Láchar

Láchar
Municipio de España
Bandera de Láchar (Granada).svg
Bandera
Escudo de Láchar (Granada) 2.svg

Láchar ubicada en España
Láchar
Láchar
Ubicación de Láchar en España.
Láchar ubicada en Provincia de Granada
Láchar
Láchar
Ubicación de Láchar en la provincia de Granada.
Lema:"Puerta del Área Metropolitana"
País Flag of Spain.svg  España
•  Com. autónoma Flag of Andalucía.svg  Andalucía
•  Provincia Bandera de la provincia de Granada (España).svg  Granada
•  Comarca Vega de Granada
•  Partido judicial Santa Fe
•  Mancomunidad Vega Baja de Granada
Ubicación 37°11′42″N 3°50′02″O / 37.195, 37°11′42″N 3°50′02″O / -3.8338888888889
•  Altitud 557 msnm
•  Distancias 20 km a Granada
100 km a Jaén
179 km a Almería
Superficie 13,12 km²
Población 3263 hab. (2015)
•  Densidad 248,48 hab./km²
Gentilicio lachareño, -ña
Código postal 18327 (Láchar)
18328 ( Peñuelas)
Alcaldesa ( 2015) María de las Nieves López Navarro ( PG)
Patrón San Isidro
Patrona Virgen del Rosario
Sitio web www.lachar.es

Extensión del municipio en la provincia.

Extensión del municipio en la provincia.
[ editar datos en Wikidata]

Láchar es una localidad y municipio español situado en la parte occidental de la comarca de la Vega de Granada, en la provincia de Granada, comunidad autónoma de Andalucía. Limita con los municipios de Fuente Vaqueros, Cijuela y Pinos Puente. Otras localidades cercanas son Chauchina, Valderrubio y Romilla. Por su término municipal discurren los ríos Genil y Noniles, y la desembocadura del Cubillas se encuentra próxima al núcleo de Láchar.

El municipio lachareño es una de las treinta y cuatro entidades que componen el Área Metropolitana de Granada, y comprende los núcleos de población de Láchar —capital municipal—, y Peñuelas. Las principales actividades productivas son la industria, la agricultura, y cada vez menos la construcción.

Historia

Los primeros asentamientos humanos de los que se tienen constancia en la Vega de Granada datan del Neolítico; esta población eligió las tierras más fértiles para establecerse. Sucesivamente, la Vega estuvo habitada por túrdulos, fenicios, cartagineses y romanos. Láchar, por su situación elevada y próxima al río Genil, albergó a algunos de estos pueblos.

Cercanos a Lacen —nombre que dieron los fenicios y romanos a Láchar— existen yacimientos romanos, como las antiguas villae rusticae de Adamucejo (actual aldea de Daimuz Bajo) o de Daragoleja, que administrativamente pertenecían a la villa romana de Ilurco.

En el año 709 aparece en las crónicas la construcción de un palacete visigodo por parte del conde Don Julián, gobernador de Ceuta y Tánger. Según la leyenda, el conde llevó a su hija al palacio real de Toledo como dama de compañía de la Reina Egilona, y allí supuestamente fue ultrajada por el Rey Don Rodrigo; entonces Don Julián mandó construir un palacete en Láchar para ocultar a su hija de las garras del rey. Pero, deseoso de venganza, Don Julián dejó pasar a los árabes a la península Ibérica, quienes derrotaron a Don Rodrigo en la Batalla de Guadalete, dando inicio así la invasión musulmana de forma imparable.

Durante la etapa árabe aparece en la Vega la alquería de al-Áchar, cuyas tierras llegaron a pertenecer a la madre de Boabdil: la Reina Madre Aixa. En 1431 la alquería fue atacada por el condestable Álvaro de Luna para evitar que abasteciera de alimentos a la ciudad de Granada.

Viviendas en la calle Jaén, en Láchar. Cijuela (der.) y Sierra Elvira (izq.) al fondo.

Tras la Reconquista Láchar pasa a ser del Soto de Roma (propiedad real), pero existen archivos de una denuncia de 1568 en la que Don Álvaro de Luna reclama estas propiedades; al final las tierras de Láchar pasaron a la familia de los Benalúa, mayordomos de los reyes.

En el 1700 adoptaron el título de condes, concedido por la Casa Real por sus servicios prestados, y Láchar se convierte en señorío; de esta época data la reconstrucción del palacete tal y como se conserva en la actualidad.

En 1870 el Señor de Benalúa y las Villas pasa a ser Duque de San Pedro de Galatino; éste, en un viaje a América, descubrió el cultivo de la remolacha y a su vuelta decidió implantarlo en la vega granadina, haciendo en Láchar una fábrica azucarera y el canal de riego que aún se conserva: el Canal del Duque. Además de una central eléctrica —convirtiéndose así en uno de los primeros pueblos con electricidad de la zona—, Don Julio Quesada-Cañaveral también planteó un primer proyecto para la construcción del hoy Embalse de los Bermejales, con intención de mejorar las posibilidades de riego de sus tierras, pero no llegó a realizarse. Igualmente, hizo edificar una fábrica de harina que molía 24.000 kilos diarios, un horno de pan, y puso en marcha el ferrocarril secundario que unió durante medio siglo a Láchar con la Estación de Íllora, necesario para dar salida a la producción de estas fábricas.

