Justicia

La Justicia se representa alegóricamente por una mujer con los ojos vendados, con una balanza en una mano y una espada en la otra.

La justicia (del latín iustitĭa), que, a su vez, viene de ius — derecho — y significa en su acepción propia «lo justo», tiene varias acepciones en el Diccionario de la lengua española, más conocido como DRAE. La primera dice que la justicia es un «Principio moral que lleva a dar a cada uno lo que le corresponde o pertenece»; también viene definida en segundo lugar como «Derecho, razón, equidad»; la tercera acepción es «Conjunto de todas las virtudes, por el que es bueno quien las tiene».[1] Es un valor determinado como bien común por la sociedad. Nació de la necesidad de mantener la armonía entre sus integrantes. Es el conjunto de pautas y criterios que establecen un marco adecuado para las relaciones entre personas e instituciones, autorizando, prohibiendo y permitiendo acciones específicas en la interacción de individuos e instituciones.[ cita requerida]

Etimología

A parte de la que se ha dado en la entrada del artículo, al no estar de acuerdo ciertos autores con esta raíz etimológica se ponen de manifiesto las diferentes opiniones al respecto: Por un lado, la raíz se vincula con otros nombres de significado y origen religioso como son: Iurare, Iovis o Júpiter, o Iuramentum, razón por la cual los romanos creyeran que el Derecho y la justicia era un regalo de la divinidad. Sin embargo, los romanos distinguían perfectamente entre el ámbito jurídico — ius — y el religioso o moral — fas —. Otros autores se decantan por derivar de la raíz sánscrita yoh, como procedente de una deidad o de algo sagrado; otros estiman que deriva, también de la raíz sáncrita yu que se relaciona con un «vínculo obligatorio».[2]

Este conjunto de criterios o reglas tiene un fundamento cultural, y en la mayoría de sociedades modernas un fundamento formal, que intervienen dentro del mismo concepto y que son explicados de la siguiente manera:[3]

  • El fundamento cultural se basa en un consenso amplio en los individuos de una sociedad sobre lo bueno y lo malo, y otros aspectos prácticos de cómo deben organizarse las relaciones entre personas. Se supone que en toda sociedad humana, la mayoría de sus miembros tienen una concepción de lo justo, y se considera una virtud social el actuar de acuerdo con esa concepción.
  • El fundamento formal es el codificado formalmente en varias disposiciones escritas, que son aplicadas por jueces y personas especialmente designadas, que tratan de ser imparciales con respecto a los miembros e instituciones de la sociedad y los conflictos que aparezcan en sus relaciones.

Concepto de la justicia

El concepto de Justicia puede explicitarse desde diversos puntos de vista: el ético, moral, como virtud, filosófico, religioso, del derecho y varios más. Algunos de ellos se exponen a continuación.

Desde el punto de vista filosófico

Corresponde a la Filosofía moral y a la Ética el estudio de la justicia desde el punto de vista filosófico. En ellas se define como justicia la virtud cardinal que reside en la voluntad mediante la cual, la persona está inclinada a dar a cada uno lo suyo, ya sea de manera individual, como sociedad o como grupos de personas miembros de la sociedad.[4] Para comprender mejor esta definición es necesario hacer algunas aclaraciones:

  • La justicia es una virtud y «lo propio de toda virtus y hábito es ser una disposición que inclina de un modo firme y permanente a sus actos».[5]
  • La justicia, como se indicó, es una virtud cardinal, una virtud principal, ya que sobre ella gira la vida moral de la persona.[6]
  • Es una virtud que reside en la voluntad, es decir, en el «apetito racional» como indica Santo Tomás de Aquino; no es justo quien «conoce» lo que es recto sino quien obra rectamente.[8]
  • Es una virtud en la que, al inclinar a dar a cada uno lo suyo, predomina la objetividad.[9]

Sentido propio y metafórico de la justicia

El sentido propio de la justicia exge que haya un débito exigible, que existan personas distintas ya que se puede ser justo o injusto respecto a otro, que debe ser una persona distinta e independiente al que practica la justicia, o la injusticia y, finalmente, que haya igualdad entre ambas personas. Por lo tanto, las relaciones de justicia entre unos y otros son siempre bilaterales.[10]

Partes potenciales de la justicia

Other Languages
العربية: عدالة
azərbaycanca: Ədalət
български: Справедливост
བོད་ཡིག: དྲང་པོ།
català: Justícia
Cebuano: Hustisya
čeština: Spravedlnost
Cymraeg: Cyfiawnder
Deutsch: Gerechtigkeit
Zazaki: Edalet
Ελληνικά: Δικαιοσύνη
English: Justice
Esperanto: Justeco
eesti: Õiglus
euskara: Justizia
فارسی: عدالت
français: Justice
galego: Xustiza
עברית: צדק (מוסר)
हिन्दी: न्याय
hrvatski: Pravda
Kreyòl ayisyen: Lajistis
Հայերեն: Արդարություն
interlingua: Justitia
Bahasa Indonesia: Keadilan
italiano: Giustizia
日本語: 正義
Patois: Jostis
한국어: 정의
Kurdî: Dadmendî
Latina: Iustitia
lietuvių: Teisingumas
latviešu: Taisnīgums
മലയാളം: നീതിന്യായം
मराठी: न्याय
Nederlands: Rechtvaardigheid
norsk bokmål: Rettferdighet
Nouormand: Justice
occitan: Justícia
پښتو: نياو
português: Justiça
română: Justiție
русский: Правосудие
sicilianu: Giustizzia
Scots: Juistice
srpskohrvatski / српскохрватски: Pravda
Simple English: Justice
slovenčina: Spravodlivosť
српски / srpski: Правда
svenska: Rättvisa
Kiswahili: Haki
తెలుగు: న్యాయం
тоҷикӣ: Адолат
Tagalog: Katarungan
Türkçe: Adalet
татарча/tatarça: Ğädälät
українська: Правосуддя
oʻzbekcha/ўзбекча: Adolat
Tiếng Việt: Công lý
მარგალური: თინსარჯულუა
ייִדיש: יוסטיץ
中文: 正義
Bân-lâm-gú: Chèng-gī