Korrika

Cabecera de la 15ª edición en Soraluze/Placencia de las Armas.

La Korrika («corriendo» en castellano) es una marcha reivindicativa bianual celebrada en territorios de España y Francia en apoyo al euskera. Está organizada por la Coordinadora de Alfabetización y Euskaldunización (AEK) para recaudar fondos para su red de centros de enseñanza del euskera ('euskaltegis'). AEK es una organización que tiene como objetivo la recuperación del euskara y la reeuskaldunización de Euskal Herria. Para lograr dicho objetivo trabaja en el campo de la euskaldunización y alfabetización de adultos, así como en la investigación y edición de material didáctico, preparación de profesorado específico, organización de actividades culturales, programas que impulsan la utilización del euskara, diseño e implementación de planes de normalización para empresas e instituciones y campañas de concienciación.[1] [1] Su recorrido varía cada año, pero suele abarcar el territorio de las comunidades españolas del País Vasco y Navarra y el departamento francés de Pirineos Atlánticos (en concreto por el sector de dicho departamento que abarca el País Vasco Francés), territorios todos ellos que para el nacionalismo vasco conforman Euskal Herria.

Organización

Consiste en una marcha de relevos en el que el testigo se pasa de mano a mano cada kilómetro de su recorrido. Su celebra cada dos años y tarda unas dos semanas en completar su recorrido, que suele rondar los 2.300 kilómetros y que varía en cada edición. La primera Korrika se realizó en 1980 y se comenzó a llevar a cabo cada año y medio. Posteriormente, empezó a celebrarse cada dos años.

La recaudación de fondos se consigue principalmente mediante el sistema de "compra de kilómetros" por el que particulares e instituciones pagan a la organización una cantidad de dinero por el derecho a portar el testigo de la Korrika durante un kilómetro.

La peculiaridad de esta marcha es que no para por la noche. Desde que sale hasta el final, el testigo va pasando de mano en mano y pueblo por pueblo sin detenerse en ningún momento. A la cabeza de la marcha suele ir la persona que posee el testigo. El testigo está formado por un palo de madera tallada, que se conserva desde la primera edición, que sirve de pequeño a una ikurriña. Dicho testigo lleva en su interior un mensaje que no se hace público hasta el último momento, cuando es leído al concluir la carrera.[1] Tras el testigo, se forma la cabecera de la marcha que posee una pancarta en la cual se lee un lema, que cambia cada año. Así, en 2005 el lema elegido fue Euskal Herria euskalduntzen. Ni ere bai! («'Euskaldunizando' Euskal Herria. ¡Yo también!» en castellano), mientras que el de 2007 fue Heldu! Hitzari, lekukoari, elkarlanari, euskarari, herriari («¡Agárrate! A la palabra, al testigo, al trabajo en común, al euskera, al pueblo»). Tras esta pancarta se concentran el resto de participantes, que corren unos kilómetros con música y animadores a lo largo de todo el trayecto.

De forma paralela, se organizan distintos actos culturales en apoyo al euskera a lo largo de todas las poblaciones por las que discurre el trayecto, desde varios meses antes. Estos actos se denominan Korrika Kulturala.

Other Languages
brezhoneg: Korrika
català: Korrika
Cymraeg: Korrika
English: Korrika
Esperanto: Korrika
euskara: Korrika
français: Korrika
galego: Korrika