Karma

Nudo infinito
Rueda budista de oración, en un templo nepalés, hecha a mano
Los símbolos del karma ―como el nudo sinfín (arriba)― son motivos culturales comunes en Asia. El nudo infinito simboliza la interconexión entre las causas y los efectos, un ciclo kármico que continúa eternamente. El nudo infinito es visible en el centro de la rueda budista de oración.

Según varias religiones dhármicas, el karma (En sánscrito: कर्म) es una energía trascendente (invisible e inmensurable) que se genera a partir de los actos de las personas.

Es una creencia central en la doctrina del hinduismo, el budismo, el jainismo,[1] el ayyavazhi y el espiritismo.

Aunque estas religiones expresan diferencias en el significado mismo de la palabra karma, tienen una base común de interpretación. Generalmente el karma se interpreta como una «ley» cósmica de retribución, o de causa y efecto. Se refiere al concepto de «acción» entendido como aquello que causa el comienzo del ciclo de causa y efecto. Según el karma, cada una de las sucesivas rencarnaciones quedaría condicionada por los actos realizados en vidas anteriores.

El karma está en contraposición con las doctrinas abrahámicas ( judaísmo, cristianismo e islamismo). El karma explica los dramas humanos como la reacción a las acciones buenas o malas realizadas en el pasado más o menos inmediato. Según el hinduismo, la reacción correspondiente es generada por el dios Iama, en cambio en el budismo y el jainismo ―donde no existe ningún dios controlador― esa reacción es generada como una ley de la naturaleza (como la gravedad, que no tiene ningún dios que la controle).

En las creencias indias, los efectos del karma de todos los hechos son vistos como experiencias activamente cambiantes en el pasado, presente y futuro.[2]

Según esta doctrina, las personas tienen la libertad para elegir entre hacer el bien y el mal, pero tienen que asumir las consecuencias derivadas.

Etimología

Proviene de la raíz kri: ‘hacer’ (según el Unadi-sutra 4.144).[3]

Es errónea la etimología karaṇa: ‘causa’ y manas: ‘mente’, en boga en Occidente. Se hizo originar a partir de la palabra inexistente karmaṇ, inventada a partir de la palabra sánscrita karman (declinación de karma). La letra n final de karman (que no es una ) indica que se trata de un sustantivo neutro.[4] Para analizar las raíces de la palabra karma se debe utilizar solo el término básico karma (no su declinación karman ni el inventado kar-ma).

En pali se dice kamma y en birmano kan.

Other Languages
Afrikaans: Karma
Alemannisch: Karma
العربية: كارما
asturianu: Karma
беларуская: Карма
български: Карма
भोजपुरी: कर्म
català: Karma
کوردیی ناوەندی: کارما
dansk: Karma
Deutsch: Karma
Ελληνικά: Κάρμα
English: Karma
Esperanto: Karmo
eesti: Karma
فارسی: کارما
suomi: Karma
føroyskt: Karma
français: Karma
Frysk: Karma
galego: Karma
עברית: קארמה
हिन्दी: कर्म
hrvatski: Karma
magyar: Karma
Հայերեն: Կարմա
Bahasa Indonesia: Karma
íslenska: Karma
italiano: Karma
日本語:
ქართული: კარმა
қазақша: Карма
ಕನ್ನಡ: ಕರ್ಮ
한국어:
Кыргызча: Карма
Latina: Karma
Lëtzebuergesch: Karma
lietuvių: Karma
latviešu: Karma
मैथिली: कर्म
македонски: Карма
Bahasa Melayu: Karma
မြန်မာဘာသာ: ကံ ကံ၏အကျိုး
नेपाली: कर्म
Nederlands: Karma
norsk nynorsk: Karma
norsk bokmål: Karma
occitan: Karma
ਪੰਜਾਬੀ: ਕਰਮ (ਧਾਰਮਿਕ)
polski: Karma
português: Carma
română: Karma
русский: Карма
Scots: Karma
srpskohrvatski / српскохрватски: Karma
සිංහල: කර්ම
Simple English: Karma
slovenčina: Karma
slovenščina: Karma
српски / srpski: Карма
svenska: Karma
தமிழ்: கர்மா
Türkçe: Karma yasası
тыва дыл: Үүле
українська: Карма
اردو: کرما
Tiếng Việt: Nghiệp
中文: