Juventudes Socialistas Unificadas

Juventudes Socialistas Unificadas
Jsu logo 03.png
Fundación5 de abril de 1936
Disolución1961
IdeologíaMarxismo
Socialismo revolucionario
Marxismo-leninismo
Internacionalismo proletario
Partidos
creadores
Unión de Juventudes Comunistas de España (UJCE)
Federación de Juventudes Socialistas de España (FJSE)
PaísEspaña
Afiliación internacionalInternacional de la Juventud Socialista (IJS), Federación Mundial de la Juventud Democrática (FMJD)

Las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU) fueron una organización política juvenil española fundada en marzo de 1936 como resultado de la fusión de la Unión de Juventudes Comunistas de España (UJCE) del Partido Comunista de España (PCE) y las Juventudes Socialistas de España del PSOE. Tras el final de la Guerra Civil Española muchos cuadros de la JSU partieron al exilio y los que permanecieron en España se vieron abocados a una fuerte represión. Progresivamente, fueron languideciendo durante la década de 1950 hasta su definitiva desaparición en 1961.

Historia

Orígenes

El 15 de enero de 1936 se constituyó en el fragor de la Segunda República Española el Frente Popular. En las elecciones 16 de febrero de ese mismo año, y tras una dura y enconada campaña, la coalición frentepopulista obtuvo una clara mayoría de diputados en las Cortes, y empezó a aplicar su programa político. Desde hacía tiempo se venía urgiendo a la unificación de los movimientos juveniles del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y del Partido Comunista de España (PCE), una idea especialmente acariciada por el líder socialista Francisco Largo Caballero.[2]​ Poco después se celebró una entrevista de ambas delegaciones con la dirección de la Internacional Juvenil Comunista (IJC) en Moscú, que ratificarían las bases de lo que sería la nueva organización. Estas bases eran en lo esencial:

  • Defensa diaria de los intereses de la juventud trabajadora;
  • Educación en el marxismo-leninismo y el internacionalismo proletario;
  • Capacitación de los jóvenes obreros para fortalecer y desarrollar la organización y luchar en la vanguardia de la juventud, agrupándola contra el fascismo y por la victoria del socialismo.

Poco después de que se fundara la JSU, en Barcelona se fundaron las Juventudes Socialistas Unificadas de Cataluña (JSUC) y que con el tiempo se convirtió en la sección catalana de las JSU. Unos meses después las JSUC pasaron a estar emparentadas con el Partido Socialista Unificado de Cataluña (PSUC), creado en julio de 1936.

En el ámbito exterior, la JSU ingresó en la Internacional de la Juventud Socialista (IJS) con unas condiciones previas encaminadas al acercamiento entre la IJC y la IJS. Pero a pesar del ingreso de la JSU en la IJS, las relaciones con la IJC, lejos de disminuir, se intensificaron. La experiencia unitaria de la JSU en España se convirtió así en una referencia para las perspectivas de unificación entre la IJC y la IJS.

Guerra civil

Milicianos republicanos operando una ametralladora Hotchkiss. Tras el estallido de la contienda, muchos de los militantes de la JSU acabaron combatiendo integrados en el Ejército Republicano.

Durante el período previo al estallido de la Guerra Civil Española muchos miembros de las JSU estuvieron adscritos a la Milicias Antifascistas Obreras y Campesinas (MAOC),[3]​ la milicia paramilitar creada por el PCE, en la cual recibieron entrenamiento militar básico. Ya en la contienda, muchos antiguos militantes de las JSU formarían los cuadros militares del Ejército Popular de la República.

Tras el comienzo de la guerra, a partir de entonces las JSU iniciaron un período de fuerte crecimiento (llegando a agrupar a cerca de 250.000 afiliados pocos meses después de iniciada la guerra) que se combinó con una actividad política y en una importancia crecientes en la organización militar del Gobierno republicano: llegaron a formar sus propios batallones entre las fuerzas leales a la República, que posteriormente se distinguieron particularmente en la defensa de Madrid.[6]

No obstante, la influencia comunista sobre la organización cada vez se hizo mayor: varios meses después de la fundación de la JSU y tras comienzo de la guerra, buena parte de la dirección de las juventudes, incluyendo a su entonces Secretario General, Santiago Carrillo, se afiliaron al PCE.[1]​ En agosto de 1937 se crea la Alianza Juvenil Antifascista, formada por la juventud de Unión Republicana (UR), la juventud de Izquierda Republicana (IR), la juventud de Izquierda Federal, la UFEH, la Juventud Sindicalista, las Juventudes Libertarias (JJLL) y las JSU. En otoño de 1938, distintos sectores socialistas, disconformes con la radicalización de la organización y la influencia cada vez mayor que ejercían los comunistas sobre la JSU, cuestionaron el carácter unitario de la JSU e intentaron atraerla al campo de influencia del PSOE.

Posguerra

Tras el final de la guerra y tras la derrota, en 1939, la JSU se vio sometida, como el resto de organizaciones republicanas, a la persecución, el encarcelamiento y el fusilamiento de sus militantes y cuadros por parte del Ejército y las nuevas autoridades franquistas. Miles de jóvenes españoles, muchos de la JSU, pasaron a los campos de concentración de el norte de África y Francia: en estos años la organización se planteó como objetivo prioritario salvar de la represión a los jóvenes, además de participar activamente en la lucha guerrillera en España a través, por ejemplo, de sus dos divisiones del maquis.

En octubre de 1945 se constituyó en Londres la Federación Mundial de la Juventud Democrática (FMJD), que agrupó a organizaciones juveniles de 63 países. Las JSU fueron una de las organizaciones fundadoras, y alentaron a otras organizaciones de la izquierda española antifranquista a adherirse.

Desintegración

Desde los últimos meses de la guerra, en la rama más próxima al PSOE empezaron a plantearse la necesidad de desvincularse de la JSU, cada vez más influenciada por los líderes del PCE. Ya el 10 de marzo de 1939 se formó en Madrid un embrión de recuperación de la Juventud Socialista de España. La celebración en Francia del I Congreso de la Juventud Socialista de España (JSE) tras la guerra supuso el inicio del abandono socialista de las JSU, que se iría consolidando a lo largo de la década de 1950 mediante el restablecimiento y fortalecimiento por parte del PSOE de su propia organización juvenil, la JSE.

Al abandono socialista habría que sumar la progresiva integración de cuadros de la JSU en el Partido Comunista de España, aumentando más aún la influencia y dominio de éste sobre la organización.

Finalmente, en octubre de 1961 el propio Comité Central del PCE liquidaba formalmente la JSU al apostar por la reconstitución de su propio movimiento juvenil, la Unión de Juventudes Comunistas de España (UJCE), que se mantiene en vigor hasta el día de hoy.