En los años en los que vivió el Duque en Láchar pasaron por su castillo numerosas personalidades de la época invitadas por Don Julio, entre las que destaca el Rey Alfonso XIII —quien se hospedó en dicho palacio en una decena de ocasiones; el Duque de San Pedro había sido amigo íntimo de su padre, Alfonso XII—,[2] Esto se debe a que en Láchar y Trasmulas existía en aquel entonces uno de los cotos de caza de perdices, liebres y patos más importantes del sur de España.

Precisamente el Rey Alfonso XIII se encontraba de cacería en Láchar cuando se produjo el asesinato y regicidio del Rey de Portugal Carlos I, que dio paso a la instauración de la República en su país. El Duque de San Pedro hizo instalar en el castillo líneas telefónicas y telegráficas para hacer posible que el monarca estuviera comunicado en todo momento con el Consejo de Ministros, presidido por Antonio Maura. El Rey, al recibir la noticia y por motivos de seguridad, abandonó inmediatamente Láchar para dirigirse a Sevilla y seguir desde allí los acontecimientos.[1]

Otro hecho de singular importancia que aconteció estando el monarca en Láchar guarda relación con el intento de participación de España en la Primera Guerra Mundial, cuando ésta estaba a punto de terminar. Durante la cacería, un enviado del Káiser Guillermo II fue recibido en el castillo de Láchar por el propio Rey, lo que hizo que se pusiera en evidencia la neutralidad del Gobierno de España en ese conflicto. La consecuencia de esa entrevista dio lugar a un escándalo político en las Cortes, en las que el Rey fue acusado de intentar romper la neutralidad española en la guerra. El Primer Ministro, Romanones, instó al monarca para que no acudiese más a las cacerías en Láchar. Seguramente tendría los datos de que el encuentro con el enviado del Káiser pudo ser promovido y facilitado por el propio Duque de San Pedro. Lo cierto es que, este incidente unido a que se pensaba que el tren del Rey podría ser objeto de algún atentado cuando se dirigiera a Láchar, hizo que Alfonso XIII dejara de acudir a las cacerías. Hay que resaltar la enemistad personal del Duque de San Pedro con el Conde de Romanones, que pudo también propiciar el fin de las visitas del Rey a Láchar.[1]

Vista de la Sierra de Parapanda desde la antigua vaquería de Puleva de la localidad de Láchar.

Durante la II República, en el año 1934, el Duque entregó voluntariamente sus tierras al pueblo, siendo así Láchar un pionero en la reforma agraria. Dos años después tuvo lugar el episodio más cruento que se vivió en la localidad durante el transcurso de la Guerra Civil Española: en torno al 21 de agosto de 1936, catorce hombres y doce mujeres de Láchar fueron detenidos, trasladados a Las Gabias, y posteriormente fusilados junto al cementerio gabirro, donde actualmente siguen enterrados sus restos en alguna fosa común.[3]

Tras la contienda, ya en 1940, el Instituto de Colonización Agraria compró la finca que quedaba en posesión de los Benalúa. Junto con el palacete se edificó una capilla en la que fueron enterrados los miembros de esa familia, hasta que se hizo necesario ampliar la construcción y los restos fueron trasladados a la Catedral de Granada. Actualmente el título de 'Duque San Pedro y Señor de Láchar' lo ostenta otra persona que no vive en la localidad.

En la década de los 60 fue creada en su término municipal la localidad de Peñuelas por el Instituto Nacional de Colonización, convirtiéndose desde entonces en la única pedanía lachareña. El día 25 de junio de 1964 Su Alteza Real Don Juan Carlos, por entonces Príncipe de España, visitó el pueblo. Las crónicas dicen que llegó a Láchar al frente de un numeroso séquito formado por diversos directores generales y el ingeniero jefe de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, entre otros.[4]

No es hasta los primeros años del siglo XXI cuando Láchar experimenta un gran crecimiento demográfico y se convierte en una ciudad dormitorio de Granada, teniendo en cuenta la cercanía a la capital, las excelentes vías de comunicación, y un precio del suelo inferior al de otras localidades cercanas.

Other Languages
Afrikaans: Láchar
aragonés: Láchar
Ænglisc: Láchar
العربية: لاتشار
asturianu: Láchar
català: Láchar
Chavacano de Zamboanga: Láchar
corsu: Láchar
dansk: Láchar
Deutsch: Láchar
English: Láchar
Esperanto: Láchar
euskara: Láchar
estremeñu: Láchar
فارسی: لاچار
suomi: Láchar
français: Láchar
galego: Láchar
Hawaiʻi: Láchar
Kreyòl ayisyen: Láchar (Grenad)
magyar: Láchar
Հայերեն: Լաչար
Bahasa Indonesia: Láchar
Interlingue: Láchar
italiano: Láchar
Kongo: Láchar
қазақша: Лачар
Latina: Lacen
Ladino: Láchar
lumbaart: Láchar
Bahasa Melayu: Láchar
Nederlands: Láchar
norsk bokmål: Láchar
occitan: Láchar
Papiamentu: Láchar
polski: Láchar
português: Láchar
română: Láchar
русский: Лачар
sicilianu: Láchar
Scots: Láchar
shqip: Láchar
svenska: Láchar
Türkçe: Láchar
українська: Лачар
اردو: لاچار
oʻzbekcha/ўзбекча: Láchar
Tiếng Việt: Láchar
Winaray: Láchar
中文: 拉查尔
Bân-lâm-gú: Láchar