las lágrimas basales o reflejo. El sistema límbico está involucrado en la producción de impulsos emocionales básicas, como la ira, el miedo, etc. El sistema límbico, para ser más específicos, el hipotálamo, también tiene un grado de control sobre el sistema autonómico. El parasimpático, rama del sistema nervioso autónomo controla las glándulas lagrimales a través del neurotransmisor acetilcolina a través de ambos receptores nicotínicos y muscarínicos. Cuando estos receptores se activan, la glándula lacrimal se estimula para producir lágrimas.[3]
Un niño produce lágrimas debido al estrés emocional o dolor
Other Languages
aragonés: Glarima
العربية: دموع
ܐܪܡܝܐ: ܕܡܥܬܐ
авар: МагӀу
azərbaycanca: Göz yaşları
беларуская: Сляза
беларуская (тарашкевіца)‎: Сьляза
bosanski: Suzenje
català: Llàgrima
čeština: Slzy
Deutsch: Träne
ދިވެހިބަސް: ކަރުނަ
English: Tears
Esperanto: Larmo
euskara: Malko
فارسی: اشک
français: Larme
galego: Bágoa
Avañe'ẽ: Tesay
עברית: דמעות
hrvatski: Suza
Bahasa Indonesia: Air mata
Ido: Lakrimo
italiano: Lacrima
日本語:
Basa Jawa: Luh
한국어: 눈물
Latina: Lacrimae
Lëtzebuergesch: Tréin
лакку: Макь
lietuvių: Ašara
latviešu: Asaras
മലയാളം: കണ്ണുനീർ
नेपाल भाषा: ख्वबि
Nederlands: Traan (oog)
norsk nynorsk: Tåre
norsk bokmål: Tårer
polski: Łza
português: Lágrima
Runa Simi: Wiqi
română: Lacrimă
armãneashti: Lacrimâ
русский: Слеза
sicilianu: Làcrima
Scots: Tears
سنڌي: ڳوڙهو
srpskohrvatski / српскохрватски: Suze
සිංහල: කඳුළු
Simple English: Tears
slovenščina: Solze
chiShona: Misodzi
српски / srpski: Suze
svenska: Tårar
தமிழ்: கண்ணீர்
తెలుగు: కన్నీరు
тоҷикӣ: Ашк
ไทย: น้ำตา
Tagalog: Luha
Türkçe: Gözyaşı
українська: Сльози
اردو: آنسو
vèneto: Łàgrema
Tiếng Việt: Nước mắt
ייִדיש: טרערן
中文:
粵語: 眼水