Kikyō

Kikyo
桔梗
(Kikyō)
Sexo Mujer
Edad 18
Primera aparición Capítulo 1 del manga Capítulo 1 (anime)
Inuyasha
Nombre real Kikyō
Relevancia Personaje Primario
Altura 1,70 cm
Ocupación Sacerdotisa
Familia Kaede (hermana menor) Asuka y Kōsho (shikigamis)
Raza Humana
Seiyū Noriko Hidaka
Doblador(es)
[ editar datos en Wikidata]

Kikyō (桔梗 Kikyou ?) es un personaje en la serie de manga y anime InuYasha. El nombre Kikyō significa Flor de Campanilla China en japonés, la cual simboliza al "Amor Invariable".

Historia

  • Signo: Piscis

Kikyō fue la sacerdotisa más poderosa en el Japón antiguo después de Midoriko, esto la llevó a ser la sacerdotisa que protegía la Perla de Shikon de todos los demonios que querían arrebatarla para incrementar su poder demoníaco; esto produjo la envidia de la sacerdotisa Tsubaki, una de las mejores sacerdotisas, después de Kikyo. Gracias a su envidia y ambición por ser más joven y hermosa maldijo a Kikyo para que se enamorara de un hombre el cual causaría su muerte. Así conoce a Inuyasha, un ser mitad demonio, mitad humano, ( hanyou) que intenta quitarle la perla numerosas veces sin éxito, para convertirse en un demonio completo. Kikyō intuye que Inuyasha sólo está buscando su lugar en el mundo y se siente identificada con él, porque como guardiana de la joya, no podía mostrar debilidad ni tener una vida como el resto de los humanos. Comenzó a sentir algo por él y terminó enamorándose de InuYasha, tal como lo había planeado Tsubaki.

Un día InuYasha y Kikyō decidieron reunirse para darse algo los dos, Kikyō creó un Collar Kotodama (un collar que podía hacer que Inuyasha cayera al suelo con mucha fuerza al decir Kikyō una palabra que lo hiciera obedecer para que InuYasha dejara de planear sus constantes intentos de tomar la perla) pues aún no estaba segura de la sinceridad de Inuyasha. E Inuyasha le trajo a Kikyō una ostra con maquillaje que era de su madre humana. Aquí Kikyō se dio cuenta que a pesar de su ambición Inuyasha no es una mala persona y que en el fondo tiene buenos sentimientos; Kikyo se sintió culpable y no quiso darle el collar.

En una ocasión, Tsubaki dispersó bestias y demonios por toda la región y que así Kikyō se encontrara muy cansada por las constantes peleas, Tsubaki intentó arrebatarle la perla y matar a Kikyō lanzándole una serpiente demonio pero Kikyō le devolvió el ataque al ojo de Tsubaki dejándole una cicatriz alrededor de su ojo de piel de serpiente, desde ese momento Tsubaki sintió más odio hacia Kikyō.

Kikyō se encontraba también a cargo de cuidar a un bandido llamado Onigumo, que había sido quemado por sus fechorias y se encontraba inmovilizado, así que por lástima Kikyō lo alimentaba y cuidaba. Pero Onigumo sentía algo por Kikyō: una obsesión enfermiza. Onigumo había perdido la cordura. En ese momento un demonio araña, que sentía rencor hacia Kikyō, ya que ella había matado a los demonios que eran sus compañeros, convenció a Onigumo de que si dejaba que devoraran su alma miles de demonios, le otorgarían un cuerpo nuevo para moverse y estar con Kikyō, así que Onigumo accedió diciendo que su alma aun valía algo, y se convirtió en un demonio llamado Naraku, que es el antagonista principal de la serie.

Kikyō convenció a Inuyasha de que podía usar la Perla de Shikon para otros fines, ya que él, siendo mitad humano, podía convertirse en humano completo en vez de demonio, de esa forma la perla se purificaría, se destruiría y él podría estar con Kikyō, ya que Kikyō perdería su oficio de cuidar la perla y podría ser una mujer normal, con derecho a amar y disfrutar de su vida. Al comienzo Inuyasha no estaba seguro, pero esa misma tarde viajan en canoa y, al desembarcar en el muelle, Inuyasha en ese momento le dice que está decidido y que quiere usar la perla para convertirse en humano y poder vivir con ella, tras eso Kikyō lo besa. Quedan de acuerdo en verse al día siguiente para llevar la perla y cumplir el deseo de ambos. Pero Naraku se enteró y no le gustó la idea, y valiéndose del dolor de Onigumo por no tener a Kikyō y del odio hacia Kikyō de los demonios que lo formaron, planea un trágico desenlace. Al día siguiente, Kikyō corrió hacia el Árbol Sagrado Goshinboku donde se reunirían, pero Naraku tomó la apariencia de Inuyasha y atacó a Kikyō provocándole una herida mortal en su hombro derecho. Naraku rompió la ostra con maquillaje que le había regalado Inuyasha diciendo que el color de la sangre le quedaba mejor y robó la perla. Luego, Naraku fue a la aldea y colocó la perla en su santuario llena de odio y tomó la apariencia de Kikyō y atacó a Inuyasha con sus flechas, más este logra esquivarlas. Inuyasha, sintiéndose traicionado y profundamente dolido, atacó la aldea, tomó la Shikon No Tama y huyó con ella, pero Kikyō logró alcanzarlo y con sus últimas fuerzas, lo selló en el Árbol Sagrado con una de su flecha. Inuyasha entonces se queda dormido bajo el conjuro de la sacerdotisa en el árbol. Kikyō muere por la herida que le ocasionó Naraku. , no sin antes pedirle a su hermana menor, Kaede, que quemase su cadáver junto con la perla.

