Karen Atala

Karen Atala
Información personal
Nombre de nacimiento Jaqueline Karen Atala Riffo
Nacimiento 20 de octubre de 1963 (53 años)
Bandera de Chile Chile
Nacionalidad Chilena Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Hijos 3
Educación
Alma máter Universidad de Chile
Información profesional
Ocupación Abogada, jueza
[ editar datos en Wikidata]

Jaqueline Karen Atala Riffo (n. 20 de octubre de 1963) es una abogada y jueza chilena de origen palestino, titulada en la Universidad de Chile.

Karen Atala ha sido conocida como la primera y única jueza chilena asumida públicamente lesbiana. Atala ha demandado al Estado chileno ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos por discriminación luego que la Corte Suprema de ese país le negara la tuición de sus 3 hijas producto de su convivencia con una pareja homosexual. Hoy es miembro del directorio de la Fundación Iguales.[1]

Demanda

En 2003 fue demandada ante los tribunales por su ex marido el abogado Jaime López, por la tuición de sus hijas menores de edad basado en su orientación sexual.

Según él, sus 3 hijas no podrían estar al cuidado de su madre por ser esta lesbiana y vivir con su pareja la historiadora Emma de Ramón, en el mismo hogar que ejerce la crianza de las niñas.

Karen Atala decidió no negar el hecho y se defendió ante la instancia jurisdiccional correspondiente. Tanto las sentencias de primera como de segunda instancia, se reconoce el derecho de la madre al cuidado y custodia de las menores.

Ante estos fallos, el padre recurrió de recurso extraordinario de Queja ante la Corte Suprema de Chile, la que revocó los fallos anteriores basándose en dos argumentaciones: "aparte de los efectos que esa convivencia puede causar en el bienestar y desarrollo síquico y emocional de las hijas, atendida sus edades, la eventual confusión de roles sexuales que puede producírseles por la carencia en el hogar de un padre de sexo masculino y su reemplazo por otra persona del género femenino, configura una situación de riesgo para el desarrollo integral de las menores respecto de la cual deben ser protegidas" y "la convivencia entre Atala y su pareja, sitúa a las menores en un estado de vulnerabilidad en su medio social, pues es evidente que su entorno familiar excepcional se diferencia significativamente del que tienen sus compañeros de colegio y relaciones de la vecindad en que habitan, exponiéndolas a ser objeto de aislamiento y discriminación que igualmente afectará a su desarrollo personal".[2]

Other Languages