Juventud Socialista de Chile

Juventud Socialista de Chile
Jschile.jpg
Fundación 4 de noviembre de 1935
Ideología Socialismo
Socialismo democrático
Socialismo del siglo XXI
Socialdemocracia
Posición Izquierda
Sede París 873, Santiago de Chile
Afiliación internacional Unión Internacional de Juventudes Socialistas
Sitio web www.jschile.cl
[ editar datos en Wikidata]

La Juventud Socialista de Chile (JS) es la organización juvenil de los y las militantes, simpatizantes y adherentes del Partido Socialista de Chile (PS) que cuenten entre 14 y 30 años de edad. Fue fundada el 4 de noviembre de 1935 —dos años después del nacimiento del Partido— bajo el nombre de Federación Juvenil Socialista (FJS).

Actualmente, la JS cuenta con alrededor de 8.500 afiliados, de acuerdo a sus últimas elecciones internas.

Reseña histórica

Marcha de la Federación Juvenil Socialista (FJS) durante los años 1930.

El 4 de noviembre de 1935, dos años después de la fundación del Partido Socialista de Chile, nace la que sería la Juventud Socialista de Chile, más conocida como JS.

En aquellos días, el PS mantenía grupos de apoyo organizados como brigada del partido, cuya misión era fortalecer el trabajo de masas en los distintos frentes. Especialmente se destacaban la Agrupación de Mujeres Socialistas, AMS, revolucionarias por la liberación femenina, las Brigadas Universitarias y las Milicias Socialistas, de implacable labor en la lucha contra el fascismo criollo.

Con jóvenes provenientes particularmente de estas dos últimas, el PS logra estructurar la Federación Juvenil Socialista, FJS, cuyo símbolo (un puño cerrado en el corazón de una estrella roja) reflejaba el espíritu revolucionario de una juventud indómita que haría frente sin vacilaciones a los enemigos del pueblo.

Los jóvenes socialistas se distinguieron por su combatividad y fueron los primeros en enfrentarse en la calle contra las tropas del nacismo nacional, logrando detener su avance. En esta lucha deja su vida el joven escritor Héctor Barreto, uno de los primeros mártires del socialismo chileno.

A poco andar, los jóvenes socialistas sobresalen por su capacidad política y sus imponderables aportes al desarrollo del PS. Son los jóvenes socialistas los que levantan el perfil revolucionario de movimiento popular durante el gobierno pluriclasista de Pedro Aguirre Cerda ( Frente Popular, 1938). Constantemente los jóvenes están imprimiendo su sello revolucionario y combativo en la línea del PS, es así como tras el XI Congreso General Ordinario del partido, los jóvenes socialistas consolidan su latinoamericanismo integrándose a la Unión de Juventudes Revolucionarias de América Latina. Posteriormente, será uno de sus más connotados dirigentes, el joven Raúl Ampuero, quién se hará cargo de la Secretaria General del PS, destacándose por su dirección clasista y revolucionaria.

También en aquella época ya había comenzado a asumir responsabilidades de relevancia nacional el ex-miliciano socialista, miembro de la juventud Salvador Allende Gossens.

Para este periodo, la JS ha consolidado ya su inserción en las universidades, poblaciones y sindicatos, distinguiéndose en todo lugar por su rupturismo con las estructuras burguesas de dominación y luchando por reivindicaciones que integren a la juventud en una sociedad que insiste en marginarla; el derecho a la educación para todos, el, pasaje escolar, el fuero estudiantil, las mejoras laborales, se convierten todas en consignas que rápidamente el sistema el sistema debe satisfacer bajo la presión ejercida por la movilización juvenil.

A comienzos de la década de los 60, los jóvenes socialistas son los primeros en rescatar para Chile las enseñanzas de la reciente Revolución Cubana, primera en América Latina.

Los Jóvenes Socialistas, motivados por su rebeldía anti-imperialista, destacan la necesidad del levantamiento insurreccional en contra de los enemigos fundamentales: El imperialismo y la burguesía nacional. Son los primeros en sublevarse y salir a las calles a manifestar que el camino cubano debía servirnos de guía.

En los 70, luego de un agitado periodo de lucha de clases de la década pasada, la vanguardia popular cuenta ya con un sólido Movimiento Juvenil, que es el que le imprime su mayor carácter combativo y en donde la JS cumple un importante rol conductor.

En 1971, la XX Conferencia Nacional de la JS aprueba un programa y una estructura orgánica que consolidarán su incuestionable perfil revolucionario, marxista y leninista.

La Juventud Socialista ya cuenta con un Comité Central acerado y con un Secretario General ejemplar: Carlos Lorca, quién dota a la JS de sólidos conocimientos políticos y orgánicos, y métodos científicos de trabajo.

Bajo su dirección la JS preside la Unidad Popular juvenil y mantiene la unidad del Movimiento Popular desde el ámbito juvenil. Tras el golpe militar de 1973, numerosos jóvenes socialistas salen a resistir y se enfrentan heroicamente contra las fuerzas golpistas.

Posteriormente la JS ofrece sus mejores cuadros para la reconstrucción del PS, pasando a integrar la dirección del PS luego del asesinato, exilio, detención o desaparición de muchos de sus miembros, tales como Ricardo Lagos Salinas, Exequiel Ponce, Carolina Wiff, Michelle Peña y Carlos Lorca. En 1975 los nombres de aquellos compañeros, se sumarán a la nómina de detenidos y desaparecidos por la dictadura.

La Juventud Socialista sacrificó su estructura orgánica ante la necesidad de recomponer el histórico Partido Socialista, no obstante, ya en 1978 logra articularse una dirección de la JS que tendría como misión recobrar su dimensión orgánica.

En ésta etapa, los embates de la dictadura se suceden continuamente para evitar la reorganización de los jóvenes socialistas, en esta lucha caen, entre otros, Daniel Medel, Flavio en Nicaragua; sin embargo tras un arduo, histórico esfuerzo, la JS inaugura a fines de 1984 una nueva etapa de su desarrollo:

La XXI Conferencia Nacional que concluye con la definición de una orgánica propia, eligiendo un Comité Central, una Comisión Política y reeligiendo a Carlos Lorca como Secretario General, pero de forma simbólica, ya que mientras no se conociera su paradero se facultaba a un Secretario General Subrogante para su reemplazo.

Una vez terminada la dictadura, la JS pasa a ser un organismo autónomo del Partido Socialista de Chile, en un nuevo escenario político diametralmente diferente del pasado revolucionario de los años en que estuvo en el gobierno la Unidad Popular. En ese contexto, la participación en democracia en los distintos movimientos sociales que se han ido desarrollando ha sido fundamental para avanzar en profundos cambios al legado pinochetista, estando detrás de demandas en áreas como la educacional, sindical, diversidad sexual, medio-ambiental, de género, regionalismo, indígena, constitucional, entre otras.

Other Languages