Quinientos años después, en la época actual, nace la reencarnación de Kikyō, Kagome, y es llevada por una demonio llamada la Mujer Ciempiés al Pozo Devora Huesos que trasciende en el tiempo, llegando a la Época de las Guerras Civiles Japonesas. Kagome intenta huir del monstruo que la llevó a ese lugar y se encuentra con Inuyasha, quien, con la intención de salvarla, le dice que lo libere del hechizo. Kagome, junto con las palabras no quiero morir en este lugar, libera a Inuyasha de su sello y descubre que dentro de ella estaba la Shikon No Tama, pero la Mujer Ciempiés se la quita de un mordisco. Kagome más tarde por accidente, rompe la perla en miles de fragmentos y ahora deben recolectar los fragmentos perdidos, conociendo a nuevos amigos como Sango, Miroku, Shippō y Kirara.

Kikyō es resucitada por una bruja llamada Urasue y esto complica más la decisión amorosa de Inuyasha, ya que él comienza a sentir algo por Kagome pero aún ama a Kikyō. Inuyasha y Kikyō se enteran de la trampa de Naraku, que intenta conseguir la perla para ser el demonio más poderoso. Kikyō se obsesiona con Inuyasha, deseando al principio que Inuyasha muera con ella y la acompañe al infierno, ya que su alma no puede ser salvada ni encontrar el descanso. Más adelante, Kikyō recapacita y decide anteponer la felicidad de Inuyasha por sobre la suya, manteniéndose lejos de él, para que la olvide y no sufra cuando llegue su momento de morir. Kikyō decide permanecer en el mundo de los vivos para acabar con Naraku (que representa un peligro para el mundo) para vengar su muerte y amor frustrado con Inuyasha.

Kikyō se fusiona con las almas de la sacerdotisa Midoriko ya que fue herida por el Shōki de Naraku y pese a que Kagome curó sus heridas, ello no fue suficiente. Así, Kikyō absorbió las almas de Midoriko para recuperarse. Poco después, Kikyō planea la destrucción de Naraku de purificándolo junto con la perla. Para lograrlo, deben completar la perla por lo cual Kikyō llama a Kohaku, hermano de Sango para pedirle su fragmento, entonces Kohaku acepta acompañar a la sacerdotisa para que ella utilice el fragmento en el momento adecuado para acabar con Naraku. Pero aún faltaba saber como Kikyō conseguiría los fragmentos del lobo Koga hasta que en el capítulo 460 del manga, Kikyō planea usar los fragmentos de Koga para purificar a Naraku, y así no usar el fragmento de Kohaku.

Finalmente, en el capítulo 465 del manga, Kikyō muere después de una batalla con Naraku en la que estuvo a punto de purificarlo, Inuyasha le confiesa a Kikyō entre lágrimas que fue su primer amor y que aun así no pudo salvarla, pero ella contesta que fue suficiente con él haya llegado por ella. Inuyasha la besa. Kikyō muere y desaparece, no sin antes reconocer que su alma ha sido salvada.

Su muerte no fue en vano, ya que logró dejar completamente purificado el centro de la Perla de Shikon, de tal forma que ni siquiera Naraku puede corromperlo como sí lo hiciera con el resto de la joya. Según las últimas palabras que Kanna le transmitió a Kagome antes de morir, esa diminuta luz dejada por Kikyō en la joya será la que destruya a Naraku definitivamente. También purificó completamente el fragmento de Kohaku, que reacciona contra Naraku cada vez que este intenta quitárselo.

Como último acto generoso de la miko (sacerdotisa), esta decide usar el poder que infundió en el fragmento de Kohaku para permitirle seguir viviendo, cuando le es arrebatado este por Naraku en vez de usarlo para destruirlo, como era su intención original, esto es mostrado en el capítulo 529 del manga, llamado "La perla es completada".

Other Languages
العربية: كيكيو
suomi: Kikyō
magyar: Kikjó
português: Kikyou
română: Kikyo
Tiếng Việt: Kikyo